@IceQueer ha tuiteado hace un rato un curioso vídeo titulado “The Egyptian Revolution on Twitter”. Lo he ido a ver pensando que sería algo parecido al estupendo documental de Frontline sobre la “Revolution in Cairo“, donde se puede ver al grupo de bloggers que organizó la convocatoria del 25 de enero a golpe de teclado y de móvil, pero no. Lo que muestra el video es un gráfico que recoge la evolución de los retuiteos con el hashtag #jan25 por un periodo aproximado de una hora la tarde del 11 de febrero, antes, durante y después de que Omar Sueliman anunciara la dimisión de Mubarak.

Lo que aparece aquí es la construcción de una red dinámica grabada en directo en donde, por lo que entiendo, se recogen los usuarios que retuitearon durante ese periodo. O sea, los usuarios son los nodos (pero solo aquellos usuarios que RE-tuitearon), y los enlaces son los respectivos retuiteos. André Panisson, el autor de la captura, lo explica aquí así:

“To collect the network data, I used the Gephi Graph Streaming plugin, connected it to a Python web server I made myself. This web server works like a bridge, it connects to the Twitter Streaming API using the statuses/filter service and converts the users and retweets to nodes and edges in a network format that can be read by the Gephi Graph Streaming plugin. Nodes are twitter users, and links appear between the nodes A and B when B retweeted a message of A containing the hashtag #jan25.”

Bueno, éste es el video:

Para todos los que estuvieron alimentando el #jan25 aquellos días, ésta es una curiosa foto de familia, pero además es una afortunada captura en tiempo real de un acontecimiento que se estaba produciendo en la red. No conozco mucho sobre el análisis de redes dinámicas, pero supongo que debe ser posible rastrear la cantidad de retuiteos y las rutas abiertas (o cerradas) en función de variables como la frecuencia de tweets, la presencia en el lugar de la noticia, la vinculación con la prensa extranjera o las redes preexistentes de amistad, o incluso un tema que entonces me llamó la atención: las superposiciones aleatorias de retuiteos que se producían en los momentos de mayor actividad, cuando un mismo tweet te podía llegar retuiteado desde varios usuarios diferentes, y salir retuiteando uno de ellos, el original si había tiempo de buscarlo y si no el que primero que leías. Es decir, toda una arquitectura inmediata de distribución de información que se construía al paso de la propia información, y que además avanzaba en varios niveles a la vez y no necesariamente lineales.

Es la primera vez que veo un vídeo sobre una red dinámica real en formación, y en realidad no es solo una “foto” extraordinaria de aquel momento, sino también un buen espejo de la actividad que hacemos todos cuando estamos al teclado delante de la pantalla, de la manera como circula la información por la red, algo que siempre me fascina.

Anuncios