Esta mañana las dos noticias más votadas en Menéame son el post de Daniel Nuevo “Solo por informar” y el vídeo que le hizo Carlos G. Ximénez mientras pasaba todo lo que se explica en el post. Lo que explica Daniel, que es fotógrafo e iba identificado como tal, es que (muy resumido) el jueves por la noche, cuando seguía un grupo de policías por la calle Atocha, tuvo ocasión de fotografiar como agredían a una chica y como fue agredido a su vez por los mismos policias cuando se dieron cuenta de que los estaba fotografiando.

Vale la pena leer directamente como cuenta Daniel Nuevo todo el episodio en su blog, pero además, afortunadamente, Carlos G. Ximénez estaba grabando toda la escena desde la otra acera, y continuó grabando a pesar del riesgo evidente de ser descubierto y acosado él mismo. El vídeo es interesante antes incluso de llegar al incidente con Daniel y la chica. Mientras sigue al grupo de policías por la calle Atocha se pueden ver varios grupos de papistas un poco desconcertados por la situación (incluido el grupo con el cura abanderado), pero es a partir de 0.40 cuando se oye la voz de una chica gritando “cabrones”, y en 1.12 se ve a los policías cruzar a la otra acera y volver sobre sus pasos, cerrar el paso, dejar pasar unos cuantos mochileros y finalmente dirigirse a la chica de blanco (se oye: “esa, esa”) y soltarle una bofetada sin mediar palabra. Mientras ella protesta y el chico que la acompaña intenta detenerla, se ve a un policia correr hacia la derecha, hacia el sitio donde, según cuenta, se había quedado Daniel por indicación de la misma policía. Cuando la pareja pasa por delante de Daniel, el chico intentando llevarse a la chica en volandas, Daniel está en el suelo y le están pegando con la porra (1.42). El propio chico que está intentando sacar a la chica de allí recibe también un porrazo absolutamente gratuito.

Cuando la pareja finalmente se aleja, Carlos vuelve a enfocar a Daniel, que ahora está de pie intentando también irse, y le vuelven a pegar hasta tumbarlo en el suelo. Allí lo dejan. Se le ve recoger la funda y ponerse en pie con dificultad mientras Carlos se acerca. Lo primero que le dice es que tiene la grabación, pero Daniel está visiblemente asustado por lo que le acaba de pasar, se toca la nuca, hasta que al final se tranquiliza y comentan lo que ha pasado. Le dicen a Daniel: “Sí he visto, están buscando a todos los que estaban, van uno a uno”. Es una frase tremenda, está hablando de una cacería.

Aquí está en vídeo (las fotos las podeis ver en el blog de Daniel):

Cada cual que saque sus conclusiones, a mi me ha quedado la imagen de un grupo de policías comportándose como una banda callejera y la evidencia del valor de una cámara en un momento así. Podría ser que la chica de blanco fuera la que les estaba insultando, o podría ser que no, pero en cualquier caso no me parece que la reacción correcta sea propinarle semejante bofetada, ahí hubo un policía que perdió los nervios. Y la mejor prueba de que ese no era el comportamiento adecuado fue la reacción contra el fotógrafo que captó la escena, ahí perdieron definitivamente los papeles. Pero por suerte había una segunda cámara filmándolo todo, y el vídeo estaba la misma noche en YouTube. La agresión de los policías a Daniel Nuevo para cubrir su abusivo comportamiento con la chica no solo dobló el abuso sino que fue inutil porque ayer ya teníamos en la pantalla lo que le pasó a la chica y lo que le pasó a Daniel. Parece que hay policías que todavía no están acostumbrados a que siempre puede haber una cámara más y a que ya no se puede confiar en la impunidad de mi palabra contra la tuya.

Ayer Daniel Nuevo explicó en su blog (aquí está el link) que había interpuesto una denuncia en los juzgados y sus impresiones sobre lo que está pasando, incluyendo una crítica al tratamiento que TVE hizo de la noticia en el telediario del viernes por la noche. Pero lo que más me ha llamado la atención es lo que añade como postdata:

“PD: Y no. Pensé comentar las declaraciones de José Blanco negando las desmedidas actuaciones policiales pero me parece inútil. No me gusta hablarle a las paredes.”

Seguramente se refiere a las declaraciones de José Blanco en la rueda de prensa que siguió al consejo de ministros de ayer viernes. A mi me llamó la atención un párrafo del resumen que hizo El País:

“Respecto a la actuación policial, el portavoz del Gobierno ha afirmado que si hubiera algún hecho que a juicio del Ministerio del Interior hubiera supuesto un exceso “se estudiaría”, pero que cree que esto no se ha producido. Ha recordado que la democracia funciona con reglas y que la labor de la policía es que estas se cumplan “con determinación y prudencia”, principios que guían la conducta del Ministerio del Interior.”

El viernes a mediodía el portavoz del gobierno creía que no se había producido ningún exceso la noche anterior, lo cual permite suponer que o bien lo que aparece en el vídeo no le parece un exceso o que ni él ni ningún miembro de su equipo había visto a esas horas el vídeo que ya corría a saco por Internet. Cualquiera de las dos posibilidades es nefasta, pero yo casi apostaría por la segunda. Un policia que no cuenta con una segunda cámara y un ministro que, como le pasó a Felip Puig, no consulta YouTube antes de hacer declaraciones.

Pero el vídeo de Carlos G. Ximénez ya tiene 391,822 visitas a mediodía de hoy sábado. Ayer, pasadas las nueve de la noche, Elena Valenciano, la coordinadora de la campaña de Rubalcaba, pedía en Twitter una investigación sobre los excesos policiales y El País lo recogía una hora más tarde. Hoy informa que Interior ha decidido abrir una investigación. Bien. Tarde, perdiendo una buena oportunidad de haberlo hecho antes, pero bien. Lo que todos hemos visto en YouTube se va finalmente a investigar.

Pero quizá la declaración más clara sobre todo lo que pasó aquella noche es la de la propia policía, la nota que ha publicado el SUP en su web, titulada “Protocolos de actuación y excesos policiales“. La verdad es que las últimas declaraciones que ha ido publicando el SUP sobre la situación planteada por el 15M han sido de una equanimidad y una sensatez que se echa a faltar en las declaraciones de muchos políticos, pero hoy todavía me ha sorprendido el detalle con que comentan lo que pasó, y me alegra poder decirlo. La nota incide en que la policía no cuenta con un protocolo de actuación definido para estos casos, un “lapsus” que reprocha a los sucesivos gobiernos, y pide una investigación semejante sobre lo ocurrido el jueves en Sol, pero no se corta ni un pelo al añadir:

“b) Con la única información de las imágenes difundidas, no consideramos ajustadas a un protocolo de actuación racional en supuestos como el que se encontraban (suponemos que de despejar la vía pública para restablecer la normalidad del tránsito), las actuaciones de algunos miembros de las UIPs, como la bofetada a una mujer, los golpes posteriores al joven que la acompañaba, el golpe y patadas en el suelo a un periodista, o los golpes a un joven con una bicicleta y una joven que iban caminando, suponemos que para abandonar el lugar. En las imágenes no aparecen razones de seguridad ni restablecimiento del orden que justifiquen dichos golpes.”

Bien, muy bien. Se trata de eso, así todos nos entendemos mejor.  Ahora, la moraleja vuelve a ser que no hay arma con un efecto tan inmediato para defender nuestros derechos como una cámara.

Anuncios