Lo acabo de ver en la portada de “La Vanguardia” (que ya es descaradamente “La Retaguardia”):

Anuncios