Ayer me encontré con una colección de vidrieras hot hot de Diego Tolomelli. Tiene gracia, porque las vidrieras todavía llevan encima un cierto olorcillo a iglesia, pero éstas nada que ver. De hecho durante el modernismo, aquí en Catalunya, se utilizaron a destajo en obras civiles, como el techo del Palau de la Música o la casa Navàs de Reus.

y hace un tiempo conocí, aquí en Barcelona, a un vidriero un poco heavy que juega con los efectos del cristal roto y tiene cosas en varios restaurantes de la zona del Born. Pero bueno, estas vidrieras de Diego Tolomelli ni van de santos ni de flores ni están a trozos. Aquí pongo unas cuantas.

Anuncios