Archivos para el mes de: junio, 2007

Hoy Andrea ha puesto un buen comentario a unos dibujos del anime yaoi “Ai No Kusabi” que puse hace unos meses. Luego vi que los dibujos no eran fanart, sino que eran capturas de la OVA, y he encontrado en YouTube un trozo que voy a poner aquí (actualización: ahora está toda la OVA subtitulada). El argumento ya lo expliqué en el post anterior, la historia de Jason y Riki en el planeta Amoi, un lugar controlado por la supercomputadora Júpiter.

Por cierto, el otro día decía que esto puede empezar a parecer una sucursal de YouTube, pero he encontrado un texto que explica muy bien que no es que YouTube tenga sucursales, sino que la distribución de los videos en los blogs y demás es la que hace a YouTube, así que ya no me corto ni un pelo. Luego trato el tema en otro post para no liarlo todo. Ahora, tachín tachán, la historia de Jason y Riki.

Esta mañana hemos desayunado con Silvia, y me ha estado explicando la visita a un proyecto de barrio ecológico que están haciendo en un pueblo cerca de Toulouse, parece que un proyecto interesante. Entonces se me ha ocurrido explicarle una idea que me vino a la cabeza el otro día leyendo el periódico, aquellas veces que lees algo y empiezas a hacer brainstorming.

El domingo pasado venía en La Vanguardia papel (no lo he encontrado en la digital) que el carguero Samy lleva cinco años abandonado en el puerto de Barcelona por un lío de propietarios. Me llamó la atención que el barco, que es mayor que esos enormes yates que a veces atracan junto al Maremagnum, se subastó hace dos años por 124.198 euros (claro que está hecho una mierda). El caso es que si un barco ha podido estar atracado allí cinco años sin ningún uso ¿porqué no utilizar el espacio del puerto para atracar un barco en mejores condiciones (y más grande) y alquilar los camarotes como viviendas? En Barcelona hay un problema grave y urgente por la falta de viviendas baratas de alquiler, y esto estaría en la línea de lo que hicieron hace años en Amsterdam con las barcazas-vivienda en los canales, pero a lo grande. Aquí no tenemos canales pero tenemos puerto. A Silvia no le ha parecido mala idea.

Pues siguiendo con el brainstorming, lo más adecuado sería que un proyecto así lo llevara a cabo el Ayuntamiento dentro de su programa de viviendas de protección oficial (VPO), como iniciativa particular resultaría mucho más complicado por la inversión inicial, los permisos, etc. He estado echando un vistazo al Plan de Vivienda 2004-2010 del Ayuntamiento. En la primera fase del plan, 2004-2007, estaba previsto edificar 10.332 viviendas con una inversión de unos 1000 millones de euros. En noviembre del año pasado Xavier Casas, entonces primer teniente de alcalde, declaraba:

Casas aseguró el compromiso del Ayuntamiento de Barcelona es ofrecer “al año 2. 500 nuevos viviendas de protección oficial anuales, de las cuales 500 serían para vecinos afectados por procesos de realojo”. La intención es alcanzar los 9.000 pisos de protección oficial de 2008 a 2010, según el primer teniente de alcalde. Actualmente, un total de 70.000 barceloneses ya se han dirigido a las oficinas de vivienda y a través de Internet para solicitar información sobre la oferta de pisos de protección existente en Barcelona, explicó Casas.

Bueno, con estos datos en la mano me he puesto a buscar como está el mercado de barcos de pasajeros de segunda mano para ver si la idea podía ser factible, al menos económicamente. Lo primero que he encontrado es el el transatlántico inglés Queen Elizabeth 2, de 294 metros de eslora y capacidad para 1.700 pasajeros y 1.015 tripulantes (un monstruo de lujo) ha sido vendido a Dubai por 50 millones de libras (+ o – 75 millones de euros) para convertirlo en hotel flotante. Vaya, vamos bien, si un barco puede convertirse en un hotel, tambien puede convertirse en un bloque de viviendas, no todo ha de ser para los turistas. Si dividimos las camas entre 3 (para no hacer corto) salen unos 900 camarotes/viviendas con un coste de 8.333 euros por vivienda. El coste de las 10.332 viviendas del ayuntamiento sale a un promedio de 96.786 euros. Seguramente las cifras no son exactas, pero aunque sean aproximadas, la diferencia es significativa.

yh04queenelizabeth2-01

Pero bueno, después he buscado algo más normalito. La Scandinavian Shipping Gazette publica una lista mensual de transacciones de barcos de segunda mano, y allí he encontrado (como ejemplo más práctico) que en enero de este año se vendió el ferry Kronprins Harald, de 32.000 toneladas y con capacidad para 1.432 pasajeros (no hay datos sobre tripulantes) y 700 vehículos, por 43.6 millones de euros. Y se trata de un barco en servicio actualmente en el canal de Kiel, es decir, con motor funcional. El trayecto dura 19 horas y los pasajeros van alojados en camarotes, no en salas comunes. El promedio por camarote todavía es más bajo.

0275531

Claro que un camarote no es una casa, y que no puede haber, por ejemplo, cocina (que tendría que ser la común del barco en plan servicio de comedor), pero se puede vivir perfectamente en un camarote, los marinos lo hacen, y la existencia de áreas comunes (comedores, salas e incluso bodegas y garajes) puede cumplir una función comunitaria similar a lo que están proyectando en el barrio ecológico del que me ha hablado Silvia. Parte de tu casa es tuya y hay otra parte que es común, es lo que ya está pasando de hecho en los pisos compartidos.

Después está el tema de donde atracarlo y de los permisos, pero en esto hay un precedente. Durante los juegos olímpicos del 92 se alquilaron once cruceros para que hicieran de hoteles temporales y la cosa funcionó. El año pasado se planteó la idea de atracar un barco-hotel de lujo junto al Forum (aunque no se ha vuelto a hablar). Ahora tenemos un muelle nuevo para los cruceros que no está ocupado gran parte del año, es un buen sitio, y si en la temporada de verano hay un crucero de turistas menos y un barco de barceloneses más, pues los barceloneses salimos ganando. Otro sitio es en el muelle junto al Maremagnum, donde estos días está atracado el barco de la Fura dels Baus, el Naumon (otra idea de aprovechar el puerto para crear un espacio donde hacer cosas) y un yate superluxury que puede hacer sitio perfectamente a un proyecto de interés general. Y otro sitio es junto al Forum, claro. Hay que aprovechar el puerto.

Bueno, no sé si la idea es realmente factible, pero le veo más posibilidades de las que inicialmente pensé. Ante una situación como la que tenemos ahora en Barcelona (con la crisis inmobiliaria se venderán durante un tiempo menos pisos y crecerá la demanda de alquileres) hay que echarle imaginación al asunto, y una posibilidad es vivir sobre las olas (algún amigo mío ya lo ha hecho). En todo caso, nadie me podrá decir que no me preocupo por los problemas de mi ciudad.

Esta tarde he estado en la conferencia que David Gil, María Rodriguez y David de Ugarte han dado en el Ateneo. Hace tiempo que leo deUgarte.com, y por ahí me enteré de la conferencia, que ha girado sobre el tema de la devolución y contra la idea de propiedad intelectual. David de Ugarte colgó el otro día un post con los temas que iba a tratar y me pareció interesante el tema y verle la cara a un blogger que llevo tiempo leyendo.

Ha estado muy bien. Voy ha hacer un pequeño resumen y comentar algunas cosas que se me han ocurrido mientras hablaban (algunas ya las hemos comentado allí). David Gil ha explicado la diferencia entre las pirámides que estructuran el conocimiento con licencia o sin licencia y ha defendido el concepto de devolución. Devolver al dominio público cualquier creación personal que en realidad procede de la amalgama de estímulos, experiencias y datos que hemos chupado cada uno del dominio público, y hacerlo pasando de licencias. Ha puesto el ejemplo de la manzana para distinguir entre propiedad física y propiedad intelectual y ha cargado contra Creative Commons por sus limitaciones. En el fondo estoy de acuerdo (yo no uso Creative Commons), pero hay licencias, como la BSD, que dan libertad total (claro que tampoco se estaba hablando de software), y solo piden el crédito de los autores, el reconocimiento moral que él mantiene. Yo no criticaría para nada la Creative Commons, tiene su función y su espacio, y el que no le guste que no la use. Pero de ahí a atacarla para que nadie la use hay un paso que suena a batallitas internas y a una visión vertical e lo que está bien o no, pocos y mal avenidos.

María Rodriguez ha puesto varios ejemplos de lo que se puede hacer (y conseguir) sin copyright. Ha comentado el fenómeno de Arctic Monkeys, que empezaron regalando CDs en sus conciertos y ha llegado a número 1 en Inglaterra (este año estarán en Benicassim), y el libro Postproduction (no recuerdo el autor) que pone en evidencia que mucho del arte reciente (de Duchamp a Warhol y más) es un cambio de mirada sobre materiales previos, un bricolage con temas que tampoco son tuyos. Totalmente de acuerdo, sobre todo en la idea de la creatividad a partir del bricolage. Hay un caso anterior a los Arctic Monkeys, John Perry Barlow explicaba, cuando estuvo en el Copyfight, que los Grateful Dead permitían en los 60 y 70 la grabación de discos piratas de sus conciertos, y que esto aumentó su popularidad y cada vez iba más gente a verlos.

Bueno, y David de Ugarte ha hecho una estupenda introducción histórica al tema de la propiedad intelectual a partir de las patentes (de corso) y de los privilegios emergentes de los intelectuales tras la revolución francesa. El tema viene de ahí, y lo curioso es que la propiedad intelectual aparece junto a una cierta idea de la identidad (burguesa) y del valor del autor. Hay un montón de siglos de cultura europea sin derechos de autor, solo el nombre y el prestigio, y los monjes en la edad media se hartaron de a copiar libros sin pagar derechos, y suerte de eso. Ahora la propiedad intelectual está en cuestión a la vez que la idea de un autor único, ahora se comparte, se reinterpreta, se hace bricolage. La creación es un momento en un proceso sin propietarios y con identidades líquidas.

Le he comentado un tema que me da vueltas por la cabeza últimamente. Internet ha abierto un campo de posibilidades para compartir que está consiguiendo que cada vez más cosas tengan lugar fuera de las reglas del mercado y de las leyes que las protejen. Es una revolución hasta cierto punto silenciosa, porque la gente lo hace, a veces sin una conciencia clara de lo que supone lo que están haciendo, pero lo hace. En lugar de una revolución consciente y frontal contra un modelo determinado, como en el siglo XX, es una especie de actividad paralela que está minando las bases del sistema establecido a base, por ejemplo, de descargas P2P o de pura desobeciencia civil. Más del 60% de españoles no considera que las descargas P2P sean algo reprobable y el caso de Digg con la publicación de código para desbloquear el DRM fue un ejemplo memorable de desobediencia civil. No se trata de que la alternativa vaya exclusivamente por ahí, también hay que rechazar leyes incongruentes y proponer otro modelo, pero me llama la atención este fenómeno nuevo. Mientras se cuece el tema de las leyes la gente sigue haciendo. Igual resulta que, entre todas las cosas que están cambiando, ignorar comunitariamente determinados límites puede ser otra manera alternativa de acabar derribándolos.

Bueno, pues después de la verbena de Sant Joan (estuvimos con un valenciano que se llama Juan (jeje) en un terrado del Poble Sec y, entre otros inventos, convirtió un porrón en una rampa de lanzamiento de cohetes que no tenía nada que envidiar a las V2 de la WW2), hoy me he encontrado una buena sorpresa en YouTube (vale, vale, igual esto empieza a parecer una sucursal, pero ésta la pongo). Gheeshay está colgando una de mis películas fetiche, “Happy Together” de Wong Kar-Wai. Trata de la tormentosa relación de dos chinos en Buenos Aires. Pues sí, en Buenos Aires. El guión es bueno, pero la realización es impresionante, pura caligrafía con la cámara.

Voy a poner primero un clip que ha rodado para DJ Shadow (3.42 m.), para hacer boca. Si os gusta, seguir con la película. Ahora veo que Gheeshay no la ha acabado de poner entera, está en ello, pero yo creo que ya lleva más del 75%, y como en YouTube estas cosas a veces desaparecen, pongo lo que hay y ya iré añadiendo según se actualice. Cada video de la película dura entre 5 y 9 m. y está en chino subtitulada en inglés.

El clip de DJ Shadow

y la peli

Ayer estuvieron en casa Jorge y Cris, y estuvimos viendo videos en YouTube. Les enseñé que Remove ha llegado a las 12.000 visitas!!!, definitivamente es el corto del Diba 2007 más visto en YouTube con mucha diferencia (por cierto, Rez ha colgado una versión con mejor calidad y subtítulos en inglés que nos estuvimos currando el otro día). Bueno, pues ellos me enseñaron otro video muy bueno que grabaron hace un mes y pico unos turistas en el parque nacional Kruger, en Sudafrica.

Empieza como un documental de la 2, una manada de búfalos se acerca a beber a un rio y no se dan cuenta de que tienen delante un grupo de leones siesteando (debían tener el viento a favor). Cuando se dan cuenta ya es demasiado tarde y los leones atacan, hasta aquí todo más o menos normal, pero entonces empiezan las sorpresas. Algo se mueve en el agua, problemas para los leones, y cuando solucionan este problema… la que se les viene encima! Es realmente alucinante, y como decía Cris, este video tiene una buena moraleja social. A ver que os parece.

Hoy he encontrado una fantástica colección de fotos. Las hizo el fotógrafo inglés Harold Chapman en el “Beat Hotel” de París a finales de los 50 y principios de los 60. Por esa época pasaron por el hotel William Burroughs, Allen Ginsberg, Peter Orlovsky, Gregory Corso, Jack Kerouac… toda la tropa de la Beat Generation. Burroughs escribió allí parte del “Naked Lunch”, y Ginsberg y Orlovsky compartieron cama. Voy a poner unas fotos suyas que me ha parecido muy buenas (las fotos tienen en medio el logo de la web, una putada, pero paso de todo y las pongo igual. Por cierto, ¿adivinais porqué llevo gafas negras de pasta?).

00639560063994

Pero bueno, a lo que iba. Resulta que Chapman y Gregory Corso se dedicaban a cazar con la cámara los curas y monjas que encontraban por la calle. Corso se ponía a su lado y Chapman hacía la foto. Me ha parecido un deporte muy divertido.

0063932006393300639721

La colección completa da una buena idea del ambiente del hotel aquellos años. Chapman explica al comentar una de las fotos:

Owing to the less stringent laws in force at the time, the smoking of hashish and marijuana was, among some of the residents, a social activity like any other in the hotel. The distinctive smell would, day or night, drift from some of the ill-fitting doors on to the stairs..

Bueno, para terminar voy a poner una foto de la madame a cargo del hotel. No sé si alguna vez se imaginó que muchos de sus huéspedes saldrían en la wikipedia.

0063976

Hoy he encontrado en un post de Juan Freire un comentario sobre DJ Spooky, he estado investigando y es un tipo muy interesante. Además de ser dj, ha estudiado literatura francesa y filosofía (!?!, bueno, seven points), empezó escribiendo ciencia-ficción (eight points) y a mediados de los noventa se dedicó a la música. Vaya mezcla. En el 2004 el MIT le publicó un libro, Rhythm Science (ten points!). He encontrado una foto suya con Iannis Xenakis. Vaya, vaya mezcla.

xenakisspooky

Su nombre completo es DJ Spooky that Subliminal Kid, un nombre que tomó prestado de un personaje de William S. Burroughs (nine points), y ha sido seleccionado para la Bienal de Venecia 2007, aunque paso del tema y de la polémica. En su web se puede bajar el mix y leer el texto de presentación. El mix es bueno, aunque los visuales (que también lo son) no alcanzan la variedad de registros de la música, pero vale la pena bajárselo, de verdad. Copio un trozo de la presentación.

Brian Eno once famously remarked that the problem with computers is that there isn’t enough Africa in them. I kind of think that its the opposite: they’re bringing the ideals of Africa: after all, computers are about connectivity, shareware, a sense of global discussion about topics and issues, the relentless density of info overload, and above all the willingness to engage and discuss it all – that’s something you could find on any street corner in Africa.

I just wanted to highlight the point: Digital Africa is here, and has been here for a while. This isn’t “retro” – it’s about the future.

Bueno, ya que no puedo poner aquí el mix que ha hecho para Venecia, voy a poner un video de YouTube que se titula igual que su libro, supongo que tiene algo que ver. Es increible lo que hace con la canción “Satisfaction” de los Rolling, está manipulando a la vez la imagen y el sonido. Una pasada.

Estoy haciendo un viaje en el tiempo. He empezado a leer “Los 70 a destajo” de José Ribas, el fundador de Ajoblanco. Ajoblanco fue la revista que empezó en España a hacer de sismógrafo de los desplazamientos tectónicos que se produjeron en el mundo a finales de los 60 y principios de los 70, y el mérito es que lo hizo mientras todavía había dictadura. Lectura obligada. El libro, hasta donde he llegado, es una crónica del nacimiento de la revista y, a la vez, una crónica de la Barcelona de aquella época, una Barcelona espléndida.

Hay muchas cosas que explica y que comparto. La primera, la decepción con el ambiente político que se vivía en la universidad en aquellos años. Había mucha manipulación. Recuerdo el momento en que la movida política me defraudó: estaba en una manifestación en el Paseo de Gracia en protesta por la muerte de un trabajador de la térmica de Sant Adría que hacían huelga (1973), con la adrenalina a tope para salir pitando antes de que llegaran los grises, cuando unos cuantos de los organizadores empezaron a gritar que habían matado a tres trabajadores. Un transeunte se paró a preguntar si eran uno o tres los muertos, y le aseguraron que eran tres. No era cierto, y pensé que si había a quién no le importaba aumentar los muertos para conseguir más impacto mientras yo me estaba jugando el pellejo, aquello no era serio. Creo que fue la última manifestación en la que estuve aquellos años.

Otro de los temas que puedo compartir y que me hace gracia son los sitios de los que habla. La Enagua, el Zurich, el café de la Opera, el London, el Zeleste de Platería, la Araña o restaurantes como Can Lluis o el Tibet. En aquellos años por las mañanas iba a la universidad a Bellaterra (cuando había clases) y por la tarde me movía en un itinerario que iba del Zurich, al Thales y al London, Rambla arriba, Rambla abajo. Fernando estaba de camarero en el Thales (que todavía existe, detrás del ayuntamiento), y cuando cerraba muchas veces nos ibamos al Drugblau, que estaba en Lesseps, a continuarla. Con Felipe al mando. En el London paraba un grupo de anarquistas, a uno de ellos le llamaban “el italiano”, y oí que lo habían detenido con explosivos en casa. En el Zurich se reunía mucha gente y podías ir de mesa en mesa, no estaba lleno de turistas como ahora. Un montón de cosas.

Es curioso esto del tiempo. Cuanto más vives más tiempo tienes detrás, más batallitas puedes contar, pero resulta que el único tiempo que de verdad nos pertenece es el futuro, que está abierto y disponible, mientras que el pasado, por muy espléndido que haya sido, ya está cerrado. Contar batallitas (y que te las cuenten) emociona, pero en realidad solo es gasolina para quemar acelerando.

Acabo de leer un post en menéame sobre una asociación que han montado en Dinamarca para defender a la gente que no soporta madrugar y en cambio es más productiva por la noche, la B-Society. Definitivamente yo pertenezco a esa raza. Durante años he tenido un trabajo con horario flexible, y no había mucho problema. Me iba a dormir sobre las 2 y me levantaba sobre las 10. Pero desde hace 2 años tengo otro horario, entro a las 8.30, pero el problema es que me sigo yendo a dormir entre la 1 a las 2. Todavía no he conseguido encajar los horarios, y ya no sé si lo conseguiré.

Por las mañanas soy un desastre, y en realidad hasta las 11 no empiezo a funcionar. En cambio, llegan las 12 de la noche y estoy a todo tren. De pequeño era igual, nunca quería ir a dormir, y me explicaba mi madre que al final decidió esperar a que me durmiese y entonces me llevaba a la cama. Siempre he pensado que iba al revés de mundo (aunque conozco a más de uno que le pasa lo mismo), por eso me ha parecido genial esta iniciativa danesa. Cada cual con su metabolismo y su horario, y el resultado seguro que es más productividad.

Francamente, no creo que esta iniciativa consiga llegar a mi trabajo en un plazo razonable. Suerte que ya me conocen y saben la hora a la que empiezo a funcionar. Pero la satisfacción de leer esta noticia es comprobar que no se trata de un problema exclusivamente personal, somos una importante minoría de holgazanes mañaneros y acelerados noctámbulos. Que conste.

Estos días que no he salido por el catarro me he dedicado a leer “Neuromante” de William Gibson, y hoy lo he acabado. Vaya trip. Los dos protagonistas (Case y Molly) empiezan sin saber muy bien donde están metidos, y yo empecé a leer sin saber muy bien tampoco de qué iba todo aquello. Gibson no da demasiadas explicaciones, no interrumpe el ritmo de la acción para explicar, y cuando la explicación llega ya has tenido que encajar por tu cuenta las piezas de alguna manera. Lo que no para es la acción, que es lo que engancha. Pura anfetamina llena de detalles minuciosos y frases geniales con cortes que te llevan de un lado a otro con una ingravidez psicodélica. El esqueleto narrativo es de novela negra, lo alucinante es el escenario y los recursos. Y que la escribiera en 1984, el año en que George Orwell situaba su propia novela, Big Brother incluido.

El escenario me ha recordado a Blade Runner, claro, y lo curioso es que he estado mirando por ahí y resulta que tanto Gibson como Scott chuparon de la imaginería de Moebius en el “Metal Hurlant” de los 70. Gibson contaba en una entrevista:

“Years later, I was having lunch with Ridley, and when the conversation turned to inspiration, we were both very clear about our debt to the Metal Hurlant [the original Heavy Metal magazine] school of the ’70s–Moebius and the others. But it was also obvious that Scott understood the importance of information density to perceptual overload. When Blade Runner works best, it induces a lyrical sort of information sickness, that quintessentially postmodern cocktail of ecstasy and dread. It was what cyberpunk was supposed to be all about.”

moebius-ltm-02

Esta sobredosis de información, sin una estructura previa de directorios donde colocarla, creo que está más en la novela que en la película. La información fluye con el mismo ritmo de la acción, pilla lo que puedas y no te detengas. No pares, no pares. Pero me encanta la frase: “a lyrical sort of information sickness”. Todo el juego se centra en la información, en la información que intentan conseguir y en la información que va explicando lo que intentan conseguir. El argumento también es información.

Voy a copiar uno de los trozos que me han parecido geniales, el primer contacto directo entre Case y Wintermute (IA), y el final de la primera parte:

- Hola Case.
Una moneda de cincuenta lirasis se le cayó de la mano, rebotó y rodó sobre la alfombra del Hilton hasta perderse de vista.
- Wintermute, Case. Ya es hora de que hablemos.
Era una voz de microprocesador.
- ¿No quieres hablar, Case?
Colgó.
Cuando regresaba al vestíbulo, olvidados los cigarrillos, tuvo que caminar a lo largo de la fila de teléfonos. Todos sonaron sucesivamente, pero solo una vez, a medida que pasaba.

Me ha quedado una duda sobre el título, ¿porqué Neuromante, la IA gemela de Wintermute que apenas aparece en la novela? Claro que cuando aparece, detrás de las escenas de la playa, da un contrapunto brutal y desconcertante. Igual los tiros van por ahí.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 40 seguidores