Archivos para el mes de: noviembre, 2008

Pues hoy he estado dándole otra vez al copy-paste del blog antiguo a éste (hoy tocaba noviembre 2006, a ver si acabo pronto), y me he encontrado un post de entonces sobre el tema de la percepción y la predicción, de como el cerebro se adelanta con la predicción de los datos que ya tiene al recorrido que tiene que hacer cada nueva percepción, un mecanismo de ahorro de recursos que utilizan los magos para hacerte ver lo que te han dicho que vas a ver. En el post comentaba una serie de estudios sobre el tema, todos realizados en Occidente, y se me ocurrió añadir que había que tener en cuenta el ámbito cultural en el que se habían hecho estos estudios para aceptar las conclusiones como definitivas, pues la educación en una cultura o en otra puede repercutir en la manera como el cerebro gestiona una determinada información.

Bueno, pues al leer hoy el post (de vez en cuando los leo), me he acordado de un dato que explican en la exposición “A la ciutat xinesa” que fui a ver el otro día. Allí hay una animación que explica las investigaciones de Tan Li Hai, de la universidad de Hong Kong, sobre la manera diferente en que se activa el cerebro de alguien hablando en inglés y de alguien hablando en chino mandarín. He estado buscando el paper de la investigación (que es de varios autores), y lo he encontrado. Curiosamente el hablante de chino mandarín activa más zonas del cerebro al hablar, relacionadas con la memoria espacial y el procesamiento de sonidos, que el english speaker. El estudio interpreta que estas diferencias tienen su origen en la plasticidad anatómica del cerebro más que en diferencias genéticas.

We interpret these between-group (CA vs EC) focal anatomical differences in brain areas known to be differentially activated by Chinese- and English-language tasks as evidence of anatomical platicity, rather than being due to a genetic difference between groups. That is, we hypothesize that orthographic, phonological an possibly semantic characteristics of the structure of mandarin Chinese leads to substantially different cognitive strategy demands than does English (and other Western languages). The differences in language-task activation patterns between CA and EC populations are evidence for these cognitive strategy differences. As language is learned very early in childhood and then used extensively throughout childhood, these brain areas develop during a period of extensive language exercise. That is, form is shaped by function.

Ésta es una de las claves, la plasticidad anatómica del cerebro. Hasta hace relativamente poco se estudiaba el funcionamiento del cerebro como algo común a toda la especie humana, de manera que era indiferente donde y con quién se realizaran los estudios para dar las conclusiones como buenas, pero poco a poco se está viendo que el cerebro es un sistema complejo que se organiza y se reconfigura a partir de la información que asimila, y entonces llega la segunda de las claves: la forma es configurada por la función, el trasiego de un tipo u otro de información modifica las conexiones sinápticas. Y resulta que la información que trasegamos tiene un membrete cultural, que resulta más evidente cuando se compara el inglés con el chino, que no es una lengua indoeuropea. La comparación entre el inglés y el alemán, por ejemplo, seguramente no daría los mismos resultados. El resultado de esta ecuación es que determinados elementos culturales, y en concreto el lenguaje, pueden modificar el mapa de las autopistas del cerebro. Oh!

Y la cuestión entonces está en saber hasta donde llegan las modificaciones, porque el lenguaje es un nodo primario, y que otros elementos pueden afectar el mapa. Ya hay estudios que apuntan a que los que tienen el chino como lengua materna calculan los problemas matemáticos de una manera diferente a como lo hacen los que empezaron a hablar en inglés, igual algún día hacen un estudio comparado sobre como afecta la predicción a la percepción en uno y otro caso, y puede que entonces tengamos nuevas conclusiones

Anuncios

Bueno, primer post en el nuevo blog, primero nuevo-nuevo. Llevo mes y medio copiando y pegando posts del antiguo blog en balearweb a éste de wordpress, y ya es hora de escribir algo. No conseguí que me dieran la base de datos, así que he tenido que hacerme el trabajo en plan copista. Y todavía no he terminado, me queda por copiar buena parte del 2006, pero hoy es una buena ocasión para empezar a escribir en éste y estrenarlo.

El blog anterior se quedó en la visita a la Ciudad Prohibida de Pekín. Pues bueno, volví del viaje, me encontré otra vez en Europa, y desde entonces no se me ha quitado un sabor agridulce. Dulce por estar otra vez en la tierra que conozco, y agrio al ver que aquí ya no hay la energía que se respira allí. Este viaje me ha cambiado muchas perspectivas, pero éste es otro tema.

La ocasión es que hoy he ido a ver la exposición “A la ciutat xinesa” que hacen en el CCCB. Ésta no me la quería perder. Si acabé en Pekín, se me ha puesto a huevo continuar con una exposición que trata de la historia y las transformaciones de las ciudades chinas. Es curioso, porque Barcelona de repente se ha convertido en una buena pista de aterrizaje de información sobre China. Estos días han estado celebrando aquí el Global China Business Meeting, una reunión de empresarios sobre el tema de las inversiones y exportaciones chinas, en Casa Asia tienen una exposición de Rong Rong (que todavía no he ido a ver), y en el CCCB ésta sobre las ciudades chinas. Y en la Fundación Miró no paran de hacer exposiciones sobre pintura china, ya me he perdido dos. Estoy superado por los acontecimientos.

Bueno, a lo que iba. Hoy he ido a ver “A la ciutat xinesa”, y la primera sorpresa ha sido ver que la estructura tradicional de las ciudades chinas era siempre muy parecida: una estructura rectangular con calles que se cruzan en angulo recto. Resulta que no solo Pekín era así. Quizá la más irregular es Shanghai, que tuvo su expansión a partir de las concesiones extranjeras. La exposición abarca aspectos muy diferentes de la cultura urbana en China en los últimos años, haciendo incapié en las transformaciones, y las transformaciones suponen la influencia del modelo occidental sobre la estructura tradicional china. Siempre me sorprende lo mucho que los chinos han conseguido adaptar de occidente y lo poco que occidente ha sabido adaptar de la China.

118_0795

Una de las joyas de la exposición es una maqueta de unos nueve metros cuadrados de la ciudad de Pekín en 1999. Es impresionante, y se puede ver como entonces todavía la mayor parte del centro de Pekín estaba formado por barrios de hutongs, los clásicos callejones de casas de uno o dos pisos, mientras que las nuevas construcciones se extendían por la periferia. Todo esto ha cambiado después de los Juegos olímpicos, y ahora los pocos barrios de hutongs que quedan más bien parecen reservas naturales que han querido preservar de la transformación radical que ha sufrido Pekín en meses. Despues de ir a saco, en un momento dado detuvieron la piqueta, y calles como Nan Luo Gu Xian son un buen ejemplo de que es posible mantener los viejos edificios integrándolos en la nueva ciudad.

La verdad es que cuando he visto la maqueta de Pekín me ha dado un buen subidón. Creo que me he enamorado de esa ciudad.