He estado viendo las fotos que Omar Robert Hamilton tomó el miércoles pasado de la batalla de Tahrir, desde la primera línea de trincheras. Son extraordinarias. No wonder Omar Robert Hamilton es director de cine, estas imágenes me han traido a la cabeza “El acorazado Potemkin” y alguna otra de esas películas en que los grupos forman casi como esculturas ante la cámara. Pero en este caso son reales, maldita sea, son bellas y reales y terribles.

Esa noche estuve viendo la batalla en Al Jazeera, pero se veia de lejos, y estas fotos de repente me han funcionado como un zoom sobre la violencia casi transfigurada por la luz. Vale la pena verlas ampliadas, es pura épica.

Anuncios