Archivos para el mes de: enero, 2010

Bueno, será sincronicidad o cualquier otra cosa, pero ayer estuve posteando sobre Villa-Lobos, las bachianas y la música barroca, y ahora mientras cenaba he pillado un trozo de un documental en la 2 que iba sobre la tradición de música barroca que se conserva en algunos pueblos de la amazonia boliviana desde la época de las reducciones de los jesuitas, en los siglos XVII y XVIII. Lo bueno del caso es que Teresa, que es boliviana, me había contado la historia hace ya unos años, al poco de conocernos. Me explicó que había pueblos en Bolivia donde los niños indígenas aprendían a tocar el violín e interpretaban música barroca en medio de la selva. La imagen me impactó tanto que nunca he olvidado esa historia y, de repente, esta noche, los he visto de refilón en la tele, y además daban los nombres de algunos de los pueblos donde esta tradición se mantiene, Chiquitos y Concepción.

El origen de esta tradición es evidentemente colonial, y se debe a la estrategia de evangelización que pusieron allí en práctica los jesuitas con el propósito de convencer a los indígenas en lugar de imponerse por la fuerza bruta, la misma estrategia que intentaron desarrollar en China con escasos resultados tanto en un sitio como en otro (aunque por razones diferentes). Como dicen en el documental que pongo abajo, mientras en China se dieron cuenta de que lo que interesaba era la astronomía (y tuvieron un observatorio astronómico en Pekín que todavía se conserva), en las tierras bolivianas descubrieron que lo que interesaba era la música, y llenaron los templos de partituras traidas de Europa, más de 10.000 partituras que se han conservado allí todos estos años.

A pesar de su origen religioso y colonial de la mano de los jesuitas (la mejor opción, tal como estaban entonces las cosas), lo bueno de semejante tradición a estas alturas es que realmente convenció y fue asimilada por la gente que la ha ido manteniendo mucho después de que expulsaran a los jesuitas y se desmantelara todo el experimento de las reducciones. Definitivamente, esa música les gustaba.

Pues eso, voy a poner un documental que tiene imágenes increibles, como ese niño tocando a Vivaldi en una hamaca, y en donde explican también el intento de recuperación que está llevando a cabo Arturo Molina Ruiz por esos pueblos donde hasta las iglesias son fascinantes.

Anuncios

Llevo varios días bajándome música clásica a saco, desde que encontré classiccat.net (inmensa). Cuando llega el invierno cada año me pasa lo mismo, me apetece escuchar eso que se llama música clásica, que en realidad suele ser música europea destilada hasta conseguir vibraciones mentales casi puras, a buena distancia de los ritmos corporales de otras músicas. En invierno el cuerpo se me queda un poco atrofiado y me entran bien esos licores destilados.

Otros años también puse por aquí a Rachmaninoff y un trozo genial de La Wally, y hoy voy a poner una de las Bachianas Brasileiras de Villa-Lobos (que me acabo de bajar). Las Bachianas ( = de Bach) Brasileiras ( = 😉 ) las escuché hace años y siempre me han fascinado. Bach nunca me ha entusiasmado mucho, solo algunas cosas. Me parece un licor excesivamente destilado, genuinamente europeo (prefiero el barroco italiano, que es más emocional y más divertido), pero reinterpretar a Bach en clave brasileña, como hace Villa-Lobos, me dejó bocas la primera vez que lo oí, les pone justo la salsa adecuada para que no queden tan secas.

Por cierto, en su biografía de la wikipedia he encontrado este curioso comentario sobre un viaje que hizo a los 18 años: “En 1905 Villa-Lobos hizo el primero de sus viajes a los estados nororientales de Brasil, recabando información sobre la música folclórica de esos territorios. El propio Villa-Lobos creó un cierto halo de misterio alrededor de estos viajes. Para algunos, su narración de aventuras con tribus caníbales del noreste no es digna de confianza”.

Pues aquí está Bachiana nº 5 y la soprano, Amel Brahim, no solo tiene una voz estupenda.

hoy antiheroe ha twitteado este corto con recomendación incluida, “animación de la buena” dice, y es vero vero – el guión es una coreografía, una coreografía genial

oh oh ooooOOWH! mirad ésto

Pues venga, Feliz Año!, a ver si este año binario se porta mejor que el anterior, que vaya…

Bueno, pues sigo poniendo aquí gente de street art que he encontrado en Flickr, y que me da la impresión que tienen algo en común (a ver si lo adivinais…). A Fidel Ordoñez (aka UNEONE) lo vengo siguiendo desde hace tiempo, y me alucinan esas figuras que hace, entre geométricas y orgánicas. Sobre todo me gusta la serie en donde solo utiliza el rojo y el negro. Creo que trabaja en Mexico (y algunas veces en Houston, o al revés) y en realidad, como muchos otros, no solo hace street-art sino también dibujos, montajes, exposiciones e incluso tatuajes. Lo descubrí a partir de ese mural espectacular de una serpiente que parece dialogar con una de sus típicas figuras. Aquí pongo alguna de sus cosas.