Archivos para el mes de: marzo, 2008

El miércoles estuve viendo por Skype el piso de Rez y May en Pekín, y ayer estuve viendo en Cam4 la fiesta que se tenían montada Alex y unos amigos en un bosque de Oldemburg, en Alemania. Experiencias con el video en directo. Alex estaba retransmitiendo desde en medio del campo para lo que se supone que es un video chat porno, y lo único que hizo fue quitarse la camiseta después de muchos titubeos. Luego se la volvió a poner, subieron al coche, y seguimos su itinerario por las carreteras comarcales de Oldemburg hasta que llegaron a no-se-donde y se encontraron con otros amigos.

Mientras, los televidentes les íbamos haciendo comentarios en el chat sobre la marcha. Uno quería que parasen en un pub porque tenía sed, otro proponía sexo en grupo en el parque que acaban de pasar, uno quería que enfocaran a la chica y otro que no, que al chico, y así todo el rato. Ellos se lo estaban pasando en grande con los comentarios, y esto hacía que la gente afilara el ingenio. Buen rollo. Lo curioso es que, a pesar de que el exhibicionismo fue mínimo, Alex se mantuvo en la primera posición de cam4 (donde una conexión es un voto), más de hora y media, y creo que uno de los motivos puede ser que ha roto con una parte importante del guión usual en un video chat: una (o varias) personas conectadas desde su casa haciendo lo que sea. Alex se ha conectado en medio de un bosque, y esa imagen ya era una novedad en la portada de cam4. Eso ya chupaba cámara.

Yo estoy alucinando con cam4, ya lo he dicho, y lo que más me alucina son historias como la de ayer de Alex, que se salen del guión. La ventaja de cam4 es que tiene una estructura abierta: los requisitos para crear una cuenta desde la que emitir son mínimos (nombre de usuario, contraseña y e-mail), y cualquiera puede enviar comentarios en directo sin estar registrado. Esto hace que, aunque la mayoría se atenga al guión típico de un video chat porno (con todas las posibilidades imaginables), de vez en cuando aparece gente que lo usa como una nueva posibilidad de comunicación: video en live streaming con feedback en el chat en tiempo real. Al ser abierto, cada usuario lo utiliza como le parece y (como suele pasar) los usos a veces superan el marco previsto. Esto es algo que se ha visto muchas veces en Internet, pero lo bueno del caso es que se puede comprobar que este tipo de comunicación compite en igualdad de condiciones (o incluso supera) con la pantalla de al lado, donde un chico está compartiendo su paja con la audiencia, recibiendo y enviando comentarios similares. Parece que la simple comunicación engancha tanto como una buena polla.

Bueno, no es que esté haciendo aquí publicidad de cam4 (no creo que les haga falta), sino que lo comento porque me parece un estupendo banco de pruebas de lo que puede suponer la comunicación a través del video en tiempo real, y en concreto, la revolución que puede suponer que YouTube (como han anunciado) empiece a emitir este año video en live streaming. Hasta ahora, Internet daba la posibilidad de que cualquiera podía montarse su propia "televisión" y emitir contenidos, pero los que yo he visto eran contenidos grabados, editados y enlatados. Una excepción es justin.tv, que también emite en live streaming pero que he conocido hace poco y no he explorado mucho (son temas más generalistas, jeje). Pero si la numerosa comunidad de YouTube se empieza a dedicar al live streaming, tendremos en directo trozos de vida compartida, que será más o menos interesante dependiendo de las afinidades.

Puede ser una auténtica revolución en la manera de comunicarse, y una competencia brutal para justin.tv y proyectos similares, pero quizá no tanto para cam4 porque, al ser un sitio de video porno, se encuentra el la periferia del sistema y no filtra ni censura los contenidos. Aquí encuentras desde las performances más brutales a las tertulias más encantadoras (pasando por toda la gama), y esto es algo que no se puede permitir YouTube. La vida en directo y en bruto, con o sin ropa, es difícilmente asimilable para cualquier sistema de comunicación establecido. Hace años sonaba aquella canción de The Buggles que se hizo famosa: "Video killed the radio star" (y que fue el primer clip que emitió MTV). Ahora llega el video en directo a traves de Internet. Ya no es televisión, es vida en directo, algo que a las televisiones siempre les ha dado mucho miedo.

Por cierto, Alex vuelve a estar en la portada de cam4, paseando por la calle con sus amigos. 

Esta tarde Rez y May me han enseñado su piso nuevo en Pekín. Tres habitaciones, dos baños, una cocina con todo montado, un supersalón y una terraza desde la que ya no se veía mucho porque era de noche. Nos hemos conectado a través de Skype (al final he conseguido conectar la webcam en Ubuntu con Camorama) y hemos estado un rato de videoconferencia. Ha sido genial verlos y oirlos (tan cerca) después de estos meses de solo chateo y mails.

Ellos han ido paseando el portátil de un lado a otro de la casa e íbamos comentando lo bonitos que son los sillones o la espectacular decoración de la entrada, casi como si estuviera allí. El video acerca el mundo. Después de esta visita virtual (y ya que me conozco la casa) toca una visita real, así que ya lo he decidido: este verano me voy a Pekín. Nunca he estado en China, y ya va siendo hora.

zai jian!

Hoy he estado leyendo, a la hora del desayuno, El País-papel (algo que cada vez hago menos, es verdad), y me ha sorprendido que la página 3, la que normalmente se solía dedicar a la crónica de la noticia(s) más importantes del día, la ocupaba por entero un artículo de análisis de Silvia Blanco sobre las nuevas características que tienen los recientes movimientos de protesta en el mundo, desde los monjes de Birmania o el Tibet a los abogados pakistaníes, los estudiantes venezolanos o iraníes o los ciudadanos belgas (hartos de sus dubitativos políticos). El artículo se titula "La rebelión en el mundo tiene nuevas caras".

El título se refuerza con una declaración de Ivan Briscoe: "Se está dando un nuevo tipo de protesta que ya no es liderada por grupos [clásicos] bien identificados, sean ideológicos, étnicos, religiosos o de clase, sino por otros más amorfos que se mueven por valores y escapan de los estereotipos". Vale, pero lo que más me ha llamado la atención ha sido el uso de Internet y de los blogs por los estudiantes iraníes:

"Otro escenario. Esto es Teherán. El 9 de diciembre cientos de estudiantes se manifestaron en la universidad. No ocurre con frecuencia. Mientras el régimen se reafirma en unas elecciones legislativas que la mayoría ha vivido con apatía, la libertad se va gestando en otra parte. El farsi ya es el cuarto idioma de los blogs en Internet. Hay más de medio millón de blogs de iraníes, un tumulto virtual de voces que compone una nueva forma de protesta política escapada de la censura de los ayatolás. "Es mucho más difícil controlar los blogs que los periódicos. Hay 100 diarios iraníes prohibidos. Además, los blogs fortalecen el vínculo con el exilio", puntualiza Briscoe".

La libertad se va gestando en otra parte, y también de otra manera:

"El modo en que protestan los jóvenes de hoy es muy distinto al de la generación anterior. Los primeros lo hacían del modo clásico: con manifestaciones, procurando un cambio de régimen, la revolución. Ahora la intención es luchar por más libertad social y política, más que por una completa revisión del sistema", cuenta por correo electrónico Azadeh Moaveni, periodista de la revista Time y autora de Lipstick Jihad".

La libertad se va gestando en otra parte, y al margen de la revolución (en sentido clásico). Son reivindicaciones prácticas e inmediatas que no se detienen en construir una alternativa global al sistema político sino que se dedican a abrir nuevos canales de comunicación libre en su interior (como también está pasando en Cuba a otro nivel). Sustituir las grandes ideas revolucionarias por el acceso al ajetreo de múltiples conexiones interactivas. Lo que empieza a aparecer por el horizonte es el impacto que este ajetreo puede tener sobre cualquier sistema político, y en concreto sobre los que más restringen las libertades individuales.

Esto me ha hecho recordar otro artículo que leí hace poco también el El País (pero digital), "Bajo el asfalto estaba la red". Imma Tubella, rectora de la UOC (donde hice el master), daba una serie de datos sobre el uso de Internet en España y sacaba unas conclusiones que tienen que ver con la potencia de ese impacto. Primero los datos:

"Nuestros jóvenes ven contenidos audiovisuales, pero no precisamente en el televisor, y no solamente consumen sino que comparten, modifican, subtitulan y crean. En Cataluña, nuestros datos nos dicen que, entre los 16 y los 24 años, el 90% navega, el 76% chatea, el 75% descarga archivos de todo tipo y el 33% cuelga contenidos. En España, los datos del INE son parecidos: el 78,1% manda mails, el 50,9% chatea y el 35,4% cuelga contenidos. En Estados Unidos, según datos del PEW/Internet, el 64% entre los 12 y los 17 años cuelga contenidos en la Red. ¿Qué significa todo esto más allá de unos datos y unos porcentajes? Un cambio de comportamiento tan importante que, o bien los medios lo entienden o pierden a los jóvenes para siempre. Y no se engañen, cuando cumplan 30 años no volverán al sofá".

Y luego las conclusiones:

"Estoy convencida y, créanme, los estudios que estamos haciendo en la UOC nos lo confirman, que estamos delante de un cambio cultural y un cambio de valores. Cada vez que analizo datos y comportamientos recuerdo mis lecturas de los padres del anarquismo. ¿Recuerdan las teorías del Apoyo Mutuo de Kropotkin? La generación digital no es aquella generación de los ochenta, los yuppies, que despreciaba todo lo que no fuera rentable. La generación digital, la que ha hecho de la Red una forma de ser y de relacionarse integrada en su vida cotidiana, comparte, coopera, crea y difunde sin esperar nada a cambio, simplemente socializar, ser útil, hacer algo para compartir con los otros. El espíritu de Internet es éste. Son los usuarios los que desinteresadamente lo van modificando, mejorando y haciéndolo avanzar".

Si la libertad se va gestando en otra parte y el espíritu de Internet es éste, puede que todavía no hayamos visto nada de lo que nos espera. Y esto es lo que se dice en un periódico tradicional a base de opiniones y estadísticas, nada que no sepas si te pasas cuatro o cinco (o +) horas conectado cada día. Entonces los cambios los notas en la yema de los dedos y ves como cruzan la pantalla a un ritmo alucinante. Y eso pone, joder si pone.

Hoy he leido en “El Público” una entrevista con Benjamín, un dibujante chino (en realidad se llama Zhang Lin) de manhua, el comic chino. Como he leido por ahí, hay manga y hay manhua, pero el primero nos llegó hace ya bastantes años, y el segundo parece que está llegando ahora. Yo, desde luego, es la primera vez que leo algo sobre el manhua, pero igual que el manga está entroncado en la tradición gráfica japonesa, el manhua también tiene una historia que se remonta a los Lianhuanhua que fueron populares en Shanghai a finales del siglo XIX y principios del XX.

Los Lianhuanhua eran pequeños libritos de secuencias de dibujos que tanto trataban temas de actualidad como historias tradicionales (e incluso se utilizaron el las luchas políticas de la época). Con la llegada primero de los japoneses y luego de Mao la actividad se trasladó de Shanghai a Hong Kong, y allí prosperaron los temas tradicionales y de kung fu, con alguna regulación por parte de las autoridades inglesas para limitar la violencia. La novedad de las historias de Benjamín (curioso el nombre), y de algunos otros dibujantes de su generación, como Chaiko, es que tratan de temas actuales relacionados con la situación de la juventud en medio de todos los cambios que están sacudiendo a China actualmente.

La visión que da de esta situación es bastante pesimista. Me ha impresionado sobre todo este trozo de la entrevista:

“¿Es por eso que la locura, el desequilibrio y el suicidio están muy presentes en algunas obras suyas como Orange?

El suicidio es precisamente uno de los elementos sobre los que estos jóvenes tratan, a través de Internet, en los blogs, en los foros, en todas partes. Para casi todos, la idea del suicidio ha aparecido al menos una vez en su espíritu. Y esto se puede explicar parcialmente por la enorme presión psicológica y profesional provocada por el fulgurante desarrollo chino, y en parte por la paradoja que prevalece en estos jóvenes que han recibido a la vez y desde muy temprano una educación centrada en la devoción de un país, y más tarde han constatado la lógica del beneficio personal y del individualismo que reina en la sociedad actual”.

Bueno, pero aparte de la prespectiva que pueden dar sus historias sobre la China actual, lo que también me ha llamado la atención es su estilo, más realista que el del manga, pero a la vez con una manera muy poco realista y muy espectacular de integrar la figura y el fondo. Los fondos tienen un punto de acuarela (y eso que todo lo dibuja con ordenador), que traspasa a los trazos de las figuras, mientras que las facciones son nítidas. Casi diría que esta integración de la figura y el fondo es lo que más propiamente chino me resulta.

Ayer Pablo tocaba en el Stramonium (su primer concierto desde que volvió de Méjico) y para allá que fui. Cuando llegué estaba lleno, a pesar de ser jueves y, sin exagerar, creo que allí estaban más de la mitad de la gente que conozco (y a algunos de ellos no los veía desde hacía tiempo). Fue genial. El local no es demasiado grande, la mayoría de los que estábamos allí nos conocíamos, Pablo se lo montó de showman (explicando historias entre las canciones y hablando con uno y con otro desde el escenario), me conozco casi todo su repertorio (y con Laura hacíamos coros desde la primera fila), así que el concierto fue una fiesta.

Una de las canciones de Pablo explica la historia de un chico que está aburrido en casa y empieza a jugar con el mango de un cepillo. Va probando y, como el juego empieza a escocer, se compra un lubricante. La cosa progresa y al final se declara amante de un cepillo, jajaja! Hace tiempo que le dije que si la gravaba la ponía aquí. Lo bueno fueron las anécdotas que contó de cuando la cantaba en Méjico, luego le preguntaban por la calle si estaba aburrido. Lo que me hace gracia de esta canción es que el sexo anal ya no es solo cosa de gays (la canción está basada en una historia real de un chico que tenía su novia), todo el mundo hace lo que puede con su culo, ellos y ellas.

Bueno, pero no solo tocó canciones suyas, sino que le dió un buen repaso al repertorio, con opción de canción dedicada incluida y sugerencias del público. Una fiesta. Cuando terminó (Pablo hubiera tocado un rato más pero estaban las ordenanzas por medio y tenía que acabar), estuve hablando un rato por allí y luego me vine a casa, porque ya era casi la una y hoy tocaba madrugar. Y me he despertado medio zombie, hasta media mañana no he acabado de entrar en el mundo, suerte que ha sido un día tranquilo en el trabajo. Las salidas de jueves tienen este riesgo.

Hoy he leido una historia genial en un comentario de SIGT.net. De verdad que me partía yo solo aquí sentado. Es un retrato perfecto de los dos mundos que tantas veces colisionan cuando hay enchufes por enmedio.

"A. Nimo nos comenta:

El día que casi fuí a la cárcel:

Un servidor se caia misteriosamente cada Lúnes a las 10:10 de la mañana, apróximadamente, nunca a la misma hora… Se revisaron los LOGs, el hardware, se reinstaló el sistema operativo, se instaló software de monitorización, se llegó a cambiar todo el harware del servidor, pero todo fue inútil… Hasta que me siento el Lúnes en la sala de servidores, a las 10:05 de la mañana, llorando en solitario por mi incompetencia a la hora de resolver la avería y, de repente, se abre la puerta: entra la limpiadora, saluda, desenchufa el servidor y enchufa el aspirador…

Ánimo, que queda 1 día menos para jubilarse!"

Y de unas elecciones a otras (diossss, la política nunca ha sido mi tema, pero está la cosa que arde). Acabo de leer en Luna Antagónica (hola Andrea!) que Obama ha buscado el asesoramiento de Lawrence Lessig para formular su plan de cómo aplicar las nuevas tecnologías a la renovación de la política y la administración norteamericana. Lawrence Lessig es el fundador de Creative Commons (y otras muchas cosas), y hace unos meses anunció en su blog que dejaba su actividad académica y su activismo en primera línea sobre temas de cultura libre para dedicarse a la política, y (por lo que entendí) para luchar desde una posición política contra la costumbre aceptada (en los USA) de considerar la presión de lo lobbys en la toma de decisiones políticas. Y supongo que si tomó esta decisión es porque debió ver en esta presión el principal enemigo de la cultura libre que ha estado defendiendo durante diez años.

La decisión de Lessig (al que he ido siguiendo desde hace ya varios años) me sorprendió porque significaba reconocer que no era posible influir en estos temas desde la periferia del sistema, sino que había que meterse dentro de cuerpo entero. Yo todavía no lo tengo claro, pero el paso me hizo pensar. Bueno, el caso es que uno de los referentes que citaba en su decisión (del 19 de junio del año pasado), era su amistad con Obama, y ahora Obama ha publicado un documento, "Connecting and empowering all americans through technology and innovation", que ha entusiasmado a Lessig. No me extraña. Lo he estado leyendo y voy a copiar aquí lo que dice sobre la neutralidad de Internet, un tema del que ya hablé por aquí y que ha recibido varias embestidas de los lobbys de telecos:

Protect the Openness of the Internet: A key reason the Internet has been such a success is because it is the most open network in history. It needs to stay that way. Barack Obama strongly supports the principle of network neutrality to preserve the benefits of open competition on the Internet. Users must be free to access content, to use applications, and to attach personal devices. They have a right to receive accurate and honest information about service plans. But these guarantees are not enough to prevent network providers from discriminating in ways that limit the freedom of expression on the Internet. Because most Americans only have a choice of only one or two broadband carriers, carriers are tempted to impose a toll charge on content and services, discriminating against websites that are unwilling to pay for equal treatment. This could create a twotier Internet in which websites with the best relationships with network providers can get the fastest access to consumers, while all competing websites remain in a slower lane. Such a result would threaten innovation, the open tradition and architecture of the Internet, and competition among content and backbone providers. It would also threaten the equality of speech through which the Internet has begun to transform American political and cultural discourse. Barack Obama supports the basic principle that network providers should not be allowed to charge fees to privilege the content or applications of some web sites and Internet applications over others. This
principle will ensure that the new competitors, especially small or non-profit speakers, have the same opportunity as incumbents to innovate on the Internet and to reach large audiences.

Lessig comenta así este punto:

First the importantly balanced: You'll read he's a supporter of Net Neutrality. No surprise there. But read carefully what Net Neutrality for Obama is. There's no blanket ban on offering better service; the ban is on contracts that offer different terms to different providers for that better service. And there's no promise to police what's under the technical hood (beyond the commitment already articulated by Chairman Powell): This is a sensible and valuable Net Neutrality policy that shows a team keen to get it right — which includes making it enforceable in an efficient way, even if not as radical as some possible friends would like.

Bueno, no quiero alargar esto mucho más. Solo una cosa, me hubiera gustado que en las pasadas elecciones españolas (y me alegro que ganara quién ganó) éste hubiera sido uno de los temas de debate y compromiso. Tampoco es que me haya leido los programas enteros, pero la única información que me llegó sobre estos temas fue la trifulca sobre el canon, la defensa de unos y el rechazo (????) de otros. Parece que en las elecciones norteamericanas los temas importantes de la era digital tienen su sitio, mientras aquí le seguimos dando vueltas a los mismos problemas de los que ya hablaban los libros de historia que leí en el bachillerato.

Hoy he leido un trozo de "Chemin faisant", de François Jullien (es el libro que leo en el metro), que encaja como una pieza de puzzle con otros dos posts que ya puse aquí, éste y éste. Si hay algo que me divierte es tirar los dados y encontrar luego combinaciones. Click. Este trozo tiene que ver con la importancia de la lengua en la que piensas con respecto a lo que eres capaz de pensar. Lo que explica Jullien es que cada lengua predispone a pensar de una determinada manera, y para ponerlo de relieve contrapone algunos conceptos y categorías del pensamiento europeo con un dato curioso: los chinos, para decir "cosa" resulta que dicen "este-oeste" ("dong-xi"), no una substancia cuajada sino unas coordenadas, o una polaridad. Bueno, copio aquí el trozo:

"D'autre part, quand je m'arrête a la question de la langue, je ne considere pas que la langue prédétermine la pensée mais que, d'une certaine façon, elle la prédispose. Je tiens notamment cette attention de Nietzsche. Si je "pose" quelque chose, ce ne sera donc pas quelque "altérité" de principe, mais plutôt ceci: penser ce serait d'abord exploiter les ressources de la langue dans laquelle on pense. Inutile de se faire heideggérien pour le constater: le verbe être est dans Homère avant de se trover développé para Platon et la pensée grecque en a tiré son parti "onto"-logique.

On a suffisamment noté depuis Benveniste et déjà, un siècle plus tôt, depuis F.A. Trendelenburg en Allemagne, que les catégories d'Aristote étaient celles de la langue grecque ("essence", "quantité", "qualité", "relation", etc) que le génie réflexif du Stagirite n'avait fait qu'expliciter. À quoi on a couramment opposé celles de Kant qui, elles, se présentent explicitement, dans la Raison Pure, comme, non de la langue, mais de l'entendement.

Pourtant, vue de Chine, même une catégorie kantienne comme celle de "substance" ("inhérence") paraît marquée par l'essentialisme prope aux langues européennes. Qu'il suffice de noter, pour faire entrer dans la langue, que pour dire "chose" (res, Sache) le chinois, aujourd'hui encore, dit "est-ouest" ("dong-xi"): non pas une substance mais une polarité.

Quelle que soit donc l'abstraction à laquelle s'élève la raison kantienne, celle-ci non plus n'a pas rompu toute attache avec la langue, même si celle-ci chez lui est la plus neutre et la moins germanique (voyez déjà la différence chez Hegel): je n'y trouve d'ailleurs pas tant une limite (a l'universalité) que plutôt une fecondité".

Me gusta esta frase: "pensar sería explotar los recursos de la lengua en la cual se piensa". Cada lengua nos llega con una arquitectura propia que ha sido elaborada a partir de una determinada manera de interpretar el mundo. Una lengua, y el pensamiento que es capaz de generar, su filosofía, es como el sistema operativo que utilizamos en cada caso para traducir los binarios y conectar con el hardware. Pero hay un tema curioso en todo esto (que entra aquí de refilón): la imagen es un idioma universal que cada vez necesita menos ser traducida a grafismos. El video solo tiene el lenguaje de la edición, y el video en directo ya ni eso, es pura vida en directo que pueden entender los millones de analfabetos que todavía existen en el mundo. No hay analfabetos visuales. "Una imagen vale más que mil palabras" (jeje), y mejor que en mil idiomas. Bueno, que me estoy yendo del tema (aunque está relacionado). Comparar lenguas (de momento) es una buena manera de abrir territorios comunes. Si luego acabas viéndolo todo tal cual, pues mejor que mejor.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 38 seguidores