Archivos para el mes de: septiembre, 2006

La verdad es que me pasa muy a menudo: se me cuela un tema por cualquier historia y estoy varios dias dándole vueltas y buscando aquí y allá. Ahora, la camiseta de Basquiat me ha hecho volver al mundillo de Warhol, y he encontrado varias cosas interesantes. Bueno, he encontrado varios videos interesantes porque, claro, si lo que busco está en video, me aparece un video, asi que vuelve a ir de videos.

Lo primero que he encontrado es sobre la gira Exploding Plastic Inevitable que Warhol montó con los Velvet Underground a finales de los sesenta. Hay una estupenda historia de los Velvet (con cotilleos sobre las tensiones entre Lou Reed y John Cale) aqui. Los Velvet eran un grupo 100×100 neoyorquino y no triunfaron demasiado en el ambiente hip californiano de aquellos años. Unas historias demasiado fuertes. Luego, cuando cambió el viento, se recuperaron aquellos discos y Lou Reed inició su carrera en solitario (con la producción de Bowie y Ronson en el Transformer).

El video (que parece ser un corto muy corto dirigido por Donald Vameth) tiene como tema una canción que no conozco, European Son, pero lo curioso es que más que una canción es un loop que se repite insistentemente. Esto es algo que hacían los Velvet, quedarse colgados con un tema. Y el video es todo un ejercicio de visuales, todo encajado. Aquí está:

Por lo visto, Warhol conoció a los Velvet a través de Joe Dallesandro, uno de los personajes que sale en “Walk in the wild side” (Little Joe never once gave it away, Everybody had to pay and pay, A hustle here and a hustle there…) y protagonista de las películas “made in Factory” que dirigió Paul Morrisey (Heat, Trash y Flesh). Bueno, pues TAMBIÉN he encontrado  un trozo de Heat en YouTube.

No se lo que dicen porque (asombro) se me ha quedado colgado el loop del primer video, y aunque cierre la página y abra otra, lo único que oigo es eso. Nunca me había pasado. Después de colgar esto voy a cerrar todo, apagar el ordenador, y volver sobre ello para ver el video tranquilamente (eso espero). Por cierto, me acabo de enterar de que la portada que hizo Warhol para el “Stickyfingers” de Los Rolling Stones era una fotografía localizada de Joe Dallesandro.

Hoy he leido en menéame una noticia curiosa, se titula “La estructura del ADN fue descubierta bajo el efecto de la LSD”, viene de Naxos y reproduce un artículo del periodista Alun Rees publicado en el 2004. La noticia se refiere al uso del LSD por parte de uno de los dos descubridores del ADN, el físico reconverido en biólogo (y Premio Nobel), Francis Crick.

La noticia es curiosa, y el artículo es muy interesante, pero la web en donde está colgado el artículo no me ha parecido muy fiable y he intentado encontrar más información sobre Alun Rees. No he encontrado gran cosa sobre él, pero sí he encontrado otras referencias que refuerzan su versión. La primera ha sido en el artículo de la Wikipedia sobre Crick:

Rumours circulated later in his life that Crick told a colleague that he had taken small doses of the hallucinogenic drug LSD. However, during his life, Crick was ready to sue anyone who put these rumours into print. Crick was a founding member of a group called SOMA, one of many organizations that has tried to prevent criminalization of cannabis.

La Wikipedia puede estar refiriéndose al artículo de Rees, en todo caso, la pertenencia de Crick al SOMA parece convincente. La segunda referencia se encuentra en una entrevista al propio Crick. La cita es un poco larga pero creo que merece la pena:

MISHLOVE: If I can just summarize what you’ve said, it seems to me that you’re suggesting that on the membrane of the neurons, and the chemicals that cross the synapse, in that region there are ways that will enable the neuron itself to remember a particular kind of signal so that it might be more likely to fire when that particular signal comes again.

CRICK: Yes, well that’s just for the one synapse. Of course if it has to make much effect on the neuron it has to be multiple synapses.

MISHLOVE: Because every neuron is connected to perhaps thousands of other neurons. It’s constantly sending and receiving signals to thousands of other neurons.

CRICK: That’s right. And of course because it’s like that, that explains why very tiny amounts of chemicals can alter people’s behavior, because they go and sit on some of these molecules, different types of them, and that alters — for example, you can have one the signal which is to calm down the neuron. And if you therefore put a chemical which increases that, that will calm you down or send you to sleep, if that’s what sleeping pills are. And we’ve seen that, of course, recently in things like Prozac. So that’s why tiny amounts of chemicals will do that. In the case of LSD, for example, you only need 150 micrograms to have all these funny experiences, you see. It’s minute. And that’s because they fit into special places, these little molecules, these drugs which you take. They fit into special places in these other molecules. They’ve been tailored to do that.

MISHLOVE: Do you have a sense of the process by which hallucinogenic drugs such as LSD, or psychedelic drugs, actually affect the brain? What is going on there?

CRICK: Well, I don’t have a detailed knowledge, no, I don’t, and I’m not sure that anybody else really knows. They have a rough idea.

MISHLOVE: We know that obviously there’s a chemical influence.

CRICK: Well, typically, different ones act in different ways. But a common thing is to see colors more vividly, for example, and often to see things move in a way when they’re not actually moving, and things of that sort. So they boost up in some way the activities of what you might call the color parts of the brain and the moving parts of the brain and so on. But the government isn’t very keen on giving money for research on that sort of thing.

Es el propio Crick el que introduce el tema del LSD, y su entrevistador coge el tema al vuelo y lo reintroduce en la siguiente pregunta. Crick tira algún balón fuera, pero responde. La verdad es que el artículo de Rees me resulta verosimil. La referencia a Aldous Huxley encaja en este contexto, pues Huxley, que era una figura literaria importante en la Inglaterra de aquellos años, fue un un viajero precoz con billete LSD, y de estos viajes salió su libro “Las puertas de la percepción” que se convirtió en un libro “de culto” entre los hippies. Huxley forma parte del grupo de literatos, artistas y ciéntificos que experimentaron con los alucinógenos antes de la explosión popular de los sesenta, como Henry Michaux con la mescalina. Es verosímil, entonces, la influencia de Huxley en Crick.

Hay dos temas interesantes en el artículo de Rees. El primero es que fuera el LSD el que ayudara a Crick a descubrir la molécula en doble hélice del ADN. Por lo visto, Crick tomaba pequeñas dosis de LSD para estimular su mente, y en un momento dado cantó bingo y se fueron al pub a celebrarlo. El billete en este viaje es importante, pero creo que lo fundamental es la cabeza del pasajero. El LSD puede ayudar a crear nuevas conexiones, pero lo hará a partir de la información que está disponible en las puntitas sinápticas. Si hay información sobre biología, conectará biología al cuadrado, si hay información sobre un mechero en mi mano, conectará fuego en mi mano hasta que parezca un volcán, y si hay información sobre bloqueos o malos rollos cuidado, cuidado, porque eso al cuadrado puede ser muy indigesto y llevar a cualquier sitio. En todo caso, la historia de Crick tiene una moraleja (que ya se sabía): el LSD puede ser creativo, hasta en biología molecular.

El otro tema es más anecdótico, pero me he enterado a través de este artículo. Según Rees, la relación de Crick con David Solomon, un escritor norteamericano amigo de Leary, en el entorno de SOMA, atrajo a un joven bioquímico, Richard Kemp, a trabajar en la obtención de LSD bueno, bonito y barato. Solomon y Kemp estuvieron produciendo LSD desde 1968 a 1977, cuando la policía los detuvo. Por aquellos años había buen LSD, igual tenía que ver con esto. Luego empezaron a mezclarlo con anfetamina y el billete te convertía en una coctelera de efecto imprevisible. Ahí dejé de tomar el avión. Me quedo con uno de los comentarios de la noticia en el menéame: para subir a ese avión hay que sacarse primero el carnet de conducir.

Esto va para Guille.

Pues esta tarde he empezado buscando en Google información sobre el Berlín de los años 30, y he acabado con una buena sesión de Trance en Google Video, con cantidad de información sobre el Berlín del siglo XXI (o sea, éste). Voy a linkear alguno de los videos que he visto y hacer una especie de Trance TV de domingo por la tarde.

El Trance es la música electrónica que más me gusta, la que realmente me hace bailar y con la que más disfruto. La he ido descubriendo en las discotecas, había un tipo de música que me ponía a cien, y durante unos años tuve un vecino que pinchaba y conocía el tema, y fue él quien que me puso al tanto del asunto. Luego vinieron las sesiones en el Resplandor (o por aquí y por allá) cada fin de semana, y me fui metiendo más y más. El Trance añade al punto rítmico del Techo un espacio melódico que amplía las posibilidades para bailar allí enmedio, pero sobre todo tiene unos crecendos que cuando se disparan te vuelven loco. Es típico del Trance que, de repente, se rebaja el ritmo, como la marea cuando se retira, y luego, poco a poco, va subiendo otra vez hasta que estalla, lo vas oyendo llegar y al final toda la pista arranca a bailar de nuevo con el tema recuperado. Una noche de Trance te carga las pilas, de verdad.

Bueno, pues el primer video que voy a poner es el que me ha resultado más familiar del ambiente en una disko trance. Es muy cortito (2.08m) y está filmado en una trance party en una fábrica abandonada de Amsterdam.

El siguiente que voy a meter (6.37m) es un poco diferente, es Goa Trance, el tipo de trance que se ha desarrollado en la ciudad india de Goa (la mayoría del Trance es europeo) a partir de la colonia de hippies que viven allí. No lo conozco mucho, pero por lo que he oido aquí es un trance muy a ras de tierra, no tiene subidones pero tiene buenas rascadas. Y los visuales son muy buenos, un estilo psicodélico, pero bien evolucionado.

Bueno, y para acabar un poco más de información sobre el tema. Es un documental de 25m sobre la escena Trance en Berlín, con buena musica (no tanto los visuales) y buena información sobre como empezó toda la historia. Me he enterado de cosas que no sabía, como la importancia de los berlineses del este (Paul van Dyk lo es) en esta movida. Es divertido el trozo en que Dr Motte explica (con gafas de sol en el metro) que los clubs de Berlin oeste estaban llenos de “alcoholic people”, nada interesante, pero el premio se lo lleva Paul Browse, que responde a la entrevista detrás de unas impenetrables gafas de sol mientras a su alrededor NIEVA! El documental acaba con el Love Parade que se celebra cada año en Berlín en julio, la mayor Rave del mundo. Bueno, aquí está.

Ayer fui al concierto que hacía Carrie al aire libre en la Rivera: Carrie Lewis and The Broken Dreams Orchestra. Otra vez fue un gustazo escuchar a Carrie. En total eran siete músicos (de varias nacionalidades) y el concierto estaba dedicado a la música de Kurt Weill y Bertolt Brecht, musica de Berlín de los años 30, y a algunas otras canciones de la misma época.

Hace unos dias, cuando estaba preparando el concierto, le dije a Carrie que una de las canciones que más me habían gustado de las que le había oido era Alabama Song (una de las canciones Weill/Brecht), y me dijo que la incluiría en el concierto. No se la había vuelto a oir desde la primera vez que la oí cantar, en un bar del Poble Sec que se llama La Tinta Roja hace ya unos años. Es una canción que cantaban los Doors y que por mucho tiempo pensé que era suya, hasta que descubrí que no. Me gusta porque tiene todo el regusto de los cabarets de Berlín de aquella época, el Berlin de Christopher Isherwood y de la película Cabaret, el Berlin loco de antes de Hitler. Unos años míticos.

He estado buscando en YouTube para poner un video de esta canción (Dani estuvo grabando el concierto, igual se puede subir a Google Video), y he encontrado tres versiones: las de los Doors, que está bien pero ya la he oido mucho, una de un concierto de Bowie en Berlin, que está muy bien, y otra de Marilyn Manson, también en Berlín, que está genial, asi que, por una vez, voy a poner a Manson delante de Bowie. Le saca más el punto de cabaret decadente.

Pero en el concierto de ayer hubo más sorpresas. Algunos de los músicos de la orquesta eran argentinos, y Carrie, en un momento dado, se arrancó con un tango de por aquella época, “Nostalgias” (lo cantaba Gardel), y le salió la mar de bien. Tenía una amiga argentina a mi lado que aplaudía como loca. Me hizo gracia porque éste es un tango que cantaba Hugo en Costa Rica, lo tenía en el repertorio y se lo oíamos cada vez que le ibamos a escuchar cantar por los hoteles de Quepos.

En YouTube solo está la versión de Calamaro, que está bien pero muy descargada y mezclada de ritmos (y con el logo de Antena 3 que no quiero que aparezca en mi blog), pero mientras buscaba he encontrado otro tango que me gusta, y este cantado por Gardel, “Mano a mano”. Hace tiempo hablábamos con Fernando de este tango, que tiene una letra de rompe y rasga, asi que voy a poner éste, y mezclar de paso a Marilyn Manson con Carlos Gardel (jeje).

Este mes de agosto, una mañana que iba a desayunar cerca del trabajo, vi en el escaparate de una tienda de ropa que hay en la calle Sant Jaume una camiseta que me gustó, una camiseta negra con un dibujo impreso. Me paré, estuve fisgoneando y descubrí que el dibujo era una pintura de Basquiat, y todavía me gustó más la idea de llevar una pintura de Basquiat en la camiseta. Pero la tienda estaba cerrada, era un poco pronto, sobre las 10, y pensé que todavía no habían abierto. Ese dia iba a desayunar al Schilling, en la calle Ferran, y poco antes de llegar, en una librería que hay bajando a la derecha, vi que tenían en el aparador un libro sobre Basquiat. Me hizo gracia la coincidencia y entré a preguntar el precio, pero era un poco caro y no lo compré.

A media mañana volví a pasar por la tienda, pero seguía cerrada. Pensé que estarían de vacaciones, pero este mes he pasado varias veces por allí y sigue cerrada. Me parece que lo que han cerrado es el negocio, y han dejado en el aparador la camiseta que me gusta. Está alli pero no hay manera de comprarla. Hoy he vuelto a pasar para comprobar lo mismo, que no. El cuadro que lleva la camiseta se parece mucho a este:

basquiat_33

Bueno, pues como no me puedo comprar la camiseta, voy a hablar de Basquiat, que es un pintor que me dejó bocas cuando lo conocí. Su vida es como una novela, empezó pintando grafittis en las calles de Nueva York en los 80 (firmaba SAMO), y acabó trabajando con Warhol (y ligando con Madonna). De abajo arriba a la velocidad de un ascensor del Empire State. Por algún lado leí que Warhol volvió a pintar a partir de su amistad con Basquiat. Aquí están los dos de boxeadores:

basquiat

Hizo exposiciones por todo el mundo (yo vi algunos cuadros suyos en la Gaspar por aquellos años), y al final murió de una sobredosis de caballo en 1988. Otro pintor de aquellos años, Julian Schnabel, hizo una película sobre él (su primera película) con Bowie haciendo de Warhol. Bowie nunca ha sido un buen actor (bueno, menos en Bienvenido Mr. Lawrence), pero la mezcla tenía su miga. Pues fisgando por ahí me he enterado de que Basquiat se dedicó durante una época a pintar camisetas de una diseñadora de NY, y aquí hay una foto suya entrando en el Mudd Club con una de ellas puesta. La foto la hizo su amigo Nicholas Taylor, que tiene toda una sesión sobre él aquí.

18932-1

Anteayer volvimos al bar de Victor, habíamos quedado en el Sifó pero estaba demasiado lleno, así que al final quedamos allí (hacía meses que no iba) y la sorpresa fue que nos encontramos a Víctor, que ha venido este fin de semana a Barcelona para arreglar cosas. Va a volver dentro de unos meses a hacerse cargo otra vez del bar. Nos reunimos una buena tropa: Pablo, que ha vuelto esta semana de Ibiza y a fin de mes se va a Méjico, Ermi, un colega suyo inglés que ha venido de Ibiza a instalarse a Barcelona (y a pasado unos dias en casa), Mason, que ahora vive en Barcelona, Guille, que venía muy bien acompañado y con el que estuvimos hablando de los respectivos blogs, y al final casi hacemos una apuesta (que habría ganado yo), Martín, que nos hizo un buen reportaje con una supercámara que llevaba… En total sumábamos tres continentes y un montón de paises, una noche del Raval.

Victor, que lleva casi dos años viajando por ahí, me dijo que le sorprendía la cantidad de extranjeros que había en el bar, y es verdad, hasta hace poco los extranjeros no se arriesgaban por el Raval, pero anteayer en el bar la cosa estaba muy mezclada. Esta es la Barcelona que me gusta, y el Raval es mi barrio favorito para salir por la noche. Lo empezó a ser cuando Victor llevaba el bar, y en el bar te sentías como en tu casa. Esto es algo que me ha pasado varias veces y que siempre he disfrutado: tener un sitio al que ir sabiendo que te vas a encontrar gente que conoces y lo vas a pasar bien. Si las paredes de ese bar hablasen explicarían muchas historias, algunas muy divertidas y otras no tanto, pero bueno, han sido testigos de muchas horas de mi vida en los últimos años. El viernes nos lo pasamos bien todos allí otra vez.

Bueno, pues en este festival de videos en el que estoy metido últimamente, hoy se me ha ocurrido buscar uno de otro palo muy diferente, y también lo he encontrado, esta vez en YouTube. Por cierto, que ha aparecido una noticia en menéame (que viene de Digg, que viene de 20minutestokill) según la cual la Fox de Murdoch, que ya compró MySpace, habría comprado YouTube. La fuente no es muy fiable, así que más que una noticia parece un rumor, pero resulta interesante porque muestra las espectativas que existen sobre la continuidad de YouTube y, en el fondo, la relación y las posiciones entre los media distribuidos y los media de toda la vida.

Bueno, a lo que iba. He buscado un aria que me encanta de una opera que se llama La Wally. No es una opera muy conocida, pero aparecía en una película que se llama Diva y fue la primera vez que un aria de opera me emocionaba, y a partir de ahí empecé a investigar más. Me ha hecho gracia que la entrada de la wikipedia también relaciona La Wally con esta película.

diva20poster

En realidad, a mi la música clásica me la descubrió el cine: Diva me introdujo en la ópera, Rendez-vous à Bray en Brahms y la música romántica, y asi sucesivamente. Descubrí un filón, y cuando más escucho musica clásica es precisamente en otoño. Parece que encaja más. Pues bueno, oooootra vez voy a poner un video. Lo que me engancha en la ópera es la potencia y la soltura de la voz. La voz me emociona siempre, cante quien cante, sea el Camarón, sea Shakira o sea la Callas, y en la ópera la voz tiene campo libre y sin techo. A veces carga cuando busca una excesiva filigrana y se enreda en si misma, pero para mi en esta aria de La Wally la faena está bien resuelta.

No se si empezar a preocuparme. Llevo ya varios años sin ver casi televisión (el teletexto y algún telediario suelto), y llevo tres dias colgado del Google Video. Con los conciertos todavía tira que te va, los pongo en el PC de musica de fondo y sigo tecleando en el portátil, pero me acabo de pasar 50 minutos pegado a la pantalla del portátil viendo el documental “The History of Hacking“, y tengo la misma sensación de cuando acabas de ver un programa de televisión. No he hecho nada más que mirar en todo este tiempo. Es una vieja sensación que tenía casi olvidada y que me deja un sabor un poco raro.

Bueno, pues he encontrado este documental (que está bastante bien) a través de la web de Jason Kottke, kottke.org, que ha estado en el Ars Electronica 2006 y le dedican un post en Elástico. De repente, vuelta a Google Video. Explican como el hacking empezó, en realidad, con el hacking telefónico. Cuando se suprimieron las telefonistas y se automatizaron las líneas a base de tonos, bastaba introducir el tono adecuado para conseguir linea, y resulta que ese tono lo daba un silbato que se regalaba en los paquetes de cereal de una marca que se llamaba Captain Crunch. John Draper tomó ese apodo, Captain Crunch, y se dedicó ha hacer llamadas de larga distancia gratuitas y a conectar con otros aficionados al tema alrededor del mundo. Después pasaron del silbato a una caja de tonos, la bluebox, hasta que las compañías telefonicas se mosquearon y pararon el asunto.

Pero poco después apareció Internet y las reuniones del Homebrew Computer Club, que fue uno de los centros donde nació la idea del ordenador personal, el PC (muy bien explicado) y Steve Wozniak, uno de los miembros del club y fundador de Apple con Steve Jobs, conectó con Captain Crunch y… bueno, no voy a explicar todo el documental, vale la pena verlo (está en inglés). Además de Draper (¿Draper? ¿será por eso lo de Ubuntu Draper?) y Wozniak, también aparece John Markoff (mmm…) y Kevin Mitnick, claro (que ahora es un consultor de seguridad con corbata). Hay un momento genial al final del documental, cuando Wozniak, hablando con Draper, se saca del bolsillo una bluebox.

Bueno, pues pongo aqui el video, y me quedo pensando si mi pantalla interactiva de siempre no se va a acabar convirtiendo en otra pantalla de la tele, o si pueden convivir las dos juntas cuando haya algo que realmente valga la pena.

Pues me estoy pasando el finde (hoy en Barcelona también es fiesta) colgado del Google Video. Ayer fueron los Red Hot y hoy (lo estoy viendo ahora) es un concierto de los Doors en el Hollywood Bowl en 1968. Vaya voz tiene Jim Morrison, esto es un lujo. El video está aqui, pero bueno este desparrame de videos me ha recordado un tema que vengo siguiendo desde antes del verano, el debate que está teniendo lugar ahora mismo en Estados Unidos sobre la neutralidad de Internet, y que tiene mucho que ver con el tema del acceso a videos (y a lo que en general se llama contenidos) en Internet. Abadia Digital y Elástico han ido dando noticias, y el jueves pasado salía un artículo en el Ciberpais.

Hago un poco de repaso. Todo empezó con el debate en la Cámara de Representantes (cielos! que bailoteo se está pegando Morrison con esos pantalones de cuero) de la Communications Opportunity, Promotion and Enhancement Act (Cope Act), que por lo visto pretende flexibilizar las condiciones legales por las que se rigen las compañías telefónicas (como ATT) para que puedan competir con las compañías de cable. La cuestión está en que las compañías telefónicas no pueden discriminar el tráfico, no pueden priorizar unas llamadas sobre otras, han de ser neutrales, mientras que las compañías de cable no están sujetas a esta neutralidad pues las cubre el derecho a la libre expresión. Tal como lo entiendo (bueno, pues después de los Doors me he puesto a Hendrix en Woodstock, el del 69) se considera que las telefónicas administran un medio sobre el que se desarrolla cualquier comunicación, mientras que las compañías de cable se dedican fundamentalmente a distribuir contenidos por un medio determinado, y son libres de distribuir los contenidos que quieran.

Este parece que es el planteamiento de la Cope (glups!) Act, pero claro, flexibilizar este tema tiene el riesgo de que las compañías de telecomunicaciones se carguen la neutralidad de Internet (que es a lo que van). Ahora mismo Internet no discrimina, cualquier web es igualmente accesible para cualquier navegador en lo que se llama algo asi como el mejor servicio posible (no recuerdo el nombre técnico). Pero imaginaros que las compañías pueden priorizar unas webs sobre otras, cobrando por utilizar sus tuberías, por ejemplo, creando clases de acceso, desmontando la arquitectura actual. Este riesgo llevó a proponer una enmienda que siguiera garantizando la neutralidad de las telecom y que consiguió una campaña de apoyo centrada en savetheinternet, y ha sido esta enmienda, propuesta por los demócratas y rechazada por los republicanos, la que no ha sido aprobada por la Cámara de Representantes. Creo que el tema a pasado ahora al Senado (ahora es cuando Hendrix toca el himno de los USA a la guitarra eléctrica).

Bueno, éste es el tema. Lo primero que choca es que algo que afecta al funcionamiento de Internet se esté decidiendo en el Senado y la Cámara de Representantes de los USA, pero por allí pasa la mayor parte del tráfico de Internet, y lo que allí decidan nos afecta a todos. No está mal, de vez en cuando, poner los pies en el suelo. Es asi. Pero después está el tema de fondo: las telecom quieren dejar de ser medios de comunicación para apuntarse al supuesto pastel de la distribución de contenidos. En Wired lo dicen bien claro:

The net neutrality issue is embedded in a debate over legislation aimed at easing the path for phone carriers to get into the video business and compete with cable companies.

Están viendo que otras compañías, como YouTube o Google Video, están usando sus cables para hacer un negocio que a ellos se les escapa, pero lo curioso del caso es que cuando, hace unos años, hubieron intentos por parte de las majors de los media para priorizar la distribución de contenidos en el diseño de la nueva IPv6, modificando los cabezales de los paquetes, las telecos salieron defendiendo la comunicación por encima de la distribción de contenidos ( y el famoso artículo de Andrew Odlyzko, que creo que trabajaba para ITT, es un ejemplo de ello). Ahora la distribución de contenidos es también comunicación y la neutralidad de la red es fundamental para que tengamos acceso a todos los contenidos y a toda la comunicación.

Pero es que, además, la nueva IPv6 incluye multidistribución (o multicast), lo cual supone reducir el ancho de banda necesario para distribuir cualquier video a toda esa ansiosa audiencia que estamos deparramados por el mundo. Con el multicast un solo grupo de paquetes se envía a un servidor determinado que los clona en tantos como hayan pedido los usuarios a los que distribuye. La salida es única, y se va multiplicando según la demanda. Esto supone una reducción de la demanda de ancho de banda para las telecom. El IPv6, que sustituye al actual IPv4, se va a ir sustituyendo progresivamente, pero que tengan paciencia.

Al final tiene razón Lawrence Lessig cuando, en “El código y otras leyes del ciberespacio“, alerta de que es necesaria la intervención del Estado para mantener el ciberespacio tal como es. Lo malo es cuando los órganos del Estado sufren las presiones de los lobbys, y ceden. El Estado, como las telecos, no tendría que discriminar, pero a veces discrimina, a veces, sencillamente, no hace de Estado. Copio un trozo de Lessig:

Cuando el Estado se aparta a un lado, el espacio que ocupaba no queda vacío. El paraiso no prevalecerá. No se da el caso de que los intereses privados no tengan intereses: tienen unos fines que continuarían persiguiendo. Está claro que pulsar el botón antiestatal no nos trasladará al Edén: cuando los intereses del Estado hayan desaparecido de la escena, otros intereses ocuparán su lugar. ¿Sabemos cuáles srán dichos intereses? ¿Estamos seguros de que serán mejores?