Archivos para el mes de: diciembre, 2008

Pues hoy he ido a ver (por fin) la exposición de Rong Rong e inri en la Casa Asia de Barcelona. Ya hablé de ellos en otro post cuando presentaron esta exposición en junio en la Casa Asia de Madrid, pero ahora me la han traido a casa, y no me la quería perder. Conocía algunas de las fotos y varios de sus temas, pero me ha gustado mucho como está estructurada la exposición, en donde se mezclan historias personales, avatares sociales y recursos que rompen por un lado y reutilizan por otro perspectivas de la tradición artística china.

En la primera sala hay una serie de fotos en las que aparecen ellos, los dos siempre desnudos, en medio de diversos fases de la destrucción de los hutongs y los siheyuan de Pekín. Por algún lado he leido que la casa familiar de Rong Rong estaba entre las que fueron derrocadas para construir el nuevo Pekín olímpico, y estas fotos son a la vez una crónica personal y social. Pero voy a ir por partes, porque estas fotos están llenas de resonancias. La primera transgresión (sic) es que aparezcan los dos desnudos, siendo el desnudo una exhibición censurada por el tradicional confucianismo puritano y que la nueva fotografía china practica con total desinhibicion. Un dato importante es que Rong Rong empezara fotografiando las performances de sus colegas del East Village, como por ejemplo las de Ma Liuming, que ha hecho de su exhibición desnudo el eje de su actividad artística, o las de Zhang Huan. Otro tema es que en todas las fotografías aparecen juntos Rong Rong e inri, mezclando su trayectoria personal con su actividad artística y abriendo un subdirectorio particular dentro de la costumbre (quizá forzosa) de los fotógrafos chinos de convertirse en modelos de sus propias fotos. Pero bueno, mezclada con el protagonismo de su vida de pareja, las fotos que he visto hoy retratan otra “performance”, la destrucción (parcial) de los viejos barrios de Pekín. En este punto, la historia personal de Rong Rong y la historia de su ciudad se mezclan, y las fotografías sirven de testigo de su tragedia y de la de muchos de sus vecinos.

img_0018

img_0019

Después de las imágenes de la destrucción, en la segunda sala el tema cambia, y te encuentras con unas fotos de desnudos presentadas como paisaje. Es un tema, que he visto en algún otro fotógrafo chino, que no desmerecería de haber sido tratado por los pinceles de algún clásico, si no hubieran sido tan puritanos. Las formas del cuerpo humano integrándose en las formas del paisaje de la naturaleza. He quedado fascinado por esta foto de los dos culos sobre un fondo de nubes, lo confieso, y es que a mi los culos me van mucho. Pero bueno, en la misma sala los dos contaban en un video su visión sobre la fotografía en China y sobre su experiencia al fundar el Three Shadows Photography Art Centre, por lo visto el primer centro de fotografía contemporánea que existe en China. Cuando estuve en Pekíng tenía en la agenda una visita, pero está bastante lejos del centro, cerca del 798, y el día que iba a ir algo se complicó y al final no fui. Es curioso, porque de una de las exposiciones de las que habla es la de Alberto García-Alix, que estuvo en Pekín este año (alguna noche en el White Rabbit, según me contó rez) y que le dejó especialmente impresionado.

img_0021

Pues en la tercera sala, después de la destrucción y los paisajes íntimos, se presentan fotografías de ellos dos en unas naves industriales que tiene toda la pinta de ser el esqueleto del Three Shadows. En estas fotografías aparecen los dos de espaldas, Rong Rong a veces cubierto de espectaculares pinturas en rojo, mezclando el blanco y negro y el color. El efecto es raro, ahí están los dos desnudos e inmóviles, en medio de un espacio en absoluto confortable, pero, pero, a punto de convertirlo en otra cosa. Mi favorita de ésta serie es la que aparecen los dos en lo alto de una escalera.

rong-rong-2

4

img_0024

Bueno, pues en la última sala, la cuarta, hay toda una serie en las que se les ve a ellos dos como pequeñas figuras en medio de un paisaje esquemático de puro simple. Se les ve jugando, dos figuras allí en medio disfrutando en plena naturaleza. Y aquí acaba el recorrido. Es curioso, porque a pesar de que ellos sean sus propios modelos, sus fotografías nunca son retratos. Son ellos en diferentes contextos, y en esta última serie solo son lejanas figuras humanas en medio de un paisaje, un tratamiento que encaja por un lado con la tradición clásica que reduce las figuras y destaca el paisaje, pero que la descoloca por otro porque estas figuras andan desnudas y tienen toda la pinta de estar pasándoselo muy bien.

img_0026

1217503145_extras_albumes_0

El recorrido me ha gustado porque empieza con lo que era, sigue con su destrucción y, con un admirable interludio de culos, pasa a la creación de algo nuevo, para acabar en puros espacios abiertos. Rong Rong & inri grado 0.

img_0027

Anuncios

Estos días estoy siguiendo la revuelta popular que ha estallado en Grecia por el asesinato de Alexis Grigoropoulos, de 15 años, por el agente de policía Epaminondas Korkoneas, de 37, en el barrio de Exarjia de Atenas el 6 de este mes. No veo la tele, así que lo he ido siguiendo por Internet y por algunos periódicos que leo en el bar a la hora del desayuno, y he visto día a día como Internet, otra vez, está jugando un papel fundamental en el acceso a información real sobre la revuelta, pero también, junto a los móviles, en como están organizándola.

Las primeras informaciones de los media destacaban la versión oficial suministrada por la policía, aunque la cosa no quedaba clara. Según esta versión la policía había respondido a un ataque de 30 encapuchados contra un coche policial en un barrio por lo visto “conflictivo”. Pero resulta que una vecina había grabado un video con el movil en ese momento, y en el video no se ven ni encapuchados ni alborotos, pero se oyen perfectamente dos disparos y se ve a dos policías alejándose caminando muy tranquilos. El video lo vi el dia 9 a través de alasbarricadas.org (via menéame), donde comentaban que se estaba distribuyendo a traves de indymedia. Es éste.

A partir de ahí, y a medida que la revuelta se extendía por toda Grecia, he ido leyendo intermitentemente las crónicas de la enviada especial de El País, M. A. Sánchez-Vallejo, y las noticias que iban apareciendo en alasbarricadas.org o en rebelión.org. Las crónicas de El País han cojeado descaradamente por el lado del uniforme, con todo y con que la primera versión oficial resultó falsa. En la crónica del día 12, después de describir un escenario de caos, Sánchez-Vallejo escribía:

“Muchos griegos están seguros de que sólo una ínfima parte de los que participan en los disturbios actúa por razones políticas. El resto, afirman dos vecinos que han bajado a “rescatar” el contenedor de su portal, “son delincuentes, gente con ganas de bronca. No hay más que ver cómo han quedado las tiendas de Stadiu o de Panespistimiu [dos de las principales arterias comerciales de Atenas] para darse cuenta de que buscan otras cosas”, se quejan”.

En la crónica del día 15 hace un pequeño estudio sociológico de los activistas que ocupan las calles con el título de “Anarquistas veteranos y adolescentes se funden en la protesta griega. Un núcleo central de 500 radicales capitanea la oleada de disturbios”. El dato es interesante, aunque no queda clara la fuente. Pero la fuente se puede suponer a medida que se va leyendo el artículo.

“En la primera línea de la revuelta se distinguen dos tipos de guerrilleros: los cabecillas, que en su mayoría debutaron en la lucha urbana en Atenas en 1991 cuando eran adolescentes, con motivo de las protestas que siguieron al asesinato en Patras del profesor Nikos Teboneras, y los novatos, chavales que se estrenan ahora en el lanzamiento de cócteles molotov y en las carreras entre botes de humo. Estos últimos “son críos que hasta ahora lo máximo que hacían era tirarnos piedras y volver a su casa en cuanto empezaban los gases lacrimógenos”, afirma una fuente policial”.

“Talibanes, encapuchados, hooligans, vándalos… El repertorio léxico con que se refieren a ellos los medios de comunicación y muchos ciudadanos es abundante, pero pocos subrayan la dimensión de terrorismo callejero -de kale borroka a la griega- que representa el fenómeno. Los responsables del movimiento están bien coordinados y mantienen fuertes lazos con otros grupos similares de Europa, en especial alemanes, según fuentes de la policía”.

El mismo día 15 en que Sánchez-Vallejo reproducía concienzudamente las fuentes policiales y colocaba la guinda de la kale borroka (?????), El País trataba el tema en un editorial en donde defendía que

“La respuesta de algunos manifestantes radicales griegos debe ser condenada: la muerte de Alexis exige esclarecimiento y, en su caso, sentencia judicial, no una extensión del vandalismo a otras ciudades dentro y fuera de Grecia, como ha sido el caso de los recientes disturbios en Madrid y Barcelona. Los errores policiales, por graves que hayan podido resultar en ocasiones, no pueden ser una coartada para desacreditar la imprescindible y responsable labor de las fuerzas de seguridad en los Estados democráticos ni, menos aún, para la violencia callejera, sino un argumento para reforzar el funcionamiento del Estado de derecho y sus mecanismos de control. Ésa es la principal lección que cabe extraer de los sucesos que ha vivido Grecia, los primeros que se producen en el nuevo contexto social tras la crisis que afecta a la economía mundial”.

Cuando lo leí me dió la impresión de miedo y ceguera. Vale, esto sería lo correcto, lo de manual, pero una explosión así ocurre cuando hace tiempo que se ha dejado de seguir el manual, mejor mira lo que pasa y escribe otro. A todo esto, un bloguer desde Atenas contaba que

“Se dice en los medios que las calles de Exarjia están tomadas por vándalos encapuchados, que queman contenedores, destrozan comercios, vuelcan coches, etc… Pero en realidad esto es sólo la punta del iceberg, es decir, los daños colaterales de esta guerra. Una guerra que está liderada no por encapuchados, sino por estudiantes de entre 12 y 18 años. Estudiantes que han convocado manifestaciones y sentadas pacíficas, que han ocupado y paralizado más de 400 escuelas y que por supuesto tiran piedras a los antidisturbios cuando éstos cargan contra ellos.

Está claro que esta versión de los hechos no es la que ofrecen los medios de comunicación fuera de Grecia (aquí es imposible esconder lo que sucede en la calle). Y no sólo eso, sino que intentan convencer al mundo de que lo que sucedió en Exarjia es un hecho aislado, de que la continua ocupación policial en este barrio se debe a la marginalidad. Pero a mí, que estoy alojado a dos minutos a pie del Politejnío, es decir, en pleno epicentro del meollo, no me parece que este barrio sea un gueto. Tampoco me parece que ésta sea una lucha vecinal. Lo primero que aprendí en griego fue: “Bachi gurunia dolofoni” (Maderos cerdos asesinos), y mi maestro no fue un yonki ni un ladrón residente en Exarjia. Esto es lo que le gritaban miles de manifestantes, sin capucha, en la plaza Síntagma a los antidisturbios mientras éstos los rociaban con gases lacrimógenos caducados comprados a nuestros “amigos” de la U.S. Army. Pero tampoco tendréis ocasión de verlo en los medios, del mismo modo que no veréis a los “vándalos encapuchados” bajar de los furgones policiales para reventar las manifestaciones, ni mostrarán el sentimiento de odio generalizado hacia los bachi. No son los delincuentes los que han generado esta revuelta, aunque sí está claro que algunos (y no sólo delincuentes) han aprovechado el caos para robar todo lo que han podido”.

Y hoy he estado viendo un video de la tv griega (a través de rebelion.org y, otra vez, de meneame) en donde se ve como unos atenienses que se tomaban algo en la terraza de un bar empiezan a abuchear a unos antidisturbios que andaban por ahí de faena. No van encapuchados y sería mucha casualidad que todos fueran anarquistas, y lo curioso del caso es que a los antidisturbios se les ve desconcertados. Cuando pasa algo así es que el poder estatal ya ha perdido legitimidad y la revuelta se ha extendido a toda la población. Y no solo el estado griego ha perdido legitimidad, sino también los medios que han estado terjiversando la información durante todos estos días. Éste es el video.

Bueno, y también quería hablar del papel de Internet en la organización de la revuelta, pero ésto ya se ha hecho muy largo, así que solo voy a citar lo que explica Eugenia Apostolou:

“Primer momento: domingo tarde-noche. Desde Internet y teléfonos celulares se trama un invisible tejido de comunicación entre miles y miles de estudiantes de secundaria en toda Grecia. Nadie se da cuenta. El hecho es que el lunes en la madrugada las secundarias están cerradas. Sin asambleas, sin cualquier centro organizativo, sin la intervención de organización política alguna, los jóvenes están autorganizados en las calles. Bloquean calles y carreteras, y enfocan toda la rabia que les provoca el asesinato de Alexis contra las sedes policiacas. No queda casi ni una comisaría que no esté bloqueada por los alumnos, lo mismo en ciudades pequeñas, pequeñísimas, que en barrios de Atenas y de Salónica, que no han conocido a lo largo de su existencia manifestación alguna o algo parecido. Y amanece con hijos e hijas fuera de las sedes policiales quemando patrullas o tirando naranjas, piedras, huevos y pinturas a los edificios de las fuerzas del orden. Son jóvenes de 13, 15 o 16 años que enfocan su rabia hacia ese objetivo”.

Vaya! ya que estos días tocaba hablar de robots, voy a poner aquí un corto de animación que he encontrado hoy y que sigue con el tema. El director es Grzegorz Jonkajtys, un polaco que ha recibido varios premios por su último corto, Ark, realmente impresionante. Además de que la animación es muy buena, lo que me ha gustado de los tres cortos que me he visto de él es que tienen un guión que se aguanta muy bien, algo que a veces flojea en los temas de animación. Aquí lo pongo.

Bueno, pues ayer, después de la conferencia de Kevin Warwick, me quedé a ver la presentación de Reem-B, un robot humanoide diseñado aquí en Barcelona (OOOOHHH!!!) por Pal Technology Robotics, con financiación procedente de los Emiratos Árabes Unidos. Fue realmente emocionante ver entrar a Reem-B en el pequeño escenario del auditorio de MACBA con su característico paso de robot, a poco más de tres metros de donde yo estaba. El ambiente era casi familiar, nada solemne (incluso hubo algún niño que le dió la mano), y allí estaba el robot caminando, saludando, cogiendo botellas de refresco y haciendo todo aquello que es capaz de hacer con toda naturalidad. Yo he visto algunos videos del Asimo que fabricaba Honda, pero nunca imaginé que la primera vez que viera un robot me iba a resultar tan familiar.

Reem-B es la versión mejorada de Reem-A, desarrollado a partir del encargo inicial de un robot que pudiera mover piezas de ajedrez. Bueno, Reem-B no solo mueve piezas de ajedrez, sino que es capaz de caminar (a 1.5 Km/h), subir y bajar escaleras, sentarse, reconocer y manipular determinados objetos, reconocer personas y guardar la imagen, entender y ejecutar órdenes e incluso transportar pesos inferiores a 12 kilos. Además tiene baterías con autonomía para dos horas que están integradas en el “cuerpo” del robot, de manera que no lleva mochila como Asimo. Realmente la gente de Pal Technology ha hecho un buen trabajo.

Una de las características que me resultó más interesante de Reem-B es que es capaz de generar un plano del espacio en el que se encuentra y de su posición en él. Sabe donde está, y a partir de ahí puede moverse teniendo orientación y sin tropezar. En la presentación vimos en pantalla el proceso de generación del plano del escenario sobre el que estaba, y he encontrado un video en YouTube de otra presentación en donde también se puede ver.

Tras la exhibición de las habilidades del nene, Davide Faconti, como cabeza del equipo, estuvo explicando algunas características técnicas con las que cuenta el robot, con un entusiasmo realmente contagioso, y luego se abrió un turno de preguntas en donde, entre otras cuestiones, tuvo que defender y justificar la creación de robots frente a la doble objección de que “me pueden quitar mi trabajo” y “pueden ser más poderosos que nosotros”, y lo hizo muy bien.

Recordó que la tecnología, desde los telares mecánicos de Manchester, siempre ha descargado a los hombres de los trabajos más duros y, aunque ha eliminado esos puestos de trabajo, ha creado otros nuevos y de mejor calidad en su propio desarrollo, y apostó por una legislación internacional sobre las capacidades y el uso de robots similar a la que existe sobre los automóviles. El caso es que Japón y Corea iniciaron el año pasado el proceso para legislar las relaciones entre humanos y robots (en el caso de Corea, inspirados en las leyes de Asimov, que tiene mucha tela), pero no tengo noticia de que en España haya alguna iniciativa semejante. A ver si el esfuerzo que ha realizado la gente de Pal Technology sirve también para darle un empujón a la investigación sobre robótica en España (sobre robótica y sobre muchas otras cosas). Han demostrado que si hay financiación se puede hacer, claro que ellos han tenido la suerte de que la financiación les llega de los Emiratos Árabes Unidos.

Pues nada, para acabar pongo el video con que empezaron ayer, en donde Reem-B explica en plan rápido la historia de la robótica y se presenta a si mismo.

Esta mañana he leido en la Vanguardia que este finde hacían las III Jornadas de Robótica en el auditorio del MACBA. Explicaban que se iba a presentar un robot humanoide tipo Asimo diseñado y fabricado aquí en Barcelona, el Reem-B, y anunciaban también una conferencia de Kevin Warwick. Pum pum pum, después del trabajo (hoy ha sido un día más tranquilo) me he pasado por el MACBA y he visto que la conferencia era hoy a las 5.30, así que he hecho un poco de tiempo en la terraza del bar (tenían estufas de esas para exteriores) y me he acabado de leer “Si parler va sans dire” de François Jullien (ya lo comentaré otro día). A las cinco y cuarto ya estaba sentado en el auditorio con bastante bastante curiosidad.

De Kevin Warwick ya hablé en otro post, cuando estuvo en Madrid hace un año. Es profesor de Cibernética en la Universidad de Reading, y la persona que ha llevado más lejos la idea del cyborg. En 1998 se injertó en un brazo un transmisor de identificación por radio frecuencia que le permitía ser detectado y reconocido por los sensores instalados en su universidad, abrir luces y puertas a distancia y cosas de este tipo. En el 2002 pasó a una segunda fase y se injertó directamente en su sistema nervioso una interface neuronal de cien electrodos, o sea, convirtió su sistema nervioso en un enchufe y le conectó esta interface que le permite enviar señales más allá de su cuerpo, y también recibirlas. A través de esta interface, del tamaño de una cápsula, se puede comunicar con su mujer, que lleva un implante similar, y poner en contacto directo dos sistemas nerviosos diferentes, o conectarse directamente a Internet y mover desde Nueva York, a partir de sus propios impulsos nerviosos, un brazo robótico instalado y conectado en Inglaterra. Wooooooohhhhh.

Pues Kevin Warwick ha resultado ser un afable e irónico gentleman que ha estado explicando varios proyectos en los que está trabajando. La conferencia se titulaba “Robots with biological brains and humans with part mechanical brains”, y aparte del tema de los injertos, que ya conocía, lo que más me ha impresionado ha sido el proyecto de la primera parte del título. Se trata de construir unos pequeños robots con ruedas (y un detector de energía para autoalimentarse) que en lugar de un procesador disponen de una especie de matriz con electrodos (si he entendido bien) en cuyo centro va creciendo un cerebro formado por neuronas de ratas que aprende funciones básicas de movimiento en un espacio delimitado y a partir de sucesivas repeticiones. Una acción espacial repetida crea unas determinadas sinapsis en ese cerebro que suponen un proceso de aprendizaje. El siguiente paso, más complicado, sería utilizar neuronas humanas.

El tema me ha interesado, primero, por la idea de robots con cerebro biológico, que ya es, y luego porque se trata de un proceso bottom-up, no un quasi-cerebro diseñado a imagen y semejanza del humano (que todavía no conocemos del todo), sino a partir de un proceso de aprendizaje desde abajo, el tipo de aprendizaje que realiza un niño cuando empieza a conocer que mundo tiene alrededor. Es similar, a nivel orgánico, a lo que había comentado de la investigación de Ralf Der utilizando un software de aprendizaje de funciones motrices, un proceso emergente a partir de unas pocas instrucciones, en el caso de Ralf Der, o de la capacidad de las neuronas de crear sinapsis en un ejercicio repetido de prueba y error en el caso de Warwick. En ambos casos el proceso se autogenera, una vez lanzado funciona solo, y resulta apasionante averiguar donde puede llegar y en que se asemeja o se distingue de las soluciones que encontró el cerebro humano.

Pero bueno, también han resultado muy interesantes algunos temas que ha comentado sobre su experiencia con los injertos. El que más me ha impresionado ha sido cuando ha explicado que tardó seis meses de pruebas hasta que su cerebro adaptó y “entendió” las nuevas señales que le llegaban de la interdaz que se había colocado en el brazo. Para el cerebro, esto suponía una nueva fuente de información que no tenía prevista, un nuevo sentido para el que no existía ningún modelo previo. El resultado no se sabía de antemano y podía haber pasado cualquier cosa, desde que simplemente ignorase las nuevas señales hasta que éstas crearan cortacircuitos con las habituales señales de los sentidos orgánicos. Pero resulta que el cerebro se adaptó a la nueva fuente de información y la integró sin más problemas. Esto es una nueva prueba de la plasticidad del cerebro, a las neuronas les gusta la información, venga de donde venga, y son capaces de reconfigurarse en función de los inputs que reciben. No problem.

Bueno, me dejo todavía algunas cosas por comentar, pero todo no cabe en un post. De Reem-B (también ha sido impresionante tenerlo a tres metros) ya comentaré + cosas otro día. Acabo esto y me voy a soñar con ovejas mecánicas.

Hace cosa de un mes, Google anunció que había escaneado y ponía a libre distribución una parte del archivo de fotografías de la revista LIFE. El archivo lo componen unos diez millones de fotografías, la inmensa mayoría sin publicar, que abarcan todo el siglo XX. Cuando leí la noticia me metí a fisgar en la colección y la primera palabra que se me ocurrió para buscar fue Beijing (¡vaya!), y sí, hay una buena colección de fotografías de Pekín tomadas en 1946 por Dmitri Kessel, un fotógrafo ruso-norteamericano que trabajó muchos años para LIFE (por cierto, acabo de encontrar otra colección de fotos suyas de Pekín aquí).

Lo que me ha resultado curioso de encontrar estas fotografías es que llenan un hueco de unos años de los que no existe mucha información gráfica. Es un año después de que terminara la segunda guerra mundial y tres años antes de la victoria de Mao en la guerra civil. Hacía 22 años que Puyi había tenido que abandonar la Ciudad Prohibida. Es un momento de transición, y las imágenes muestran una ciudad que no está en su mejor momento, después de la ocupación japonesa, pero que mantiene su perfil monumental.

Bueno, pues hoy he estado viendo otra vez la fotos que me bajé hace un mes y voy a poner unas cuantas, que entre una cosas y otras estoy actualizando ésto muy poco. La primera es una vista aérea de lo que hoy ocupa la plaza de Tian’anmen, con la Ciudad prohibida al fondo. Como se ve, los edificios de más de dos pisos son esporádicos.

2

Aquí hay una toma más a ras de tierra de donde empieza realmente Tian’anmen

3

Y ésta es una vista sobre el mismo eje en dirección contraria

c

ésta es una vista aérea de la Ciudad Prohibida

6

y aquí el interior nevado

4

unas imágenes de las calles del Pekín de entonces

8

111

y una espectacular fotografía aérea del recinto del Templo del Cielo con Pekín al fondo

12

el Templo del Cielo es el sitio que más me alucinó en Pekín en plan monumental

bueno y… ejem, el próximo post no irá de tema chino, prometido 🙂