………………………………….

En América latina está ocurriendo un renacimiento cultural, económico y político de una intensidad que uno no debería dudar en calificar una suerte de “ilustración latinoamericana”, un momento de estallido creativo que ha dado por resultado una serie de herramienta que permiten entender la realidad global desde América latina y para América latina, pero ya no con intenciones particularistas o regionalistas, sino de manera global. Es decir, desde América latina se están diciendo verdades universales, y desde aquí están saliendo, valoraciones con implicaciones universales, por ejemplo, aquella que evoca Evo Morales y Álvaro García Linera, este segundo en particular pensador muy reconocido, al empezar a hablar los “Derechos de la Madre Tierra”, aquí hay ya verdades que son universales!.

No se está simplemente pensando hacia dentro, que era lo que solía ocurrir hasta el digamos hasta el comienzo de los 80, sino que desde América latina, desde ésta localidad espacial, desde el reconocimiento y el análisis de las estructuras geográficas, históricas, políticas y sociales que han condicionado los desarrollos de nuestras realidades, desde aquí se empieza a pensar el globo y América latina aparece no ya como una suerte de excepción, como un elemento solitario a la manera que solía definirlo la literatura del mundo de los 70, sino que es más bien un caso ejemplar que ilustra la verdad universal de los efectos del capitalismo global sobre prácticamente toda la civilización moderna, revelando tanto su lado más oscuro, como —y creo que esto es lo que está ocurriendo en la primera década del siglo 21 con mayor intensidad— las maneras de salir de esa caverna para utilizar la muy conocida parábola platónica, y entrar en un momento de claridad, por tal razón, en éste momento la única región del mundo que ofrece claridad al panorama global es América latina. Uno podría ponerlo en términos simplista diciendo que el mundo de hoy tiene frente suyo la necesidad de decidir entre 3 opciones, las no democracias felices del este, lideradas por China, las democracias desesperanzadas de Europa o los Estados Unidos, y esta es nuestra apuesta por supuesto, las democracias felices y optimistas de América latina.

Y es que América latina está dando una serie de ejemplos al resto del mundo, desde sus políticas de trasferencia directa de dinero como “Bolsa Familia” en Brasil o “Pro-Mujer” en Bolivia, las cuales ya están siendo replicadas. Esto de una parte, de otra parte, resulta claro en particular desde la crisis del 2008, que la idea, de acuerdo con la cual, el progreso tiene como contenido la repetición de modelos que ya existen en otro lugar, simplemente se diluye o desaparece, en la medida, en que por una parte el modelo europeo entra en crisis terminal, y por la otra, los Estados Unidos revelan sus propias dificultades. Nos vemos obligados a entender que no hay modelos, y que entonces lo único que cabe hacer es pensar de manera autónoma en solitario y, bueno como lo diría un Kant, en este momento América Latina que había sido una joven adolescente objeto de deseo del conquistador deja de serlo y adquiere edad adulta, deja de ser esa niña “precoz en el arte de perder”, según la sentencia de Eduardo Galeano —al que mi libro le rinde homenaje— y se convierte en una mujer adulta que camina sola, y en éste nuevo momento esa posibilidad debe vislumbrase teniendo herramientas propias, prestas a explicar ese nuevo espíritu y el hecho de que ese nuevo espíritu ilumine en los términos de las verdades universales al resto del mundo.
………………………………….

(http://es.scribd.com/doc/95098442/Entrevista-Oscar-Guardiola-Rivera-por-Daniel-E-Florez-Munoz)