Archivos para el mes de: agosto, 2007

a ver, a ver, parece que hay varias maneras de hacer graffitis. La primera, y la más frecuente, es con aerosoles

aerosol

La segunda es simplemente con puntería

29772-caughtinact

Y la tercera es con visuales, nice and clean and made by graffitiresearchlab, aunque parece que pone un poco nerviosos a los agentes de la guardia urbana de Barcelona

pues eso, otro video de DJ Shadow – el primero que puse fue el de Wong Kar-wai, pero éste es en directo.

Chafardeando por ahí he encontrado este trozo de “My Own Private Idaho“, otra de mis películas fetiche, dirigida por Gus Van Sant en 1991 y protagonizada por (oh!) River Phoenix y Keanu Reeves. La escena ocurre en una casa okupada en la que viven unos cuantos chaperos en torno a un moderno Falstaff y, bueno, resulta que Keanu Reeves es el hijo del alcalde de la ciudad (de ahí el trato especial) que también se dedica al oficio.

La película está montada sobre la historia del Enrique IV de Shakespeare, y centrada en la transición del príncipe Hal (Keanu Reeves) de sus noches de marcha y negocios al regreso al orden paterno. En este caso su padre no es el rey, como en Enrique IV, sino el alcalde. Nunca me han gustado mucho las adaptaciones contemporáneas de las obras clásicas, la verdad, pero oir a Keanu Reeves recitando a Shakespeare a mitad de película y por sorpresa me puso los pelos de punta. En este caso Gus Van Sant muestra sus cartas cuando ya te tiene metido en la historia, y lo hace genial. Bueno, aquí está el video subtitulado con la llegada de Falstaff (en YouTube está toda la película).

Rez está en Manila, va a montar varios directos de Delacrew por allí (tendrá que hacer él solo toda la faena), y acabo de leer en su blog las impresiones de los primeros días. Dice que se siente como un personaje del guión en el que está trabajando, jaja!, a ver si me acaba de explicar eso cuando vuelva. El otro día hablaba de Mongolia, ayer de China y hoy… pues toca Filipinas. Tema oriental. La verdad es que de Manila no tenía mucha información, pero por la descripción que hace Rez parece una de esas mega-urbes del extremo oriente en donde todo está mezclado, todos los ambientes, todas las influencias históricas, todos los vehículos en un tráfico salvaje. Un cierto caos urbanizado o una urbanización del caos. La verdad es que eso puede dar mucho juego para un guión, supongo que se refiere a eso. Voy a poner una banderita sobre Manila para cuando tenga presupuesto para viajes intercontinentales. Ya tengo unas cuantas puestas, y como los amigos sigan viajando de esta manera voy a tener que cambiar de trabajo, porque con el actual no voy a poder hacer este slalom que sigue creciendo. Bueno, mientras tanto voy a poner la foto de Manila que ha colgado Rez.

manila_desde_hotel_web

He estado leyendo el estupendo artículo que Ana Carbajosa ha escrito sobre Tintín y “El Loto Azul” en El País digital (últimamente leo mucho El País digital), “La pista china de Tintín“. Allí cuenta que cuando Hergé (el dibujante de Tintín) anunció que la próxima historia iba a ser sobre China, el capellán de los estudiantes chinos en la Universidad de Lovaina le aconsejó documentarse bien sobre China y su cultura (después del panfleto colonialista de “Tintín en el Congo”) y le presentó a Tchang Tchong-Jen, un joven estudiante de arte chino en esa universidad, con cuya colaboración escribió “El Loto Azul”.

hergeytchang2tchang

Lo que me ha llamado la atención, además de la amistad duradera entre Hergé y Tchang Tchong-Jen (es el Tchang al que busca Tintín en “Tintín en el Tibet”) y del interés de Hergé por el taoismo y la cultura china, ha sido este párrafo:

“El Loto Azul, ambientado en el Shanghai de las potencias ocupantes en los años treinta, es la obra maestra de Hergé, en opinión de afamados tintinólogos. Es el álbum en el que la llamada línea clara acabó de tomar forma, en el que la línea argumental gana coherencia y el que hizo que Hergé, hasta 1934 un joven y prejuicioso artista belga tomase conciencia de la importancia de documentarse hasta el último detalle antes de dibujar las historias. Fue además el trabajo que marcó de por vida la personalidad del artista belga, que se dejó enamorar por el taoísmo, por la poesía y el arte del Lejano Oriente. “Si quieres escribir El Loto Azul, tienes que contar la verdadera historia de China, tienes que utilizar la línea clara de la pintura china, es la línea de la pintura china”. Éste fue uno de los muchos consejos que Tchang le dio a Hergé”.

84-261-0926-8img2

Que la linea clara de Hergé, que ha sido un referente entre determinados dibujantes, pueda haber tenido como referente la pintura china me ha parecido un dato interesante. Una de las caraterísticas de la línea clara, además de la nitidez del trazo, es la ausencia de sombras, y ambos son característicos también de la pintura china. He estado buscando dibujos de los álbumes anteriores de Hergé, y la verdad es que en el anterior a “El Loto Azul”, “Los Cigarros del Faraón”, la linea clara ya está bastante definida, pero es verdad que en el anterior, “Tintín en América”, el dibujo es diferente. Puede que Hergé ya estuviera detrás de la linea clara y que el consejo de Tchang Tchong-Jen acabara de fijar el rumbo.

america

Es curioso, porque durante la época dorada de “EL Víbora” se oponía la influencia americana de Crumb, por ejemplo en Gallardo y Mediavilla, con la recuperación de la linea clara por Daniel Torres o Roger, y a mi siempre me gustó más la línea clara. Jaja!, ahora me acuerdo de que fui el protagonista de una historieta titulada “El asesino del compás” que dibujó Roger con guión de Tornasol y que se publicó en “El Víbora” (eran dibujos basados en fotos, y yo era el modelo de las fotos). Tenía un ejemplar pero lo perdí en algún traslado, así que no lo puedo escanear. Bueno, pues eso, que siempre me gustó más la línea clara, y ahora resulta que puede que tenga detrás influencias chinas. Me mola. Pongo como muestra una página de Crumb.

crumb1

Pero, ya puestos a hablar de historias orientales, hay otro tema interesante, y es el papel de la tradición gráfica japonesa en el manga. Hace tiempo me compré el libro de Owen E. Holloway sobre el arte gráfico tradicional japonés, y saqué la impresión de que el Zen japonés (que es el resultado local de mezclar el budismo indio con el taoismo chino) ha influido mucho en el grafismo japonés, dándole mayor vivacidad y espontaneidad al trazo. Se pierde el control minucioso de la linea clara, pero se gana en recuperar detrás del trazo el gesto de la mano en movimiento, sobre todo en los dibujos en que aparecen figuras humanas (como en Bumpo o Chinnen). Este estilo ha influido sin duda en el manga (y en el yaoi, que es el manga al que más me dedico), en donde la mano muchas veces anda suelta y el trazo casi se come a la figura pero, otra vez, también prefiero en el yaoi la linea clara de P. L. Nunn, que va a resultar ser una dibujante norteamericana de yaoi japonés que utiliza la linea clara europea que está influida, a su vez, por la pintura china.

clexwindow

Estaba leyendo el reportaje sobre Mongolia que sale hoy en el País digital, y cuando he ido a la wikipedia para ampliar información me he tropezado con un personaje muy curioso, Roman Ungern von Sternberg, que tuvo un papel decisivo y paradójico en la independencia de Mongolia de China en 1924. El caso es que el tema de Mongolia me empezó a interesar desde que estuve el año pasado en el campamento de yurtas que ha montado Begoña en la Cerdanya. Es un sitio increible, y además de toda la historia que nos explicó Begoña de la aventura de traer las tiendas, estuve hablando con Zigi, un mongol que acababa de llegar con su familia para ayudarle a llevar aquello y que me estuvo explicando bastantes cosas de la vida allí.

220px-ungern-von-sternberg

Para poner un poco la historia en contexto, los mongoles habían conquistado China sobre el 1280 y, tras la división del imperio a la muerte de Genghis Khan, fundaron la dinastía Yuan que gobernaba en China y Mongolia. El primer emperador fue Kublai Khan, y fue él quién trasladó la capital a Pekín. Cuando los chinos se sacaron de encima a los Yuan mongoles, fundaron la dinastía Ming (en el 1368), y el último emperador Yuan huyó a Mongolia. Los Ming no pudieron conquistar Mongolia, pero sí lo consiguieron (más o menos) los Qing, la siguiente dinastía de origen manchú (tampoco eran chinos) sobre el 1690. Desde entonces Mongolia pertenecía a China, pero a la caida de los Qing (“El último emperador”) Mongolia declaró su independencia en 1911, aunque fue de nuevo conquistada por los chinos en 1919. Todas estas idas y venidas, victorias y derrotas, muestran que Mongolia ha estado históricamente en constante tensión con China y, en los últimos siglos, dentro de su zona de influencia, así que resulta interesante que finalmente consiguiera su independencia y se conviertiera, de hecho, en un estado tampón entre Rusia y China,y aquí es donde aparece Roman Ungern von Sternberg.

Von Sternberg era un general del ejercito zarista que luchó tanto contra los blancos como contra los comunistas en la guerra civil rusa (tiene una buena biografía en la wikipedia) en principio bajo el mando del general Semenov. Uno de esos señores de la guerra que aparecen en situaciones confusas. Por lo visto era de una crueldad extrema y un antisemita feroz, una joya vamos, y su ejército se movía por Siberia al este del lago Baikal, en la retaguardia del ejercito blanco que tenía su frente en los Urales. El ejército lo componía una mezcla de rusos, cosacos siberianos y buryats, una tribu siberiana de origen mongol, y estaba financiado por los japoneses con la intención de crear un estado marioneta al este de Siberia. Más fichas no caben en este tablero, pero lo curioso es como acabó resultando la partida.

El caso es que cuando Von Sternberg rompió con Semenov cambió de rumbo, y en lugar de crear un estado projaponés en el Pacífico decidió intervenir en Mongolia. Era un monárquico convencido, y supongo que dadas las dificultades crecientes de restaurar a los zares en Rusia no se le ocurrió otra idea que intentar restaurar a los Qing en China. Los chinos republicanos habían vuelto a invadir Mongolia en 1919, y a finales de 1920 el ejército de Von Sternberg entra en Mongolia con la complicidad del Bogd Khan, el lider religioso mongol destronado. Vence a los chinos y se convierte en dictador de Mongolia, pero al año siguiente es derrotado por un ejercito ruso (comunista) con el apoyo de los mongoles prosoviéticos de Damdin Sükhbaatar y fusilado.

El resultado es que un ruso, Von Sternberg (aunque con mongoles en sus tropas), conquista Mongolia, vence a los chinos, y otros rusos, el ejercito rojo, lo persiguen y lo vencen a su vez, también con ayuda de mongoles. Antes de la llegada de Von Sternberg una delegación de mongoles pro-soviéticos habían viajado a Moscú para buscar apoyo contra los chinos, apoyo que recibieron, y a su vuelta se encontraron que el enemigo ahora era ruso, pero de los otros. Al final Mongolia pasó a la órbita rusa, un hecho que una China debilitada y necesitada de ayuda tuvo que reconocer, y se declaró independiente en 1924, a la muerte del Bogd Khan.

bogdkhan

Lo que me ha resultado fascinante de esta historia de frontera, en el Far-East, es la abundancia de fichas y la mezcla de elementos orientales y occidentales. Siberia y Mongolia es el único lugar en que se tocan directamente la cola siberiana de la cultura europea y la cultura china, una relación que siempre me ha interesado, y ahora estoy descubriendo el papel que en ese escenario ha jugado y juega la cultura nómada de los mongoles. La figura de Von Sternberg toma un relieve curioso sobre ese fondo, nada ejemplar pero interesante por la mezcla. La wikipedia lo retrata así:

A mystic who was fascinated by beliefs and religions of the Far East such as Buddhism and who believed himself to be a reincarnation of Genghis Khan, Ungern von Sternberg’s philosophy was an exceptionally muddled mixture of Russian nationalism with Chinese and Mongol beliefs. His brief rule of Mongolia was characterised by looting and a reign of terror by his army.

Me da la sensación, además, que esa mezcla que se pudo dar en aquél momento localizada en aquél lugar, puede volverse a dar en un futuro (no a la manera salvaje y dislocada de Von Sternberg) deslocalizada en el mundo globalizado en que vivimos, y en donde China está ocupando un lugar cada vez más importante.

Hace unas semanas vi en la tele en Palma una película que me cogió por sorpresa, Código 46. No tenía ni idea de que iba, pero me fui quedando poco a poco con la historia y al final hubiera aplaudido y todo. En realidad es cuando más disfruto el cine, cuando encuentro una historia que me sorprende. Se trata de una película de ciencia-ficción (más o menos) dirigida por Michael Winterbottom en el 2003, con Tim Robbins y Samantha Morton (y la verdad es que nunca me ha gustado mucho Samantha Morton, too british, aunque en esta tiene un pase), pero lo primero que me llamó la atención es que toda la carga sci-fi estaba en el guión porque película estaba rodada en escenarios perfectamente actuales, y funcionaba.

code46

El guión me recordó mucho el estilo de William Gibson, hay alteraciones biológicas, constantes viajes de un lado a otro, de una ciudad a otra (aunque aquí la mayor parte de la acción pasa en Shangay y no en Tokio, el eje se desplaza a China) y una historia de fatalidad humana, casi griega, que es finalmente corregida con un borrado selectivo de la memoria del protagonista. Pero lo que más se me ha quedado de esta película (más que la historia sentimental que contraviene el código 46), es un tema un poco lateral: el protagonista es una especie de investigador de fraudes, un detective, y como herramienta de trabajo se le ha inoculado el virus de la empatía. Si consigue que una persona empiece a hablar con él, el capaz de averiguar lo que está pensando, y utiliza este truco a menudo.

Nunca he visto ninguna película que tratase el tema de la empatía, y es un tema que tenía en la cabeza desde que leí sobre las investigaciones de Giacomo Rizzolatti con las neuronas espejo. Estas neuronas tienen la característica de que no solo se activan cuando realizamos alguna acción, sino también cuando observamos a alguien realizando esa acción, aunque nosotros no la hagamos o, como el protagonista de la peli, cuando podemos recoger lo que piensa o siente otra persona. Reflejan la acción de esa persona como en un espejo interno y permiten hacer propias las acciones, sensaciones y emociones de los demás, son neuronas que tienden puentes más allá del cerebro, sumando una mayor intimidad a los datos que proporcionan los sentidos.

La empatía es un canal de comunicación impresionante que funciona a una frecuencia muy baja, a veces casi imperceptible, pero se nota. Claro que también tiene un riesgo, y es que tiendes a actuar más en función de lo que estás recibiendo que en función de tu propia posición en el escenario (un riesgo relativo), y ese es al final el descargo para Tim Robbins por haber contravenido el código 46 con Samantha Morton. La super-empatía que le habían inoculado le llevó a actuar más allá del papel que tenía fijado (= se enamoró), así que le neutralizan el virus de la empatía y le reconfiguran la memoria para que olvide ese episodio y vuelva con su familia. Se me ha quedado esta historia en la cabeza.

Enric ha colgado en su blog (o wblog) un resumen de la primera jornada de la Wikimania 2007 que se ha celebrado en Taipei del 3 al 5 de este mes de agosto. Wikimania es una conferencia internacional de usuarios e investigadores de proyectos wiki organizada por la Fundación Wikimedia, la promotora de la Wikipedia. Enric está haciendo su tesis sobre las similitudes entre la filosofía de la Wikipedia y la del software libre y el paralelismo en la evolución de ambos proyectos, y fue invitado a intervenir en esta Wikimania, que es el tercer año que se celebra. Así que noticias en directo desde Taipei.

5eb33d69de

Me ha llamado la atención lo primero que explica:

“El primer día de Wikimanía 2007 me ha impactado sobre todo por cómo el concepto de open space parece impregnarlo todo (al igual que sucedió en la inconferencia sobre periodismo ciudadano), como si la libertad estructural del wiki saltara de las pantallas de los portátiles (están por doquier) a las salas del CTOYAC (fantástico edificio, casi igual de fantástico que la organización). Dependiendo de los ponentes (aunque el término ya no acaba de hacerme al peso), ha habido que mover mesas para diseminar conversaciones en pequeños grupos, o arrodillarse por el suelo para escribir en papeles que acababan formando un mosaico de ideas en la pared, o editar en directo el wiki de la conferencia (que no para de crecer en paralelo a las diferentes sesiones, uno diría que siempre a tiempo)”.

Es curioso esto de que un cierto estilo on-line se cuela en el off-line y rompe con los rituales propios de estos actos. “Contaminación” wiki en el CTOYAC. Me ha llamado también la atención el comentario de que esperaba una audiencia un poco más familiarizada con el software libre, en principio me ha chocado, porque realmente se trata de temas primos hermanos, pero después he pensado que puede ser una de las ventajas de este curioso forking entre el software libre y los wikis: no todo el mundo que esté metido en wikis ha de estar necesariamente interesado en temas de software, pero la ventaja es que puede acceder igualmente a la misma filosofía de compartir. Cada vez estoy más convencido de que una de las aportaciones fundamentales del software libre, además del éxito en la creación de programas, está en la extensión de la idea de conocimiento libre, un tema que ya no solo pone en cuestión a Microsoft, sino a los métodos de trabajo en que se basa la Enciclopedia Britanica, las revistas científicas, todo el tema del copyright e incluso la enseñanza académica en las universidades. El peso de esta transformación en la gestión del conocimiento a nivel de cultura puede que sea mayor que la intención original enfocada al software, así que quizá sea una buena noticia que no hubiera mucha familiaridad con el software libre en la audiencia, pero que estuvieran allí.

Con Enric hemos comentado alguna vez otro parecido de familia, el de los blogs y los wikis. Mientras los blogs son un saloncito en donde el autor acoge a sus invitados y les cuenta cosas, un wiki es un jersey tejido a muchas manos que sale sin marca. Los blogs tienen el gancho de hablar en primera persona, y la conversación se desarrolla a partir de comentarios (que aparecen en un relativo segundo plano). Cuando se quiere que fluya (y se acumule) la información sin protagonismos y en un mismo plano horizontal, la herramienta es un wiki. También me ha hecho gracia lo que dice sobre la posibilidad de convertir un wiki en un blog, supongo que restringiéndolo a un solo acceso. De hecho dice que el suyo está montado sobre MediaWiki, el mismo software que utiliza la Wikipedia. Igual al final estos primos se acaban casando, y es posible montar un wblog con entradas particulares y colectivas, en plan pareja abierta y cama redonda.

A ver si me espabilo, que llevo un Agosto tan vago que hasta me da pereza escribir. Pero hoy he leído un artículo en Ceres (traducción del publicado en Science en marzo de este año) que me ha vuelto a poner las pilas. El artículo explica una serie de investigaciones que apuntan a que la diferencia del cerebro humano con respecto al de los primates no reside necesariamente en que sea más grande sino en que está mejor interconectado, en que es más complejo. Los neanderthales, por ejemplo, tenían el cerebro más grande, pero no tenían la capacidad simbólica suficiente como para realizar pinturas rupestres y su nivel de organización social era, por lo visto, mucho más fragmentada que la nuestra.

De esta similitud entre el funcionamiento del cerebro y los modelos de interconexión de los sistemas complejos ya comenté algo en el post sobre Joaquín Fuster. Las funciones cognitivas (percepción, atención, memoria, inteligencia y lenguaje) ya no se consideran entidades separadas sino redes distribuidas en circuitos de neuronas que pueden pertenecer a la vez a varias de estas redes. Si el trabajo de Fuster se centra en el mapa de las redes de las funciones cognitivas (y sobre todo de la memoria), este artículo analiza tres grupos concretos de células que aparecen en mayor número o con diferentes características en el cerebro de los humanos y en de los primates.

El primer grupo son unas neuronas en forma de huso, llamadas neuronas VENs, mucho más abundantes en nuestro cerebro:

“¿Para qué usaban los humanos estas grandes VENs? No se sabe en forma cierta, pero han comenzado a surgir pequeños indicios. Hace un año, el equipo de Allman publicó en Neuroscience, que las VENs humanas parecían hacer pocas conexiones con las células nerviosas adyacentes, pero en cambio las hacían con otros tipos de neuronas. Ya que se sabe que la velocidad de conducción de los impulsos nerviosos incrementa el diámetro de la fibra nerviosa, Allman pensó que las grandes VENs manejaban la información rápida desde la corteza cingulada anterior y la corteza fronto insular, a otras partes del cerebro. “Se trataría de células de alto rendimiento”, señala Allman”.

La hipótesis de Allman es que estas neuronas pueden tener un papel importante en la adaptación a nuevos cambios sociales, y lo curioso es que son neuronas que les gusta conectarse más allá de los límites de su vecindario, células de alto rendimiento que parecen funcionar como routers entre diversas partes del cerebro.

El segundo grupo son unas estructuras celulares organizadas en mini-columnas:

“En los seres humanos se han descrito unas curiosas estructuras que también son comunes a otros mamíferos y que se han llamado mini columnas. Fueron descubiertas en 1952 y se trata de estructuras celulares ubicadas en la corteza cerebral, que están compuestas por 50 a 100 células nerviosas unidas verticalmente entre sí. Ahora la mayor parte de los neurocientistas consideran a estas mini columnas como la unidad modular básica del proceso de la información neural, es decir corresponderían a un sistema neuronal que responde a muchos estímulos simultáneos. “Las mini columnas sirven en el cerebro como un procesador paralelo”, dice el neurólogo Manuel Casanova de la Universidad de Louisville en Kentucky”.

Nuestras mini-columnas doblan en anchura las de los primates, y son más grandes en la áreas del cerebro relacionadas con el lenguaje, en el lado izquierdo, que en el derecho. La relación del procesamiento en paralelo con el lenguaje ya es un punto interesante, pero me ha gustado la conclusión de Manuel Casanova:

“Según Casanova, todo este trabajo sugiere que las modificaciones de las micro columnas humanas durante el proceso evolutivo, han ido permitiendo una mayor conectividad. Estas reorganizaciones pueden haber ayudado a la expansión de las capacidades cerebrales humanas. “Para ser más inteligente se necesitan más y más rápidas conexiones”.

Vale, para ser inteligente se necesitan más conexiones y más rápidas (si añadimos más baratas le pongo un sello y lo envío a Telefónica), y estas mini-columnas parecen cumplir esa función. La cantidad se suma a la calidad de las conexiones, esta suma puede que nos haga humanos, y mayor cantidad pero de menor calidad igual no consigue los mismos resultados.

El tercer grupo son unas celulas nerviosas especializadas llamadas astrocitos que producen una proteina que induce a la creación de sinapsis o conexiones entre las células, el pegamento que monta los puentes por donde circula todo esto.

El artículo me ha dado información sobre los nodos básicos sobre los que parece funcionar (son hipótesis) la estructura en red del cerebro de la que hablaba Joaquín Fuster. El cambio de paradigma de que hablaba y el paralelismo con la estructura de Internet y con el modelo de los sistemas complejos son temas que me dan vueltas en la cabeza. Bueno, y la relación de estas células de procesamiento en paralelo con la Inteligencia Artificial.

Después de leer este artículo he leido otro en Ciencia Kanija sobre la conciencia y la identidad. No entro a comentarlo porque esto se está haciendo muy largo (cuando me pongo, me pongo), pero pego aquí un fragmento y que cada cual saque sus conclusiones:

“Si piensas en el cerebro como en un conjunto de ordenadores, cada uno de ellos realizando distintas y complejas tareas y procedimientos, la consciencia es como una red Wi-Fi que integra las actividades de los ordenadores de forma que puedan trabajar juntos, explicó Morsella”.

Hace unos días estuve cenando en casa de danihagen con unos amigos y estuvimos hablando de comida sana y dietas diversas. Les comenté algunas cosas de la dieta que hacíamos en Stillpoint cuando estuve allí hace años (como tomar levadura fresca en el desayuno), y el caso es que años después he relacionado varias cosas de esa dieta con lo que luego fui leyendo sobre alquimia taoista. Voy por partes.

Stillpoint era una fundación taoista que dirigió durante muchos años Gia Fu Feng. Cuando yo llegué, a principios de los 80, ocupaba una finca bastante grande en las montañas rocosas cerca de Colorado Springs (en los USA), a unos 3.000 metros de altura. Estuve allí dos años, aprendiendo varias teclas del taoismo (un tema que me interesaba) y disfrutando como un niño de vivir en aquellas montañas. Gia Fu había sido amigo de Kerouac y los beat californianos, y Stillpoint mezclaba un estilo de vida taoista con un punto relajado bastante freaky.

La dieta allí tenía varias cosas curiosas. Una era ésta de comer levadura de pan fresca en ayunas. La levadura fresca tiene un sabor detestable hasta que no te acostumbras, como cuando empiezas a beber cerveza, pero al comerla fresca empieza a subir directamente en el estómago (hay que esperar media hora antes de comer nada sólido). Entonces, además de proporcionar un montón de vitaminas y otros elementos, limpia el estómago de basurilla acumulada y lo deja preparado para el trabajo del día. Pero lo que luego más he relacionado con la alquimia taoista era la costumbre de tomar niacina después del desayuno. La niacina es vitamina B3, y es un activador del metabolismo en las células que además funciona para limpiar los tóxicos del cuerpo. Lo típico de tomar niacina pura en cierta cantidad (no recuerdo ahora la dosis) es que al poco rato la piel se te pone superroja con un ardor no muy agradable como si toda la sangre se viniera a la piel, y con una sensación potente de energía. Esto puede durar entre un cuarto de hora y media hora, y yo a veces me metía en la bañera para enfriarme un poco. Lo que hace la niacina es acelerar el metabolismo quemando también los residuos, es un abrillantador corporal interno. Cuando acaba el flash te quedas plink! (y lo notas).

Pues resulta que, mientras la alquimia en Occidente se dedicó a tratar de conseguir oro de otros metales a partir de procedimientos bastante complicados, la alquimia taoista tenía como objetivo conseguir la inmortalidad por procedimientos igualmente complicados pero internos, o al menos ralentizar el envejecimiento del organismo. Trabajaba en el interior del cuerpo. Las dos tenían objetivos demasiado ambiciosos, pero mientras la occidental fue precursora de la química, la taoista corre paralela al desarrollo de la medicina china. Lo mejor que he leido sobre alquimia taoista son los capítulos que le dedica Needham en “Science and Civilisation in China” y la traducción que hizo Wilhelm de “The Secret of the Golden Flower“, aunque ahora hay más traducciones de tratados taoistas que no conozco.

La verdad es que tampoco me he dedicado mucho más al tema, y no pretendo hacer alquimias ni externas ni internas, pero varias veces he pensado en el efecto que pudo tener la dieta de Stillpoint en poner, en aquel momento, el contador a cero, o al menos en retrasarlo varios años. Gia Fu nunca habló mucho de estos temas, y no era en absoluto amigo de esoterismos, pero (y esto es una característica china) hacer las cosas es más importante que explicarlas. Todo el estilo de vida allí, incluida la altura, el clima seco, los prolongados baños, los paseos diarios por la montaña de varias horas y la dieta que mezclaba ideas taoistas con productos norteamericanos, estaba dirigido dejar el cuerpo limpio y resonante. Funcionaba como una depuradora, un balneario un poco raro. Luego se revisaban sus traducciones del “Tao Te King” o del “Chuang-tzu”, y las ideas se entendían mejor porque ya estaban en la rutina diaria.

Bueno, de todo esto hace muchos años. Niacina no he vuelto a tomar desde entonces, con la levadura fresca seguí algún tiempo, hasta que se hizo dificil conseguirla, pero con lo que me he quedado ha sido con un consumo diario de antioxidantes. Resulta que vivimos en este planeta respirando oxígeno, en lugar de metano, por ejemplo, y es la mar de normal, pero el oxígeno también oxida, y no solo el hierro, sino que crea radicales libres en los organismos vivos. Cada día me desayuno con un buen tazón de té verde, que es un super-antioxidante, y un gramo de vitamina C, que también lo es. Sobre el consumo continuado de grandes dosis de vitamina C hay cierta controversia, pero un gramo es una dosis media y, en todo caso, la vitamina C es hidrosoluble y lo que sobra se elimina fácilmente por el riñón. No sé si esto tiene que ver mucho con la alquimia taoista, pero no creo que lo estuviera haciendo de no haber pasado aquellos años en Stillpoint aprendiendo éstas y otras teclas.