Archivos para el mes de: diciembre, 2010

Feliz año nuevo!

Lo pongo otra vez, es mi concierto favorito y mi versión preferida… en el minuto 10.10 me he corrido.

Me fascinan las líneas negras sobre fondo blanco. Supongo que es un fetichismo que me viene de la escritura (supongo) y de una tirada bastante insistente por el minimalismo. Los esquemas de circuitos electrónicos, por ejemplo, siempre han tenido para mi un potente valor estético. Líneas y ángulos, y rutas que sugieren movimiento. Los ideogramas chinos lo mismo, o los hexagramas del I Ching (+).

Pues todo esto viene a que he estado viendo un video de Willem van Weeghel que es puro movimiento negro sobre blanco. Y nada más. Se trata de un artefacto cinético compuesto de 32 líneas negras que se mueve bastante simétricamente. Desde luego no es un circuito electrónico, pero me lo recuerda, y me gustaría saber si la coreografía ha sido prediseñada o tiene un origen aleatorio. Unos cruces retroalimentados de inputs y outputs por ahí detrás quedarían muy bien.

Bueno, yo me he quedado hipnotizado mirando.

1- reúne todos los billetes que tengas

2- escribe:”Tú eres Anonymous” en ellos sin inutilizarlos

3- usa los billetes como normalmente lo harías

Pues esta tarde he ido a la manifestación en favor de Wikileaks y Julian Assange que se ha hecho en Barcelona, delante del consulado británico. Esta vez no éramos unas decenas sino unas (pocas) centenas, y la convocatoria además era mundial. Unos pocos aquí y unos pocos allá al final son unos muchos. Hemos estado aplaudiento un rato en la calle, todo muy tranquilo. He hecho unas cuantas fotos.

explicadas aquí en un minuto y pico

Hoy Julian Assange se ha presentado a la policía, lo han llevado al juzgado y el juez le ha negado la libertad provisional, por lo que ha sido internado en la prisión Wandsworth. De nuevo, el no tener un domicilio fijo en Reino Unido, como antes el no tenerlo en Suiza, ha complicado por lo visto la situación. De cualquier forma sigue siendo ridículo toda esta movida policial y jurídica por una supuesta historia de condones. Se están poniendo en evidencia, y esa parece ser precisamente la estrategia de Assange, una estrategia muy bestia, por cierto.

Bueno, Assange ha escrito una carta hoy en “The Australian”. No es que pueda hacer mucho por él ahora mismo, pero sí puedo reproducir aquí esta carta (y enviarle dinero, claro). Estaba pensando en traducirla, pero he encontrado que ya ha sido traducida en “El Liberal Venezolano“. Aquí va, primero en inglés y despues la traducción.

IN 1958 a young Rupert Murdoch, then owner and editor of Adelaide’s The News, wrote: “In the race between secrecy and truth, it seems inevitable that truth will always win.”

His observation perhaps reflected his father Keith Murdoch’s expose that Australian troops were being needlessly sacrificed by incompetent British commanders on the shores of Gallipoli. The British tried to shut him up but Keith Murdoch would not be silenced and his efforts led to the termination of the disastrous Gallipoli campaign.

Nearly a century later, WikiLeaks is also fearlessly publishing facts that need to be made public.

I grew up in a Queensland country town where people spoke their minds bluntly. They distrusted big government as something that could be corrupted if not watched carefully. The dark days of corruption in the Queensland government before the Fitzgerald inquiry are testimony to what happens when the politicians gag the media from reporting the truth.

These things have stayed with me. WikiLeaks was created around these core values. The idea, conceived in Australia , was to use internet technologies in new ways to report the truth.

WikiLeaks coined a new type of journalism: scientific journalism. We work with other media outlets to bring people the news, but also to prove it is true. Scientific journalism allows you to read a news story, then to click online to see the original document it is based on. That way you can judge for yourself: Is the story true? Did the journalist report it accurately?

Democratic societies need a strong media and WikiLeaks is part of that media. The media helps keep government honest. WikiLeaks has revealed some hard truths about the Iraq and Afghan wars, and broken stories about corporate corruption.

People have said I am anti-war: for the record, I am not. Sometimes nations need to go to war, and there are just wars. But there is nothing more wrong than a government lying to its people about those wars, then asking these same citizens to put their lives and their taxes on the line for those lies. If a war is justified, then tell the truth and the people will decide whether to support it.

If you have read any of the Afghan or Iraq war logs, any of the US embassy cables or any of the stories about the things WikiLeaks has reported, consider how important it is for all media to be able to report these things freely.

WikiLeaks is not the only publisher of the US embassy cables. Other media outlets, including Britain ‘s The Guardian, The New York Times, El Pais in Spain and Der Spiegel in Germany have published the same redacted cables.

Yet it is WikiLeaks, as the co-ordinator of these other groups, that has copped the most vicious attacks and accusations from the US government and its acolytes. I have been accused of treason, even though I am an Australian, not a US, citizen. There have been dozens of serious calls in the US for me to be “taken out” by US special forces. Sarah Palin says I should be “hunted down like Osama bin Laden”, a Republican bill sits before the US Senate seeking to have me declared a “transnational threat” and disposed of accordingly. An adviser to the Canadian Prime Minister’s office has called on national television for me to be assassinated. An American blogger has called for my 20-year-old son, here in Australia, to be kidnapped and harmed for no other reason than to get at me.

And Australians should observe with no pride the disgraceful pandering to these sentiments by Prime Minister Gillard and US Secretary of State Hillary Clinton have not had a word of criticism for the other media organisations. That is because The Guardian, The New York Times and Der Spiegel are old and large, while WikiLeaks is as yet young and small.

We are the underdogs. The Gillard government is trying to shoot the messenger because it doesn’t want the truth revealed, including information about its own diplomatic and political dealings.

Has there been any response from the Australian government to the numerous public threats of violence against me and other WikiLeaks personnel? One might have thought an Australian prime minister would be defending her citizens against such things, but there have only been wholly unsubstantiated claims of illegality. The Prime Minister and especially the Attorney-General are meant to carry out their duties with dignity and above the fray. Rest assured, these two mean to save their own skins. They will not.

Every time WikiLeaks publishes the truth about abuses committed by US agencies, Australian politicians chant a provably false chorus with the State Department: “You’ll risk lives! National security! You’ll endanger troops!” Then they say there is nothing of importance in what WikiLeaks publishes. It can’t be both. Which is it?

It is neither. WikiLeaks has a four-year publishing history. During that time we have changed whole governments, but not a single person, as far as anyone is aware, has been harmed. But the US , with Australian government connivance, has killed thousands in the past few months alone.

US Secretary of Defence Robert Gates admitted in a letter to the US congress that no sensitive intelligence sources or methods had been compromised by the Afghan war logs disclosure. The Pentagon stated there was no evidence the WikiLeaks reports had led to anyone being harmed in Afghanistan . NATO in Kabul told CNN it couldn’t find a single person who needed protecting. The Australian Department of Defence said the same. No Australian troops or sources have been hurt by anything we have published.

But our publications have been far from unimportant. The US diplomatic cables reveal some startling facts:

The US asked its diplomats to steal personal human material and information from UN officials and human rights groups, including DNA, fingerprints, iris scans, credit card numbers, internet passwords and ID photos, in violation of international treaties. Presumably Australian UN diplomats may be targeted, too.

King Abdullah of Saudi Arabia asked the US Officials in Jordan and Bahrain want Iran ‘s nuclear program stopped by any means available.

Britain’s Iraq inquiry was fixed to protect “US interests”.

Sweden is a covert member of NATO and US intelligence sharing is kept from parliament.

The US is playing hardball to get other countries to take freed detainees from Guantanamo Bay . Barack Obama agreed to meet the Slovenian President only if Slovenia took a prisoner. Our Pacific neighbour Kiribati was offered millions of dollars to accept detainees.

In its landmark ruling in the Pentagon Papers case, the US Supreme Court said “only a free and unrestrained press can effectively expose deception in government”. The swirling storm around WikiLeaks today reinforces the need to defend the right of all media to reveal the truth.

———————————————-

En 1958, un joven Rupert Murdoch, para entonces propietario y editor de The News de Adelaide, escribió “en la carrera entre el secreto y la verdad, parece inevitable que la verdad siempre triunfará”.

Su observación quizás reflejaba la revelación de su padre, Keith Murdoch, que tropas australianas estaban siendo sacrificadas innecesariamente por incompetentes comandantes británicos en las playas de Galípoli. Los británicos trataron de callarlo, pero Keith Murdoch no sería silenciado y sus esfuerzos dieron lugar a la terminación de la desastrosa campaña de Galípoli.

Casi un siglo más tarde, Wikileaks también publica sin miedo hechos que deben ser públicos.

Crecí en una ciudad rural de Queensland, donde la gente hablaba su opinión sin rodeos. Se desconfiaba de los grandes gobiernos como algo que podría ser corrompido si no se observaba cuidadosamente. Los días oscuros de la corrupción en el gobierno de Queensland antes de la investigación de Fitzgerald son testimonio de lo que sucede cuando los políticos amordaza a los medios de informar de la verdad.

Estas cosas se han quedado conmigo. Wikileaks fue creada en torno a estos valores fundamentales. La idea, concebida en Australia, era utilizar las tecnologías de Internet en nuevas formas de informar la verdad.

Wikileaks acuñó un nuevo tipo de periodismo: el periodismo científico. Trabajamos con otros medios de comunicación para traer las noticias a la gente, pero también para demostrar que son veraces. El periodismo científico le permite leer una noticia, a continuación, hacer click en línea para ver el documento original en el que se basa. De esa manera usted puede juzgar por sí mismo: ¿Es verdadera la historia? ¿El periodista reportó con precisión?

Las sociedades democráticas necesitan medios de comunicación fuertes y WikiLeaks es parte de dichos medios. Los medios de comunicación ayudan a mantener al gobierno honesto. Wikileaks ha revelado algunas verdades sobre la guerras de Irak y Afganistán, y publicado primicias sobre la corrupción corporativa.

La gente ha dicho que soy anti-guerra: para que conste, no lo soy. A veces, las naciones necesitan ir a la guerra, y hay guerras justas. Pero no hay nada más equivocado que un gobierno que miente a su población acerca de las guerras, a continuación pide a esos mismos ciudadanos poner sus vidas y sus impuestos en la línea por esas mentiras. Si la guerra está justificada, entonces digan la verdad y el pueblo decidirá si la apoya.

Si usted ha leído alguno de los diarios de la guerra en Afganistán o en en Irak, alguno de los cables de diplomáticos de EE.UU. o cualquiera de las historias sobre las que Wikileaks ha informado, considere lo importante que es para todos los medios de comunicación poder informar sobre estos temas libremente.

Wikileaks no es la única publicación único de los cables diplomáticos estadounidenses. Otros medios de comunicación, incluyendo el The Guardian birtánico, el New York Times, El País en España y Der Spiegel en Alemania han publicado los mismos cables editados.

Sin embargo, es WikiLeaks, como coordinador de estos otros grupos, que ha recibido los ataques y acusaciones más viciosas del gobierno de EE.UU. y sus acólitos. He sido acusado de traición a la patria, a pesar de que soy un australiano, no un ciudadano de los EE.UU.,. Ha habido decenas de llamadas serios en los EE.UU. para que yo sea “liquidado” por las fuerzas especiales de EE.UU. Sarah Palin dice que debo “cazado como Osama bin Laden”, un proyecto de ley republicano espera en el Senado de EE.UU. que pretende declararme una “amenaza transnacional” y que se me trate en consecuencia. Un asesor de la oficina del primer ministro canadiense, ha pedido en la televisión nacional que yo sea asesinado. Un bloguero estadounidense ha pedido que mi hijo de 20 años de edad, aquí en Australia, sea secuestrado y herido nada más y nada menos que para llegar a mí.

Y los australianos deben observar sin ningún orgullo la vergonzosa complacencia hacia estas expresiones por parte de la Primer Ministro Gillard y la Secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, quienes no han manifestado ni una palabra de crítica en contra de los otros medios de comunicación. Esto se debe a The Guardian, el New York Times y Der Spiegel son viejos y grandes, mientras que Wikileaks es aún joven y pequeña.

Somos los de abajo [underdogs]. El gobierno Gillard está tratando de matar al mensajero porque no quiere que la verdad sea revelada, incluyendo información sobre sus propias relaciones diplomáticas y políticas.

¿Ha habido alguna respuesta por parte del gobierno australiano a las numerosas amenazas públicas de violencia contra mí y el personal WikiLeaks? Uno podría haber pensado que un primer ministro de Australia estaría defendiendo a sus ciudadanos contra semejantes cosas, pero sólo han habido afirmaciones de ilegalidad totalmente sin fundamento. La Primer Ministro y, especialmente, el Fiscal General se supone que deben cumplir sus funciones con dignidad y por encima de la refriega. Tenga por seguro, éstos dos lo que quieren es salvar sus propios pellejos. No lo lograrán.

Cada vez que Wikileaks publica la verdad sobre los abusos cometidos por las agencias de EE.UU., los políticos australianos cantan un coro demostrablemente falso acompañando al Departamento de Estado: “¡Pondrás en riesgo vidas! ¡Seguridad Nacional! ¡Se pondrán en peligro las tropas!”. Luego dicen que no hay nada de importancia en lo que Wikileaks publica. No puede ser ambas cosas. ¿Cuál es?

No es ninguna. Wikileaks tiene una historia editorial de cuatro años. Durante ese tiempo hemos cambiado gobiernos enteros, pero ni una sola persona, que se sepa, ha sido perjudicada. Sin embargo, los EE.UU., con la complicidad del gobierno australiano, ha matado a miles de personas tan sólo en los últimos meses.

El Secretario de Defensa de EE.UU., Robert Gates, admitió en una carta al Congreso que ninguna fuente de inteligencia o métodos importantes habían sido comprometidas por la publicación de los diarios de la Guerra en Afganistán. El Pentágono afirmó que no había evidencia que los reportes de Wikileaks hubiesen causado daño a nadie en Afganistán. La OTAN en Kabúl, dijo a CNN que no pudo encontrar una sola persona que necesitara protección. El Departamento de Defensa australiano dijo lo mismo. Ningún soldado ni fuente australianas han sido perjudicados por todo lo que hemos publicado.

Pero nuestras publicaciones están lejos de ser insignificante. Los cables de diplomáticos de EE.UU. revelan algunos datos sorprendentes:

Los EE.UU. ha pedido a sus diplomáticos robar material humano personal e información de funcionarios de la ONU y de grupos de derechos humanos, incluyendo el ADN, huellas digitales, escaneos de iris, números de tarjetas de crédito, contraseñas de Internet y fotos de carné, en violación de tratados internacionales. Presumiblemente los diplomáticos australianos en la ONU podrían ser objeto también de este espionaje.

El rey Abdullah de Arabia Saudita pidió a los funcionarios de EE.UU. en Jordania y Bahrein quiere que el programa nuclear irání sea detenido por cualquier medio disponible.

La investigación británica sobre la Guerra en Irak fue amañada para proteger “los intereses de EE.UU.”

Suecia es un miembro encubierto de la OTAN y el intercambio de inteligencia con EE.UU. se le oculta al parlamento.

Los EE.UU. está jugando duro para hacer que otros países a reciban a detenidos liberados de la prisión en la Bahía de Guantánamo. Barack Obama aceptó reunirse con el presidente de Eslovenia, sólo si Eslovenia recibía un prisionero. A nuestro vecino del Pacífico, Kiribati, se le ofrecieron millones de dólares para aceptar detenidos.

En su histórico fallo en el caso de los Papeles del Pentágono, la Corte Suprema de los EE.UU. dijo que “sólo una prensa libre y sin restricciones puede exponer efectivamente engaños en el gobierno”. La tormenta desatada alrededor de WikiLeaks hoy refuerza la necesidad de defender el derecho de todos los medios de comunicación a revelar la verdad.
Julian Assange is the editor-in-chief of WikiLeaks.

Esta tarde he leido en un tweet de Wikileaks que el Swiss Bank Post Finance ha bloqueado hoy la cuenta de Julian Assange. Esto se suma a la cuenta que congeló PayPal la semana pasada. Luego ha llegado un aviso de que sus servidores en Suecia estaban siendo atacados. Entretanto, otro mensaje informaba de que Julian Assange encabeza los votos para ser declarado persona del año por el Time Magazine. Cualquier persona puede votar en la web del Time. Otro tweet informaba de que Wikileaks está ahora alojado en 507 servidores repartidos por el mundo, de manera que va a ser bastante dificil echarlo abajo. A pesar del ataque a los servidores suecos. Bueno, esto son partes de guerra, una guerra que está ocurriendo ahora mismo y de la que estamos teniendo información inmediata, y una guerra que no necesita más armas que un teclado.

Lo tremendo es que se trata de una guerra de información, una guerra de información en la Sociedad de la Información, que tiene lugar aquí mismo, en Internet, en el mismo medio en que circula la mayoría de la información actualmente. El problema es que no estaba previsto que esta información corriera por aquí, se suponía que solo debía correr por la SIPRNet, la Internet paralela que utiliza el Pentágono y el Departamento de Estado para transmitir información clasificada. Pero, como explica Heather Brooke en un artículo estupendo en The Guardian, una de las lecciones del 11S es que los errores se habían producido por no compartir información entre diferentes servicios, de manera que actualmente tenían acceso a SIPRNet unos dos millones de usuarios. Pero si la información compartida es más eficiente, también se amplía el riesgo de que intervenga lo que Graham Green llamaría el “factor humano”. No parece que nadie haya roto los protocolos de protección de SIPRNet (y si algún servicio extranjero lo hizo, forma parte de su juego no publicarlo), pero parece ser que el soldado Bradley Manning decidió hacer una copia de todo lo que veía en pantalla, la “versión original” y enviarla a Wikileaks.

No es la primera vez que esto pasa, aunque en este caso el volumen y el impacto superan cualquier línea roja, pero en cualquier caso esta fuga de información no habría tenido la misma repercusión si Julian Assange y sus amigos no hubieran creado Wikileaks en enero del 2007, una herramienta diseñada en y para Internet. Lo grande del asunto es que Assange ya teorizaba y explicaba este mecanismo de expansión/eficacia/riesgo de la información en un post de su blog el 31 de diciembre del 2006, es decir, justo antes de abrir Wikileaks y meterse en faena, y ya contaba con esos goteos de información.

You may want to read The Road to Hanoi or Conspiracy as Governance ; an obscure motivational document, almost useless in light of its decontextualization and perhaps even then. But if you read this latter document while thinking about how different structures of power are differentially affected by leaks (the defection of the inner to the outer) its motivations may become clearer.

The more secretive or unjust an organization is, the more leaks induce fear and paranoia in its leadership and planning coterie. This must result in minimization of efficient internal communications mechanisms (an increase in cognitive “secrecy tax”) and consequent system-wide cognitive decline resulting in decreased ability to hold onto power as the environment demands adaption.

Hence in a world where leaking is easy, secretive or unjust systems are nonlinearly hit relative to open, just systems. Since unjust systems, by their nature induce opponents, and in many places barely have the upper hand, mass leaking leaves them exquisitely vulnerable to those who seek to replace them with more open forms of governance.

Only revealed injustice can be answered; for man to do anything intelligent he has to know what’s actually going on.

Después de leer ésto te das cuenta de que Julian Assange no es solo un activista, sino un teórico revolucionario con un conocimiento considerable del mundo y del medio en que se mueve, y de los recursos que puede movilizar para cambiarlo. Un nuevo protagonista en la saga de la épica hacker (aunque no parece que le guste mucho recordar el tema). Justo en el momento en que una mayoría de estados y corporaciones toman decisiones por encima y en contra de los derechos de los ciudadanos bajo la presión de una tenaza económica, y después de mucho tiempo de estar manipulando la información para controlarnos, toda esta historia demuestra que un solo ciudadano con un teclado y un Cd de Lady Gaga puede devolver la pelota e iniciar una buena movida. Realmente alucino con él y con todo el tema,  aquí pongo la entrevista  que le hicieron el en TED.

Y ésta es otra: ¿cómo ha recibido el sistema (Sistema) este bombazo? El tema es muy interesante, porque se han puesto en marcha diversas estrategias de contrainformación que son de uso habitual por parte de los gobiernos, pero la magnitud, la textualidad y la novedad de la situación hace que esas estrategias acaben mostrando la intención para la que fueron creadas y vayan quedando poco a poco desactivadas. Una de las estrategias ha consistido en ignoralo, o desvalorizarlo como cosas que ya se sabían. En España, nuestro inefable Duran Lleida, presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso proponia “hacer el menor caso posible” a las informaciones de Wikileaks. Mientras, las cancillerias de medio mundo temblaban al leer las portadas de los periódicos y la Cumbre Iberoamericana (por ejemplo) sufría algunos cambios de agenda. A todo esto, el PP y el PSOE, que han cogido la costumbre de atacarse como fieras por un quítame allá esas pajas, callaban como chinos. Me temo que tanto Durán como los otros están haciendo ahora mismo el ridículo y tendrán que reaccionar de otra manera.

Y en cuanto a que los temas ya eran conocidos, bueno, primero hay que tener en cuenta el método que ha utilizado Wikileaks para distribuir la información. Se las ha facilitado a cinco periódicos con cierto prestigio, El País, Le Monde, Der Spiegel, The Guardian, y The New York Times, y son ellos los que hacen la selección que luego publican y Wikileaks cuelga en su web. Es decir, la distribución es compartida, y la responsabilidad también. Esto puede suponer un filtro añadido, pero también es una medida de seguridad, e incluso un mecanismo de contrapeso. Es posible que exista información que el New York Times prefiriera no publicar, pero que al final lo haga si lo hace Le Monde (por ejemplo). En todo caso, todos han reconocido que han pactado previamente entre si la información a publicar. Es un filtro.

Pero incluso así, no es lo mismo sospechar que los USA han estado presionando para conseguir una ley antidescargas, que estar leyendo directamente de la fuente original el plan de campaña que pusieron en marcha a partir del 2007 desde su embajada. Por cierto, ésta era una información cuyo valor político dependía de la fecha de su publicación, pues parece que la Ley Sinde está previsto que se vote en el Congreso este mes de diciembre. El 30 de noviembre, dos días después de iniciadas las filtraciones, Ignacio Escolar reclamaba esa información. El 2 de diuciembre por la mañana, Javier de la Cueva la volvía a reclamar a “EL País”, y Boing Boing se sumaba a primeras horas de la tarde. Finalmente “El País” le dio prioridad y la publicó el día 3.

Pero frente a estas triquiñuelas de manual, la reacción del Sistema ante Wikileaks y Julian Assange ha ido creciendo paulatinamente y volviéndose más y más amenazadora. De hecho no queda para nada claro que se les pueda acusar de ningún crimen (y que yo sepa no se les ha acusado) puesto que lo que han hecho no es más que publicar la información que le ha llegado (después de comprobarla) como han venido haciendo los periódicos siempre que han tenido ocasión. Un hijo de puta, que además es profesor de universidad en Calgary y ex consejero gubernamental, no se cortó un pelo en decir en televisón que Assange debía ser asesinado, Sara Palin (otra hija de puta) pide que lo cacen como a un terrorista. El truco es no reconocerle el status de periodista, por la cara. Pero después de la retórica vienen las acciones directas, y aquí es donde empieza la guerra.

La semana pasada las presiones (extrajudiciales, porque no hay delito) consiguieron que Amazon cerrara los servidores de Wikileaks y que PayPal bloqueara su cuenta. A esto siguieron sendas campañas entre los usuarios de Internet para cerrar las cuentas que cada uno pudiera tener en estas dos compañías. Yo cerré la mia en PayPal y les expliqué el motivo. No se podrá conocer el impacto, pero en menéame la iniciativa tuvo mucho éxito. Los ataques al servidor de Wikileaks ya son rutina, pero hicieron un llamamiento para encontrar nuevos alojamientos y ahora (hace un rato) ya disponen de 507.

A Julian Assange ha conseguido imputarle de un delito que solo existe en Suecia. No de violación, como se ha difundido con otra de esas triquiñuelas que acaban rebotando, sino por follar sin preservativo, o con el preservativo roto, y no querer hacerse luego un análisis. Un delito realmente pintoresco para ser ahora mismo uno de los hombres más buscados por la Interpol. Que te busque la Interpol porque se te rompió el preservativo, cuando por medio anda Wikileaks, pone en una flagrante evidencia los métodos que utilizan los servicios responsables para intentar anular resistencias. Negro sobre blanco. Luego han conseguido bloquear la cuenta en Suiza con otro pintoresco pretexto: “The technicality used to seize the defense fund was that Mr. Assange, as a homeless refugee attempting to gain residency in Switzerland, had used his lawyers address in Geneva for the bank’s correspondence”. En un caso es un problema con el condón, y en el otro un lío de direcciones. Señores, lo siento, a las malas son ustedes temibles, pero están haciendo un ridículo espantoso frente al mundo que espero les pase factura.

Lo que es evidente es que las dos estrategias no concuerdan: si los documentos se pueden ignorar, o no son tan importantes, no seria necesario amenazas de muerte ni bloqueos extrajudiciales, pero el hecho de que se produzcan pone en evidencia que Wikileaks a tocado botones importantes que ponían en rojo “No tocar”, Como dice Heather Brooke, “Much of the outrage about WikiLeaks is not over the content of the leaks but from the audacity of breaching previously inviolable strongholds of authority”. Y de nuevo esto es algo que Julian Assange tiene muy claro. En el chat que compartió con los lectores de “The Guardian” el 3 de diciembre hay un párrafo que me dejó realmente preocupado.

The west has fiscalised its basic power relationships through a web of contracts, loans, shareholdings, bank holdings and so on. In such an environment it is easy for speech to be “free” because a change in political will rarely leads to any change in these basic instruments. Western speech, as something that rarely has any effect on power, is, like badgers and birds, free. In states like China, there is pervasive censorship, because speech still has power and power is scared of it. We should always look at censorship as an economic signal that reveals the potential power of speech in that jurisdiction. The attacks against us by the US point to a great hope, speech powerful enough to break the fiscal blockade.

Primero, por la idea de que la libertad de expresión en Occidente pueda ser libre porque ya es ineficaz para cambiar el sistema económico. O de otra manera, que aquellas opiniones que no se censuran es que son ineficaces y el sistema ya ha generado antídotos para anularlas. De manera que la prueba de que cualquier información tiene capacidad de cambiar algo es precisamente que sea censurada. Es una opinión extrema, pero visto el panorama social y político que tenemos delante, en donde las huelgas y las manifestaciones ya no parecen eficaces, pues es una opinión a tener en cuenta. Por otra parte la comparación con China,  precisamente con China, en donde considera que la palabra sigue siendo munición, y además por esa estrategia de inversiones que se gasta, “los ataques demuestran nuestra fuerza”, y que tiene un curioso olorcillo a Sun Tzu.

Hay otro tema que tiene que ver con todo esto, y que comenta un editorial de “The Hindu” del 5 de diciembre. El editorial se titula “Digital McCarthyism”, y recuerda (desde Asia) las declaraciones a favor de la  libertad en Internet que defendieron tanto Obama como Clinton con motivo del rifirrafe entre Google y el gobierno Chino:

Earlier this year, President Barack Obama was ‘troubled’ by the cyber attacks on Google, which were said to originate in China, and wanted those responsible to face the consequences. The more freely information flows, the stronger society becomes, he had said during an earlier visit to China. Secretary of State Hillary Clinton was also strongly critical of Internet restrictions in China. Now the boot is on the other foot. Concern for free speech is nowhere in evidence as extra-legal methods are deployed to deny Americans their First Amendment rights.

Es duro que al pais de la primera enmienda le recuerden los deberes desde la India, pero es que además este editorial pone el dedo en la coartada que suele poner el gobierno chino cada vez que se le acusa desde Occidente de atentar contra los derechos humanos: vosotros haceis lo mismo. Bueno, para que quede claro que aquí no hacemos lo mismo tenemos que cambiar todo el escenario y aceptar que la información es tanto más eficaz cuanto más compartida, y la democracia tanto más fuerte cuanto más información hay disponible. Los sujetos de la democracia, a pesar de lo que pueda parecer últimamente, seguimos siendo los ciudadanos, los que tecleamos y los que no, y visto lo visto todavía parece que la autentica democracia sigue siendo una opción revolucionaria, mire usted por donde. O es revolucionaria o hay que acabar clasificándola en lo que Kant llamaba ideas reguladoras de la razón, aquellas ideas a las que nunca se llega pero que sirven para poner enseguida en evidencia al que se va por los cerros de Úbeda.

Pues eso, que esto es una guerra y tú tienes un teclado en las manos. En el chat de “The Guardian”, Julian Assange acabó diciendo: “Will we survive? That depends on you.”