Me fascinan las líneas negras sobre fondo blanco. Supongo que es un fetichismo que me viene de la escritura (supongo) y de una tirada bastante insistente por el minimalismo. Los esquemas de circuitos electrónicos, por ejemplo, siempre han tenido para mi un potente valor estético. Líneas y ángulos, y rutas que sugieren movimiento. Los ideogramas chinos lo mismo, o los hexagramas del I Ching (+).

Pues todo esto viene a que he estado viendo un video de Willem van Weeghel que es puro movimiento negro sobre blanco. Y nada más. Se trata de un artefacto cinético compuesto de 32 líneas negras que se mueve bastante simétricamente. Desde luego no es un circuito electrónico, pero me lo recuerda, y me gustaría saber si la coreografía ha sido prediseñada o tiene un origen aleatorio. Unos cruces retroalimentados de inputs y outputs por ahí detrás quedarían muy bien.

Bueno, yo me he quedado hipnotizado mirando.