Archivos para el mes de: febrero, 2006

Pues estoy casi toda la semana sin conexión, por el cambio de proveedor. Ahora me he configurado una conexión pública de Jazztel y tira que te va. Un buen ratito intentando reconfigurar el router y nasti de plasti. Al final llamada al servicio técnico (el tío currándoselo una hora larga probando todas las posibilidades – aplauso y vuelta al ruedo), y al final parece que es el mismo problema que tuve la última vez que cambié de proveedor: Telefónica comunica que la nueva conexión ya está hecha y en realidad no está hecha, asi que (otra vez) a vueltas con Telefónica, y hasta el lunes no habrá posibilidad de respuesta. Lo que más me jode es que ahora, conectado con el modem, le estoy pagando esto a Telefónica. Es-can-da-lo, es un escandalo. Pero no, no no no no, nada de diatribas esta noche de viernes. Corto y cierro.

Estoy leyendo un libro curioso. Se titula “Un sabio no tiene ideas” y es de François Jullien (el título es una frase de Confucio). François Jullien es el autor que más me gusta en los temas de filosofía clásica china (otra pasión que tengo desde mi temporada en Stillpoint con Gia Fu Feng), le he leído ya varios libros y siempre he disfrutado con ellos. Utiliza el contraste entre nuestra cultura y la china para sacar un nuevo punto de vista sobre muchas de las cosas que damos por supuestas. Siempre me hace pensar.

En este caso se trata de las ideas, y es un tema al que le vengo dando vueltas últimamente. Él contrasta la filosofía occidental, que desde Platón consiste en tener ideas sobre las cosas, con la sabiduría al estilo chino, que consiste (desde Confucio) en no tener demasiadas ideas preconcebidas y saber desenvolverse en cualquier situación según vengan dadas. Son dos maneras de funcionar, y no descarto la primera (no soy chino), pero hay algunos puntos que, claro, me han hecho pensar. Creo que vivir sin ideas (al estilo occidental), sin ideas de lo que aprendes de las cosas o ideas de a donde quieres ir, tiene el riesgo de ir dando tumbos, y si el viento viene de la derecha pues vas a la izquierda, y si viene de la izquierda, pues a la derecha. Como un globo. Pero también es verdad que las ideas te las haces sobre cosas que ya han pasado, y si las cierras en un momento dado y las sigues utilizando como único baremo, puedes perder flexibilidad y perderte lo que sigue pasando.

Es el peligro de utilizar tus ideas como si fuera el diccionario de la Real Academia, e ir a consultar en cada caso la ortografía. Si coincide con lo que piensas, bien, si no… Creo que es mejor usar las ideas como un catálogo de existencias, un poco ordenado y fácil de manejar, útil, pero siempre abierto a actualizar las existencias e, incluso, a cambiar las existencias según la temporada. En invierno, selección de abrigos, y en verano, bañadores. Es la manera de no perder la conexión con lo que sigue pasando, porque “lo que pasa” es el aire en el que seguimos respirando. Todo esto sin perder la integridad, sin acabar siendo un globo, porque hay ideas que son fundamentales, pero haciéndolas porosas como las esponjas, porque sí que creo que las mejores ideas son las que más agua pueden empapar.

Hubo un momento en que mis ideas me acorralaron, no me servían, por eso le voy dando vueltas al tema. Estoy trabajando en un nuevo contrato de uso y servicio, con cláusulas menos tajantes. Digamos que un Creative Commons de las ideas.

Vaya descontrol de noche. Unos por aqui, otros por allá, sitios cerrados (o superllenos), apariciones, desapariciones, y bueno al menos los taxistas eran simpáticos. La idea era ir al Karma, pero la cola llegaba a las Ramblas, así que el Sidecar, que tenía una cola mas manejable. Llamada de Guille que estaba por Gracia y ya vería lo que hacía. El Sidecar estaba a tope y casi no se podía bailar (además no es una música que me mueva mucho). Consumición y fuera. Mensaje del Juani, que está con Juan & company en el Apolo. Que si al Apolo, que si a Pere IV, al final a PereIV, pero pasamos por el Apolo a recogerlos. Un ratito y no contestan, así que taxi y a Pere IV. Allí todo chapado, deliberación (dentro de una furgo abandonada) y, bueno, pum pum pum a la Makabra. La Makabra cerrada, y se baja el telón. Ya no hubo ganas de subir al Resplandor.

Y me acabo de enterar en Indymedia que esta mañana han vuelto a cerrar la Makabra. Se estrecha el cerco, como decía aquel periodista belicoso de La Vanguardia. Tiene gracia la cosa, uno sale por ahí a divertirse, encuentra sitios que le gustan y de repente se encuentra metido en las guerras del ayuntamiento (alentadas por los medios de comunicación). Sin comentarios.

Y otra cosa, comentaba lo de la SGAE e internet por una noticia que me ha dejado boquiabierto y patidifuso. Como estoy (otra vez) en plan diatriba, pues lo explico. El caso es que el filtro de la SGAE para palabras “inconvenientes” incluye la palabra Linux, chocante, ¿verdad? Pero lo que no tiene desperdidico es la justificación que da su portavoz, Pedro Farré, en un artículo de El Pais: “Hace cinco años, cuando hicimos este filtro, Linux se asociaba a movimientos alternativos y a insultos. Olvidamos retirarla, pero se retirará”. La equiparación de movimientos alternativos e insultos es impagable. Relacionar Linux con todo eso es de marcha triumfal, ni hace cinco años ni ahora. David Bravo, el autor de Copia este libro, se despacha a gusto sobre el tema. Merece la pena leerlo.

Y todavía otra cosa que se me quedó en el tintero (¿en el tintero?, bueno, entre las teclas). El concejal de seguridad del ayuntamiento reconoció que Sant Pere NO estaba en estado ruinoso (como aseguraba el otro dia en La Vanguardia aquella señora). Pues eso, que no lo estaba. Y, otra vez, sin comentarios.

Puffff, de verdad que cuando abrí el blog no pensaba dedicarlo a las diatribas (aunque metiera a Tácito por en medio), pero es queeee…

Esta mañana he leído, en el bar al que voy a desayunar, un titular qe parecía un parte de guerra: “Barcelona estrechará el cerco a las fiestas okupas ilegales“. Era de La Vanguardia, claro. Todo viene a partir de la salvajada de Sant Pere y es la crónica del rifirrafe que se han tenido en la comisión de seguridad, con el PP y CiU acusando al ayuntamiento de “permisividad” e “inacción”. Según el artículo, el concejal responsable del tema ha dicho que “el Ayuntamiento de Barcelona utilizará todos los medios de que dispone para combatir el fenómeno de las fiestas okupas ilegales”. Lo de fiesta ilegal me ha hecho gracia, porque entonces las fiestas legales deben ser como la del otro dia en el City Hall, con los gorilas vigilando que se cumpla la legalidad. En estado de diversión vigilada. Antipático y aburrido. Acaba no siendo una fiesta.

El argumento del concejal es que “la ocupación de inmuebles para convertirlos en locales de libre concurrencia supone “saltarse todas las reglas del juego”. La cuestión es ésta, la de las reglas del juego. Si un señor monta una discoteca como negocio es una historia, si yo monto en mi casa una fiesta todos los sábados (y los vecinos me lo permiten) es otra. Las diskos okupas están en algún sitio en medio. No vas allí de cliente, y con la gente con la que bailas tienes una familiaridad semejante a la que tienes en una fiesta particular, hay buen rollo. Las consumiciones son superbaratas, y si se acaban, pues se acaban y nadie protesta. No vale equipararlas con las reglas del juego del gremio de hostelería, lo que hay que hacer es adaptar las reglas del juego a un fenómeno nuevo, a las actividades que no son comerciales (igual que la SGAE tendría que adaptarse al fenómeno nuevo que supone Internet). Muchas cosas están cambiando, y cuando cambian las cosas hay que adaptar las leyes.

Tampoco es que conozca mucho el tema, pero me da la impresión de que el ayuntamiento de Barcelona nunca ha sabido muy bien que hacer con los okupas. Las noticias han sido siempre de enfrentamientos. En otras ciudades no ha pasado lo mismo. Conozco un poco el tema en Amsterdam. En un edificio okupado funciona desde hace años una discoteca gay, el Trut (en Bilderdijkstraat 165), a la que voy siempre que estoy por allí. Se llegó a un acuerdo con el ayuntamiento, y el edificio se dividió en apartamentos que, con el paso de los años, algunos hasta tienen parquet y todo, oiga. Y la disko sigue allí. Una gran ciudad necesita recoger todo lo que contiene, y los okupas son parte de Barcelona. Cuidado con las reglas del juego, y cuidado con los legisladores demasiado puritanos que no saben divertirse. Y a todo esto, voy a cambiar el voto en las próximas elecciones municipales (porque yo voto) y va a ir a parar a los que no han aceptado las nuevas ordenanzas.

Epsss…, acabo de leer en Barrapunto una pólemica sobre la publicidad en los blogs, asi que nada de categoría de ofertas, ni bragas ni lencería (si encuentro alguna oferta te la enviaré en correo encriptado, Silvia) ni conexiones a Internet, que cada cual se busque su enchufe. Y JURO QUE NO HE COBRADO NI UN CÉNTIMO. La cosa viene por un artículo en el Wall Street Journal sobre el apoyo de ciertos bloggers al último proyecto de Varsavsky, FON. Se trata de integrar en una estructura de empresa un fenómeno que ya existe, la posibilidad de colgarse de una conexión wifi ajena que te caiga cerca, ya sea porque el usuario la cede voluntariamente (compartir ancho de banda) o porque no la ha cerrado. El otro dia un colega del trabajo me contaba que se ha colgado a una conexión superrápida en su casa que localizó a través de un detector. La idea de FON es crear una comunidad mundial de manera que, si tu cedes ancho de banda de tu propia conexión, tienes garantizado el acceso wifi en cualquier punto FON del mundo. Como idea no está mal, y es curioso como mezcla la idea de empresa y la de comunidad. La empresa organiza y garantiza las aportaciones de la comunidad, da seguridad. ¿Supone esto una colonización de la comunidad por la empresa o es un reconocimiento empresarial del valor de la comunidad? En todo caso, es una idea nueva que apunta en la dirección del viento.

Pero bueno, la polémica viene por el apoyo de varios bloggers al proyecto. Toda la polémica reside en si este apoyo es interesado (y remunerado) o no. Es curioso que el que ha levantado la liebre sea el Wall Street Journal que, como dice alguien en el foro de Barrapunto, se la coge con papel de fumar con respecto a los blogs y olvida las presiones económicas sobre la prensa, pero los blogs son ya la competencia. En todo caso, y fuera ya del caso FON, el tema es interesante. Un blog se supone escrito en primera persona y con independencia. Incluir opiniones sobre productos comerciales creo que es legítimo (yo mismo lo he hecho), pero creo que es importante que resulte claro cuando es una opinión personal y cuando un (otro) mensaje publicitario, del cual el blogger puede sacar un beneficio. Incluso en el caso de que el mensaje esté respaldado por una opinión personal (el blogger acepta poner este mensaje, pero no otro), la posibilidad de beneficio pienso que debe aparecer explícitamente, si no volvemos al recurso del hombre-anuncio, con un cartón delante y otro detrás, paseándose por la acera.

Este tema se puede relacionar con otro, el de las campañas publicitarias diseñadas expresamente para su difusión por Internet. La idea es crear spots divertidos (y muchas veces más atrevidos que los diseñados para las campañas televisivas) que les hagan gracia a los internautas de manera que los compartan con su lista de direcciones. El spot te llega a través de un amigo, lo abres y te partes, ¡bingo!, y si lo vuelves a enviar superbingo. A mi me resulta divertido recibir estos mensajes, pero veo un peligro, y es que las empresas intentan colarse en las redes de amigos para encontrar difusores voluntarios (y gratuitos) de sus mensajes. Con esto se saltan las limitaciones de la legislación actual sobre protección de datos, pues el responsable de la difusión es un particular que ha valorado el mensaje y, por lo tanto, es muy probable que su círculo de amigos lo valoren también. El propio sistema de difusión acierta con el target. No estoy definitivamente en contra, no tengo una idea hecha sobre el tema (porque algunas veces me he divertido mucho), pero en este caso sí que me parece, en el fondo, una utilización clara de las redes de amigos por parte de las empresas. Y el próximo paso es la publicidad a través del movil.

En todo caso, queda dicho, ni calzoncillos ni bragas ni conexiones. A partir de ahora solo hablaré de productos gratuitos (como Open Office, ¡pliiinc!), si ha de ser publicidad, que sea publicidad de lo que vale la pena.

Ayer con Silvia y Teresa en el Laie hablando de Bolivia. Teresa siempre cuenta historias extraordinarias de allí, son extraordinarias las historias y es extraordinaria la manera que tiene de contarlas. Hablamos de la situación actual, del impacto mediático de Evo Morales, y de los quéchuas y los aymaras. Me enteré de que los quéchuas son los antiguos incas, los incas eran quéchuas y en realidad “inca” solo era el nombre para el rey, que quería decir sol. Los quéchuas no solo viven en Bolivia, sino en Perú, el sur de Ecuador, y el norte de Chile y Argentina. La ceremonia quéchua que realizó Evo Morales antes de la toma de posesión de la presidencia cobra entonces un tremendo valor simbólico y un aspecto político importante que en Europa ha pasado un poco desapercibido.

Cuando Víctor estuvo en Potosí el año pasado me envió un correo con un fragmento de un libro que hablaba de la ciudad. El verano pasado me leí el libro (recomendado también por Silvia) que se titula “Las venas abiertas de América Latina“, de Eduardo Galenano. Es una historia del expolio económico que ha sufrido el continente escrito desde una perspectiva de izquierda militante, condicionado por tanto ideológica y temporalmente (el libro es de 1971, una época de ebullición y dictaduras). Quiero decir que no es un tratado académico, pero la información que proporciona me abrió los ojos ante una situación que conocía muy poco (no es un tema muy difundido en España por razones obvias, y menos en los libros de texto) y me ha ayudado a entender los últimos acontecimientos en Bolivia.

Víctor me hablaba de las ciudades tomadas por la policía y las manifestaciones de los mineros, y Maite salió de Bolivia por los pelos, poco antes de que quedara aislada por los piquetes. Galeano explica que Bolivia tuvo dos grandes oportunidades de prosperidad, las dos desaprovechadas. La primera fue la plata de Potosí durante la colonización española, que acabó en los retablos de las iglesias de Sevilla y en las arcas de los banqueros alemanes del emperador. La segunda fue el boom del estaño a finales del siglo XIX, que solo enriqueció a Simón Patiño y en realidad supuso un nuevo expolio. La del gas es la tercera oportunidad que tiene Bolivia, y ésta no la quieren dejar escapar. La apuesta es muy fuerte y la situación no es fácil. Creo que el mayor enemigo de los gobiernos de izquierdas son las enormes expectativas que despiertan y que no siempre pueden cubrir completamente. La política es siempre el arte de lo posible. Si Evo Morales se sale con la suya puede conseguir lo que él mismo repite a menudo, darle un buen giro (si no la vuelta entera) a 500 años de historia.

 

Bueno, pues Fernando acaba de abrir un blog aquí, en Balearweb. Ya he añadido un enlace. En realidad no sé si el que escribe es Fernando o Maya, o si se miran, se comunican, y el otro toma notas. Creo que debe ser algo así. Los perros que hemos tenido siempre han sido miembros de la familia, y uno de ellos también llegó a ser familia de Fernando una temporada en que Fernando vivía en casa (pegado a la máquina de escribir y rodeado de papeles por todas partes).

Ayer me dieron los resultados de las pruebas que me hicieron en el ojo derecho. Tengo un problema de circulación en la retina, venillas dilatadas como pequeñas varices que enturbian el cristalino y reducen la visión. El oculista no parecía muy preocupado, me ha dado un tratamiento a base del famoso Omega 3 y me ha recomendado ejercicio para mejorar la circulación. Pero ejercicio ya hago, entre las caminatas que me pego y el gimnasio. De todas formas me ha dicho que tenía el ojo de una persona 20 años mayor, y luego he visto en Internet que es un problema que se puede agravar. No es una buena noticia, pero bueno, voy a dedicarme a enfermero de mi ojo derecho, que no mire tanto (que no para), y si de vez en cuando me veis con un parche negro en plan pirata es que le he dado una semana de vacaciones para que se tranquilice (ya sé de que disfrazarme estos carnavales).

Muy bien el concierto de Peter. El Heliogábalo estaba lleno, y algunas canciones conseguían algo que solo me ha pasado con Nick Cave, que cuando parece que la canción ha llegado a su máxima intensidad, todavía conseguía llevarla un poco más allá y creaba momentos tremendos. Solo eran dos guitarras, pero vaya voz que tiene. Dijo que van a montar algo parecido a un sello discográfico en Internet y le dejé el correo para recibir información.

Bueno, ayer hablaba de las diskos okupas y hoy me he enterado de que en Sant Pere hubo violencia el sábado por la noche y hay una persona grave en el hospital, un guardia urbano. Me he ido enterando de la noticia por diversas fuentes, la mayoría se quedan en el titular de un guardia urbano agredido por okupas, pero la que mejor lo explica es La Vanguardia. No pongo el enlace porque es por suscripción, pero en el foro de Indymedia está el artículo integro. Allí explica que el altercado lo produjo un grupo de 30 personas que no pudo entrar dentro porque ya estaba lleno y los de Sant Pere se lo impidieron. Tal como lo explican (y lo corrobora el que ha colgado el artículo, que estuvo allí) la actitud de los de dentro y de la patrulla de la guardia urbana fuera me parece razonable. Los de dentro cerraron la puerta cuando estaba lleno, y los de fuera (cuatro guardias urbanos sin casco ni equipamiento antidisturbios) intentaron que no hubiera escándalo en la calle. La agresión al guardia urbano, con una piedra o con lo que fuera, me parece criminal. Los titulares que cargan las tintas sin discriminar me parecen sesgados.

Solo he estado una vez en Sant Pere, y no estuve mucho rato. Es un caserón antiguo, casi un palacio, muy sólido, y lo que yo vi no hacía ninguna pinta de estar en estado ruinoso. Sé de una chica italiana que estuvo viviendo allí mientras encontraba piso, pero no tengo ni idea de si pagaba o no por la estancia (no me suena). El día que estuve allí, desde luego, no olía a meados. Todo esto son detalles que se añaden en el artículo de La Vanguardia de hoy, el que firma en solitario Aitziber Azpeitia, y que me parece una acumulación de prejuicios propia de la prensa amarilla.

Después hay un tema importante, y es el de los vecinos. Creo que un edificio okupado no puede sobrevivir si se enfrenta a los vecinos. Pero también es verdad que hay vecinos que protestan y vecinos que colaboran, y los que suelen hacer más ruido son los primeros. Conozco el caso de Can Titella, en Gracia, que cerraron hace algún tiempo. Tengo una amiga que vive casi al lado y me contaba que a veces era un coñazo cuando hacían conciertos, pero que también había vecinos que les dejaban en la puerta paquetes de arroz y provisiones. En todo caso, puede que todas estas protestas de vecinos por bares y locales de música tenga que ver con lo que se viene comentando desde hace tiempo sobre el envejecimiento de la población, la media de edad cada vez más alta. Es un tema que hay que tener en cuenta y que hay que organizar, tenemos que vivir todos juntos, pero cuidado, no vayan a acabar convirtiendo Barcelona en una residencia para ancianos.

Ayer con Pablo y Laura (que traía buenas noticias) por los bares de la plaza Real, el Alaska, el Sugar y alguno más que no recuerdo el nombre. Después íbamos a ir al Moog, pero un portero gilipollas nos hizo cambiar de idea y acabamos en el New York. No está mal pero prefiero el Macarena, es más pequeño pero tiene más marcha. Despues vino la epopeya de quedar con Maite, que había ido a cenar con la gente del trabajo. Primero dijo que estaba en Balmes 53, y después era Balmes 98, y nosotros pum pum pum, Balmes arriba, pum pum pum, Balmes abajo. Esto ya era sobre las 3 y pico y todo estaba cerrando. Solo quedaba por ahí el Arena (poco probabable) y otro que había enfrente un poco más arriba. Tras una pequeña negociación con el portero (éste no era gilipollas), Laura pudo entrar en misión de busca y captura, y… !bingo¡ por la puerta apareció Maite más contenta que unas pascuas. Y nada, taxi y al Resplandor, que estaba saturado y casi no se podía bailar porque, según me dijeron, han cerrado Sant Pere y debe haber habido una migración en masa hacia el Guinardó.

Espero que no cierren el Resplandor, porque es uno de los mejores sitios que conozco y nuestra residencia habitual las madrugadas del domingo, pero últimamente se están dando mucha marcha en cerrar diskos okupas, no encajan con la Barcelona clean  que quiere el ayuntamiento. Se están pasando un huevo entre ordenanzas y cierres, pretenden una Barcelona-Parque-Temático de diseño y Gaudí, tranquila y ordenada como un cementerio, para que la disfruten las manadas de turistas bobalicones que me encuentro por la mañana al ir a trabajar (y que le ponen tan nerviosa a Silvia). Pero Barcelona siempre ha sido así, siempre, y no creo que haya ayuntamiento capaz de cambiar esto.

Bueno, ya estoy otra vez lanzando soflamas, pero es así, maldita sea. Me voy al Heliogábalo, he quedado con Dani y Kerry para ver un concierto de Peter, también vendrá Jorge. Vaya como empezó el Heliogábalo y como está ahora, hasta parece un bar serio y todo, oiga.

Esta semana me llegó un correo de Arsys avisándome de que van a ceder el contrato de la conexión ADSL a Wanadoo, cierran este negocio, vaya. Me dan 30 días para darme de baja en el caso de que no esté de acuerdo, y no estoy de acuerdo. Ya he pasado por Wanadoo (y por Arrakis, Telefónica, Ya.com…) y salí botando. Entonces decidí que pasaría de las grandes empresas y buscaría empresas pequeñas y locales que traten al cliente como a una persona y no tarden un cuarto de hora a la cuarta llamada para contestar el teléfono. Arsys cumplía estas condiciones, no he tenido queja, pero… no puede competir y vuelve a aparecer Wanadoo. Su oferta ya no era competitiva, es cierto, pero la he seguido manteniendo digamos que por el valor añadido de no tener problemas y estar cómodo.

Esta tarde me he dedicado a repasar las ofertas de ADSL, con voz y sin voz, he repasado las de siempre, y ya me veía obligado a caer otra vez en el saco. Pero de repente ha aparecido una nueva, Openforyou, y he empezado a investigar. Es la división residencial, para particulares, de Ibercom, y a Ibercom la conozco porque gestiona la red paralela que tenemos en el trabajo, eso quiere decir que tiene un respaldo bastante sólido. El precio (1.024/300, con preselección de llamadas) es razonable, 26.95 euros, dan espacio suficiente (50 MG), panel de control, PHP y ASP, y por los foros la dejan bastante bien. Creo que me voy a volver a arriesgar, pasar de las grandes y probar las pequeñas. El correo lo voy a ir moviendo a la cuenta de Gmail (me ha convencido que Google se haya resistido a dar datos a la administración norteamericana, aunque haya transigido en China), y a ver qué pasa.

Siempre me ha desfasado que la libertad que tienes dentro de Internet se pueda convertir en problemas cuando has de gestionar tu conexión. Ahí tocas directamente el hueso del mercado, las políticas de concentración y la tendencia genética del capitalismo a los monopolios compartidos. El acceso a Internet debía ser un servicio público, pero parece que no está el horno para bollos. El intento del Ayuntamiento de Barcelona por dar conexión wifi fue cortada por la CMT (Comisión del Mercado de Telecomunicaciones) en octubre del 2004, aunque parece que el diciembre pasado la volvieron a abrir, con un acceso limitado a webs administrativas propias. Las cosas debían ir por ahí, es como si hubiera que pagar un recibo mensual para poder hablar en la esquina con un vecino.