Lo acabo de ver en Menéame:

El que lo ha colgado ha puesto graffiti entre comillas, pero bueno, en cualquier caso la idea es poner en la calle los QR desde los que te puedes bajar los libros que te ponen ahí, una idea sencillamente genial. Luego alguien ha explicado en un comentario que de graffiti nada, y que en realidad se trata de una campaña del ayuntamiento de Dublín para intentar que los más jóvenes lean algunos libros clásicos de la literatura.

Pero con independencia de cual haya sido el origen en este caso, es una idea fácil y buena para distribuir cualquier cosa. Con el QR Internet llega a la acera.

Anuncios