Muy bien el concierto de Peter. El Heliogábalo estaba lleno, y algunas canciones conseguían algo que solo me ha pasado con Nick Cave, que cuando parece que la canción ha llegado a su máxima intensidad, todavía conseguía llevarla un poco más allá y creaba momentos tremendos. Solo eran dos guitarras, pero vaya voz que tiene. Dijo que van a montar algo parecido a un sello discográfico en Internet y le dejé el correo para recibir información.

Bueno, ayer hablaba de las diskos okupas y hoy me he enterado de que en Sant Pere hubo violencia el sábado por la noche y hay una persona grave en el hospital, un guardia urbano. Me he ido enterando de la noticia por diversas fuentes, la mayoría se quedan en el titular de un guardia urbano agredido por okupas, pero la que mejor lo explica es La Vanguardia. No pongo el enlace porque es por suscripción, pero en el foro de Indymedia está el artículo integro. Allí explica que el altercado lo produjo un grupo de 30 personas que no pudo entrar dentro porque ya estaba lleno y los de Sant Pere se lo impidieron. Tal como lo explican (y lo corrobora el que ha colgado el artículo, que estuvo allí) la actitud de los de dentro y de la patrulla de la guardia urbana fuera me parece razonable. Los de dentro cerraron la puerta cuando estaba lleno, y los de fuera (cuatro guardias urbanos sin casco ni equipamiento antidisturbios) intentaron que no hubiera escándalo en la calle. La agresión al guardia urbano, con una piedra o con lo que fuera, me parece criminal. Los titulares que cargan las tintas sin discriminar me parecen sesgados.

Solo he estado una vez en Sant Pere, y no estuve mucho rato. Es un caserón antiguo, casi un palacio, muy sólido, y lo que yo vi no hacía ninguna pinta de estar en estado ruinoso. Sé de una chica italiana que estuvo viviendo allí mientras encontraba piso, pero no tengo ni idea de si pagaba o no por la estancia (no me suena). El día que estuve allí, desde luego, no olía a meados. Todo esto son detalles que se añaden en el artículo de La Vanguardia de hoy, el que firma en solitario Aitziber Azpeitia, y que me parece una acumulación de prejuicios propia de la prensa amarilla.

Después hay un tema importante, y es el de los vecinos. Creo que un edificio okupado no puede sobrevivir si se enfrenta a los vecinos. Pero también es verdad que hay vecinos que protestan y vecinos que colaboran, y los que suelen hacer más ruido son los primeros. Conozco el caso de Can Titella, en Gracia, que cerraron hace algún tiempo. Tengo una amiga que vive casi al lado y me contaba que a veces era un coñazo cuando hacían conciertos, pero que también había vecinos que les dejaban en la puerta paquetes de arroz y provisiones. En todo caso, puede que todas estas protestas de vecinos por bares y locales de música tenga que ver con lo que se viene comentando desde hace tiempo sobre el envejecimiento de la población, la media de edad cada vez más alta. Es un tema que hay que tener en cuenta y que hay que organizar, tenemos que vivir todos juntos, pero cuidado, no vayan a acabar convirtiendo Barcelona en una residencia para ancianos.